23 de Mayo de 2018

Yucatán

Pide el Arzobispo fortaleza de espíritu a enfermos de Sida

Invita a los católicos a reflexionar sobre el trabajo que realizan las Misioneras de Cristo Resucitado por infectados con el VIH.

Mons. Berlie Belaunzarán alabó durante la misa la labor de las Misioneras de Cristo Resucitado por los enfermos de Sida. (Milenio Novedades)
Mons. Berlie Belaunzarán alabó durante la misa la labor de las Misioneras de Cristo Resucitado por los enfermos de Sida. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Pide el Arzobispo fortaleza de espíritu a enfermos de SidaCompartir en Twiiter Pide el Arzobispo fortaleza de espíritu a enfermos de Sida

Iván Duarte/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Al conmemorarse el Día Mundial de la Lucha contra el Sida cientos de feligreses católicos de Yucatán unieron sus oraciones en petición por los enfermos de este padecimiento y por quienes los cuidan.

En misa celebrada ayer por la tarde en la Catedral, el Arzobispo de Yucatán Monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán pidió a la grey católica reflexionar por la labor que realizan las Misioneras de Cristo Resucitado, encabezadas por la madre Bertha López Chávez.

“Nosotros recordamos un día nada más a los enfermos con este mal y decimos pobres de ellos, pero estas misioneras están consagradas al servicio y atención de ellos durante los 365 días del año”, señaló Monseñor Berlie.

La misión de Cristo Resucitado fue fundada en Guadalajara, Jalisco, en el año de 1994, como congregación al cuidado de los enfermos con VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) en tiempo completo.

El Arzobispo celebró misa por los pacientes de Sida y por quienes los cuidan como el albergue "El hogar de la Misericordia" 

En Yucatán cuentan con un albergue para las personas con esta condición denominado “El hogar de la Misericordia” en el Periférico poniente.

Mons. Berlié Belaunzarán pidió la unidad de oración por aquellos que sufren de este mal surgido en el siglo XX y de aquellos quienes los cuidan.

En la misma celebración, el Prelado se refirió al tiempo litúrgico de Adviento, que marca el inicio del calendario religioso de la Iglesia y que es un tiempo de preparación y conversión para esperar la llegada del Señor.

“Cristo nos pide que estemos preparados para que no caigamos en confusiones ni desilusiones. Recuerden que conocer el sentido del tiempo es conocer el sentido de Dios”, manifestó.

Recordó que la vida es prestada por Dios y llega a su fin, “pero al mismo tiempo se debe reflexionar sobre el tiempo que vivimos para estar preparados y no confundirse”.

Puntualizó que el sentido de la vida puede ser encontrado a través de un perfeccionamiento de la condición humana.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios