23 de Septiembre de 2018

Yucatán

'Mi pierna se encogió: me cortaron tres centímetros'

Un accidente le cambió la vida; de tantas operaciones llegó a pensar que era mejor que le amputaran la pierna.

Badí Santana Rivero y el doctor Carlos Enrique Reyes de Cáceres, quien ha llevado su caso. (Milenio Novedades)
Badí Santana Rivero y el doctor Carlos Enrique Reyes de Cáceres, quien ha llevado su caso. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Mi pierna se encogió: me cortaron tres centímetros'Compartir en Twiiter 'Mi pierna se encogió: me cortaron tres centímetros'

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Su vida cambió hace seis años, cuando lo atropellaron al llevar a sus hijos a la escuela. Badí Santana Rivero, desde entonces, ha tenido que ser sujeto a nueve intervenciones quirúrgicas, y a pesar de ello, el último diagnóstico era la amputación.

Para este hombre, de 34 años, muchas cosas vinieron a su mente, incluso la resignación, pero con esa pizca de esperanza que le quedaba buscó otra opinión y ahora se encuentra en su décimo procedimiento, la elongación del hueso que le permitirá salvar su pierna derecha.

En su visita de control a finales de abril, esta persona oriunda de Campeche llegó con su andadera y platicó que caminaba con muleta, porque no podía apoyar el pie.

Desde hace cuatro meses tiene en la pierna afectada un equipo especial, del cual tiene que girar de una especie de tornillos para el estiramiento, lo cual le genera dolor, pero no le quita las ganas de quedar bien.

“Mi pierna se encogió porque me cortaron tres centímetros, y yo ya había perdido tres anteriormente, entonces son seis que tenían que crecer, y ya lo conseguí. Me siento muy contento”, indicó.

Mencionó que sus hijos han vivido todo el proceso de su fractura desde el accidente y se han acostumbrado, pero si hubiese sido amputado sí hubiera sido difícil para ellos, para su familia y para él.

Cabe mencionar que la pieza la llevará un año, aproximadamente, para mayor seguridad por el tipo de fractura que tuvo, pero comenzará con las pruebas para ver el apoyo del pie en siete meses.

“Nunca me imaginé que mi hueso se podía estirar, adherir a lo demás, no sabía de este proceso; de tantas operaciones llegué a pensar que era mejor que me la quitaran, ya que es desgastante cuando no ves resultado, pero afortunadamente, el doctor Reyes me realizó esta intervención y voy avanzando para bien”, consideró.

Las técnicas médico-quirúrgicas para lograr el salvamento de extremidades también fueron de beneficio para un hombre de Valladolid, paciente del Hospital Regional Mérida del Issste, al cual el especialista Carlos Reyes narra con satisfacción su caso.

Explicó que a esta persona se le puso un injerto de peroné en la mano para evitar la amputación. “Tenía un tumor grande, lo iban amputar y finalmente fue un caso de éxito. Tiene seis años de ese procedimiento y sigue bien”, comentó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios