18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Érase una vez dos jóvenes con sueños...

Daniel Rodríguez y Gerardo Marcín unieron sus conocimientos y talentos para crear una casa productora que apuesta a la calidad.

Al principio, Daniel Rodríguez Marcín y Gerardo Marcín Montero querían hacer un programa de noticias por internet, pero el destino los llevó por otro camino. (Milenio Novedades)
Al principio, Daniel Rodríguez Marcín y Gerardo Marcín Montero querían hacer un programa de noticias por internet, pero el destino los llevó por otro camino. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Érase una vez dos jóvenes con sueños...Compartir en Twiiter Érase una vez dos jóvenes con sueños...

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Con el deseo de contar historias en el terreno audiovisual para potenciar mensajes para organizaciones del sector comercial, empresarial y político, Daniel Rodríguez Marcín y Gerardo Marcín Montero fundaron su casa productora Érase una vez, Brand Content.

Gerardo, además, fue nombrado delegado de la Asociación Mexicana de Filmadoras, y encabeza la primera representación de esta agrupación en el interior del país, ya que anteriormente sólo operaban desde la matriz, en la Ciudad de México.

A pesar de ser una propuesta joven, ambos cuentan con un respaldo profesional de varios años, que conjugaron para crecer juntos, arrancando con su capital creativo y formando equipo con otros profesionales, formando cadenas productivas, en el que todos se benefician y aportan a la calidad de la industria.

¿Cuál fue el inicio de esta historia de trabajo?

Daniel: Queríamos hacer un programa de noticias por internet en el que curáramos el contenido; fuimos juntando elementos con la idea de generar el contenido más que de producir. Le llamaríamos Social TV, hicimos pruebas, y no iniciaba. Mientras tanto, Gerardo estaba al frente de su negocio de monitoreo de medios y yo en uno de producción y diseño gráfico. En ese camino, comenzaron a surgir proyectos en común, porque ya nos identificaban como un equipo y aceptamos propuestas; primero trabajos pequeños que hacíamos, se editaban en una sola laptop, en nuestros momentos libres.

Gerardo: Cuando decidimos trabajar juntos en forma le pusimos a la empresa Social Broadcast, que fue la evolución de lo que inicialmente queríamos, con la transmisión por internet a conformarse una casa productora desde hace dos años y medio. Luego cambió el nombre a “Érase una vez” porque los clientes reconocían nuestro trabajo por cómo lográbamos contar una historia, más que sólo ordenar secuencias de escenas.

¿Cómo consolidaron el proyecto?

Gerardo: Gracias a la asesoría de un grupo de expertos de una consultoría dedicada a la industria audiovisual. Nos ayudaron a clarificar nuestra vocación porque al principio queríamos hacer todo; sin embargo, preferimos la especialización para enfocarnos en nuestro mercado.

Daniel: Al inicio hacíamos gráficos, hasta sitios web, luego delimitamos la gama de productos y ahora sólo estamos en el ramo audiovisual. Tenemos nuestro modelo negocio que se adapta a la evolución del mercado. Evaluamos cada mes el trabajo para saber cuáles son las fortalezas y lo que hay que mejorar para crecer. 

¿Cuál consideran su valor agregado?

Gerardo: Estamos siempre en mejora continua, no dejamos de aprender; una de nuestras ventajas es potenciar la idea del cliente para que quede satisfecho y se optimicen al máximo los recursos que desea invertir.

Daniel: Tenemos la ventaja que conocemos todas las áreas, desde cargar y montar el equipo, hasta dirigir y cerrar las ventas, de esta manera hemos crecido personal y profesionalmente; entendemos mejor a los clientes, conocemos todos los procesos detrás de un producto audiovisual; sabemos de tiempos y por eso somos honestos, y cuando hay que señalar que una idea es inviable lo decimos, y los clientes nos ven como aliados; de esta manera tenemos relaciones a largo plazo con las empresas. Además, hemos hecho equipo con diferentes negocios, para proyectos que nos proponen, las realizamos a pesar de que no tenemos las cámaras o equipo especializado. De esta manera hacemos alianzas, encabezamos el trabajo, y todos salimos beneficiamos.

¿Cómo resolvieron el tema del dinero, cuándo comenzó la productora?

Gerardo: Ante la necesidad, porque no contábamos con recursos suficientes, rentamos todo con dinero propio; nos dimos cuenta que no necesitábamos tanta inversión para empezar, ya teníamos el capital creativo, y lo demás lo conseguíamos. Nos percatamos que lo nuestro era vender proyectos, en los que ya incluíamos el costo hasta de la renta del equipo. Luego reinvertíamos. 

¿Cuáles son los aprendizajes más significativos en estos años de trabajo?

Gerardo: Visualizarte y ponerse metas, porque no se puede caminar sin rumbo. Si no tienes claro tu objetivo no avanzarás.
Daniel: Aprendimos a no juntarnos a trabajar con gente que no tiene más capacidad que nosotros en algún área en particular. Nosotros lo vemos como una oportunidad para trabajar con gente valiosa, que nos rebasa en capacidades, aprendemos de ellos y juntos logramos trabajos de mejor calidad, así crecemos. Otros contratan gente sin experiencia para pagarle menos y cobrar el proyecto caro, para sacar más ganancias, sin importarles poner en juego su imagen.

Gerardo: Esto ayuda además a romper patrones, cadenas de muchos años, porque si ofreces resultados de baja calidad, los clientes no querrán pagar el precio, en cambio si todos nos enfocamos hacer el mejor trabajo posible, el mercado lo valora y lo costea.

¿Qué consejos comparten con sus contemporáneos emprendedores?

Gerardo: que se atrevan, que lo hagan, no hay peor intento que el que no se hace, pero hay que hacerlo trabajando y preparándose. 

Daniel: Que comparen su trabajo con lo que se produce no sólo al nivel local, sino en otros países, para identificar tendencias y hacer un ejercicio autocrítico.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios