17 de Noviembre de 2018

Yucatán

'Mi tío vino a despedirse al día siguiente de su muerte'

Un policía federal narra una experiencia paranormal, ocurrida hace 20 años

No era Don Ariel quien apareció de pronto en Las Choapas, Veracruz, a donde solía ir tras 10 meses de permanecer en Tamaulipas: era su alma.
No era Don Ariel quien apareció de pronto en Las Choapas, Veracruz, a donde solía ir tras 10 meses de permanecer en Tamaulipas: era su alma.
Compartir en Facebook 'Mi tío vino a despedirse al día siguiente de su muerte'Compartir en Twiiter 'Mi tío vino a despedirse al día siguiente de su muerte'

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En días pasados platiqué con un oficial de la Policía Federal mientras realizaba una revisión de rutina en la autopista Mérida-Cancún y me relató una experiencia paranormal que le tocó vivir.

Para mi sorpresa dijo conocer la sección “Enigmas” y que lee a través de SIPSE.com los reportajes que a diario publicamos.

“Yo soy de Las Choapas, Veracruz, y lo que te voy a platicar ocurrió cuando yo tenía 16 años de edad y vivía en mi pueblo natal; yo lo viví y por lo tanto te puedo asegurar que es real, ya que si me lo hubieran platicado creo que no lo hubiera creído”, relató.

Y agregó: “Mi papá provenía de una familia muy numerosa, eran nueve hermanos y como dicen por esto rumbos mi abuelo era ‘chancletero’ ya que todos fueron varones; casi todos vivíamos en el mismo rancho, incluyendo las esposas y los hijos de ellos, es decir mis primos”.

“El mayor de todos los hermanos era mi tío Ariel y cada año se iba a trabajar a Ciudad Victoria, Tamaulipas; pasaba diez meses ahí y dos con nosotros, era soltero y se comunicaba con nosotros mandándonos cartas, ya que en el rancho no había teléfono y menos internet, pues lo que te estoy contando pasó hace poco más de 20 años.

“Cada vez que regresaba al rancho era fiesta, tomadera segura, pues iba a las cantinas con mis otros tíos y con mi papá, ya que se llevaban bien y les encantaba el trago.

Don Ariel murió un martes, pero sus hermanos y su sobrino aseguran haberlo visto un día después. Eso fue hace 20 años

“Un día, yo estaba junto a uno de los corrales y a lo lejos vi a mi tío con un morral, se me hizo raro, pues sabía que debía regresar al rancho hasta el mes siguiente; me vio, me hizo la mano y siguió de largo, pensé que iba al pueblo a comprar algo, o bien, a ver a mis otros tíos que estaban trabajando a esa hora.

“En la noche cuando nos sentamos todos a comer, le pregunté a mi papá por mi tío Ariel, pero éste extrañado me dijo que llegaba el próximo mes; yo le dije que no era posible, ya que lo había visto al mediodía.

“Quizás mi papá no me habría creído jamás de no ser porque a la mañana siguiente otros dos de mis tíos dijeron que también lo vieron caminando, con su sombrerito característico y una chamarra; lo vieron de lejitos, pero estaban seguros que era él, pues también les hizo la mano y hasta el chiflido característico que siempre hacía.

“A todos nos extrañó haber visto al tío Ariel y que éste no haya entrado al rancho, pues siempre dormía con nosotros y cuando llegaba lo primero que hacía era ir a dejar sus cosas y saludar a todos.

“Todo esto pasó un miércoles, lo triste y a la vez increíble vino al día siguiente, el jueves por la tarde, cuando nos llaman de Tamaulipas para decirnos que nuestro tío Ariel tuvo un accidente en la granja en donde trabajaba y había muerto el martes por la noche.

“No podíamos creerlo, primero el dolor por la tragedia y después que empezamos a atar cabos el hecho de haberlo visto en el rancho un día después de su muerte, yo creo que de cierta forma se vino a despedir de nosotros.

En total, lo vieron tres de mis tíos y yo, quizás pasó cerca de mis otros primos y ellos no lo vieron o a lo mejor no son sensibles para esas cosas; lógicamente checamos el certificado de defunción y el día era correcto, el murió el martes, un día antes de que lo vimos, no hay margen de error en eso ni alguna explicación prudente.

“A poco más de 20 años de lo que ocurrió aún recuerdo muy bien el momento en que lo vi, y desde ese entonces cada vez que alguien me platica algo paranormal pienso que sí puede ser posible porque yo lo viví”, finalizó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios