16 de Agosto de 2018

Opinión

Mario Magaña Arana in memoriam

El sábado 17 pasado, a las seis de la mañana, recibí los mensajes del Dr...

Compartir en Facebook Mario Magaña Arana in memoriamCompartir en Twiiter Mario Magaña Arana in memoriam

El sábado 17 pasado, a las seis de la mañana, recibí los mensajes del Dr. Manuel Pérez Rivas y de mi entrañable amigo Pedro Góngora notificándome que había dejado de existir nuestro amigo Mario Magaña Arana.

Mario Magaña fue el fundador de la brigada volante del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en la región sur del Estado, labor que desempeñó entre 1969 y 2005.

En el comienzo de los treinta y seis años que trabajó en la brigada volante del INAH, inició con vigilancia de seis sitios arqueológicos y veinte años después, junto con Pedro Góngora, que ingresa a la brigada volante en 1973, contribuyó en la integración del Atlas Arqueológico del Estado de Yucatán, porque ya habían descubierto más de cien asentamientos prehispánicos que, por iniciativa propia, fueron explorando e integrándolos a su vigilancia cotidiana.  Durante sus años de servicio tuve la oportunidad de trabajar con ellos alrededor de veinte años, recorriendo el sur del Estado y realizando inspecciones y salvamentos arqueológicos en las unidades agrícolas de Oxkutzcab, Ticul, Akil, Tekax, Tzucacab, Peto, etc., hasta el punto Put de la Península. Mario también trabajó con otros arqueólogos como Rubén Maldonado C., Agustín Peña C., Alfredo Barrera, Antonio Benavides C., Ricardo Velázquez V., Carlos Pérez A., Lourdes Toscano H., Carlos Peraza y Dr. Manuel Pérez Rivas, entre otros.

Mario y Pedro también colaboraron con la arqueóloga Adriana Velázquez en 1988 en la elaboración del Atlas Arqueológico Nacional y con los arqueólogos Eduardo Kurjack y Silvia Garza para integrar el Atlas Arqueológico del Estado de Yucatán en 1981. Tanto Mario como Pedro en múltiples ocasiones fueron comisionados para auxiliar a arqueólogos que llegaban de los Estados Unidos de América, Francia y Alemania.  

Recorrieron la zona arqueológica de Santa Rosa Xtampak con Paul Gendrop, visitaron innumerables sitios con el arquitecto George Andrews y con Hans Pren, entre otros notables investigadores interesados en el área maya. Ojalá que los jóvenes que integran hoy la brigada volante con Pedro Góngora al frente continúen con esta gran labor que con esfuerzo y disfrute desarrollaron estos dos magníficos trabajadores del INAH, quienes hicieron de su trabajo una forma de vida.

Etail, tal u kinil a molik a xáak’ab u tial a bin chikín. Amigo, llegó el día que recojas tus pasos para que viajes al poniente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios