12 de Diciembre de 2017

Yucatán

La marquesita yucateca, una receta de 77 años

La invención de un heladero para sortear las bajas ventas en tiempos de frío se consolida como un bocadillo popular y emblemático.

La marquesita es una barquilla dulce rellena de queso holandés, que este 2014 cumple 77 años de su creación en Mérida, y permanece como uno de los bocadillos más populares y representativos del estado. (Notimex)
La marquesita es una barquilla dulce rellena de queso holandés, que este 2014 cumple 77 años de su creación en Mérida, y permanece como uno de los bocadillos más populares y representativos del estado. (Notimex)
Compartir en Facebook La marquesita yucateca, una receta de 77 añosCompartir en Twiiter La marquesita yucateca, una receta de 77 años

Agencias
MÉRIDA, Yucatán.- La marquesita es una barquilla dulce rellena de queso holandés, que en 2014 cumplió 77 años de su creación en esta ciudad, y permanece como uno de los bocadillos más populares y representativos del estado.

La marquesita fue creada en 1937 por Vicente Mena Muñoz, conocido como “Polito”, un fabricante de sorbetes que se vio en la necesidad de usar la creatividad para sortear los tiempos en los que sus ventas bajaban de manera drástica, según su nieto Víctor Jesús Mena Bates.

“Mi abuelo tenía muchos encargos de helados en la época de calor, pero cuando las temperaturas bajaban los clientes también, razón por la que empezó a idear alguna alternativas para sus clientes que dejaban de consumir los helados por semanas o meses”, comentó.

Vicente Mena Muñoz era conocido como “Polito” porque junto con su padre, que se llamaba Leopoldo Mena Bobadilla, salía a vender en un carrito de fierro de tres ruedas que tenía la leyenda “Helados Polo”.

Con los años “Polito” emigró del municipio de Teya a la capital yucateca y solía tener clientes en las zonas de esta ciudad de mayor poder adquisitivo, pero en las temporadas de frío “la caída de sus ventas era abrumadora”, refirió.

“Polito” elaboraba sus propias barquillas para sus helados, era sorbetero y barquillero y entonces empezó a crear una especie de barquilla que pudiera servirse caliente y con algún tipo de relleno.

Desde esa época, el queso holandés era muy consumido por los yucatecos, entonces decidió rellenar sus barquillas con ese producto, arrollarla en una forma de taco y empezó a venderlas sólo como barquillas o miniaturas de bocadillos con queso.

El éxito fue casi inmediato y quienes las probaban le preguntan a “Polito” como se llamaba ese postre, indicó.

“Él estaba muy enamorado de su esposa doña Carmen Muñoz, de quien se expresaba como su marquesa. El se presentaba como el marqués Polito y su marquesa Carmen, por lo que en honor a ella decidió bautizarlas como marquesitas”, detalló.

El tradicional bocadillo es de casi 20 centímetros de largo y suave, sin dejar de ser crujiente. Tienen la apariencia de una flauta rellena de queso

En sus primeros días, el bocadillo medía aproximadamente 10 centímetros y el barquillo era más duro, pero a sugerencia de doña Carmen, Polito agrandó el tamaño del barquillo, lo que lo hizo más delgado.

En la actualidad, la presentación del bocadillo es de casi 20 centímetros de largo y es mucho más suave, sin dejar de ser crujiente. Tienen la apariencia de una flauta rellena de queso.

El hijo de don Vicente y padre de Víctor Jesús Mena, Vicente Mena Heredia, de 84 años, fue el heredero y encargado de darle continuidad a la venta de las marquesitas en un local ubicado en el Mercado Santos Degollado, en el Barrio de Santiago de esta capital.

“Mi padre siguió con la tradición y hasta hoy somos de los pocos o quizá los únicos que nos mantenemos como sorbeteros y barquilleros. Desde siempre hemos fabricado nuestras barquillas y son las mismas que usamos desde hace 77 años para elaborar nuestras marquesitas”, dijo.

La familia Mena ha tenido entre sus clientes a personalidades como el expresidente de Estados Unidos George W. Bush y los actores William Levy, Angelique Boyer, Rogelio Guerra y Aracely Arámbula, entre otros muchos.

La fórmula original de las marquesitas de “Polito” está patentada y esa patente se comercializó ya en otros puntos del estado y fuera de la entidad.

Incluso, los creadores ofrecen capacitación a gente de otras entidades interesadas en vender las marquesitas que entre sus ingredientes básicos están la leche condensada, leche en polvo, un preparado especial con caramelo y harina.

Hoy en día hay muchos vendedores, sobre todo ambulantes, que tratan de imitar la fórmula original de la familia Mena, “ante la pasividad de muchas autoridades que han permitido la proliferación de estos puestos que hacen bocadillos sin la calidad e higiene necesarias”, lamentó.

“Muchas autoridades se han hecho de la vista gorda a cambio de algunas monedas y han permitido la expansión de lo que podríamos llamar marquesitas piratas, pero la realidad es que la verdadera marquesita es y será por siempre la original marquesita de Polito”, puntualizó Mena Bates.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios