21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Yucatecos, 'sin miedo' a la muerte

Especialistas señalan que para enfrentar este momento es necesario poner en orden su vida antes de fallecer y así evitar conflictos familiares.

Expertos indican que la muerte se debe tomar como un suceso natural y llaman a solucionar conflictos económicos y emocionales con los familiares antes de partir. (Milenio Novedades)
Expertos indican que la muerte se debe tomar como un suceso natural y llaman a solucionar conflictos económicos y emocionales con los familiares antes de partir. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Yucatecos, 'sin miedo' a la muerteCompartir en Twiiter Yucatecos, 'sin miedo' a la muerte

Alicia Carrasco/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Tener listo el testamento, estar bien con uno mismo, así como con amigos y familiares; evitar deudas y pasar los últimos momentos con los seres queridos son algunos de los puntos que todo yucateco debería llevar a cabo para tener una vida plena y afrontar a la muerte.

El no estar preparados para fallecer es parte de la cultura mexicana, actitud que de acuerdo con especialistas tiene su raíz en el miedo y la superstición; sin embargo, la sociedad empieza a evolucionar, por lo que ponen en práctica acciones básicas para estar en regla antes y después de la muerte.

Guillermo Contretas Gil, psicólogo y coordinador de la Unidad Académica de la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), comentó que en términos generales el ser humano tiende a realizar planes a largo plazo sin reparar en las necesidades para lograr sus objetivos.

“En Yucatán no existe una cultura de preparación para la muerte. Como ejemplo tenemos el mes del testamento; las personas piensan que realizarlo es de mal augurio y que adelanta el fallecimiento de la persona”, señaló Contreras Gil.

Llaman a solucionar conflictos económicos y emocionales con los familiares antes de partir

Agregó que ese miedo hacia la muerte orilla a las personas a no prepararse y que el testamento no debería hacerse cuando éstas carecen de salud, sino antes.

Recordó que este documento tiene la capacidad de evitar conflictos familiares, que pudieran suscitarse cuando los bienes quedan intestados. Asimismo, protege a los seres queridos del desamparo, ya que reclamar un bien sin un papel que avale la propiedad puede significar que la entrega no se concrete.

En este sentido, explicó que tener una cultura del ahorro y evitar deudas son estrategias que pueden aminorar las complicaciones tras la falta de un familiar.

“Si bien las personas no realizan el testamento por superstición, la falta de ahorro es una cuestión que va ligada a la nula planificación familiar, aunque cabe decir que hoy por hoy son menos las familias las que tienen más de tres hijos”, concluyó.

Cero problemas
  • Una de las formas de evitarle problemas a los familiares o personas cercanas a la hora de morir, ya sea por enfermedad, accidente o causas naturales, es realizar un testamento con la asesoría de un abogado. 
  • Asimismo, tener una cuenta de ahorro, un seguro de gastos médicos que cubra cualquier eventualidad, así como evitar deudas o liquidarlas.
Puntos para la plenitud

Olivia Ríos Acosta, tanatóloga del Issste, explicó que el vocablo “tanatos” deriva del griego “thanatos”, nombre que se le daba a la diosa de la muerte en la mitología griega. Por su parte “logos” deriva del griego “logos” y tiene varios significados: palabra, estudio, tratado y discurso, por lo que ésta es una disciplina encargada de encontrar sentido al proceso de muerte.

Añadió que los cuatro principales puntos que debe tomar en cuenta toda persona para experimentar con plenitud la vida y la muerte son:  

1) Darnos cuenta que el sufrimiento existe y que se puede transformar en una experiencia de plenitud; 

2) Mantener una comunicación con nosotros mismos y con los demás, donde nos expresemos con todo nuestro ser y fundamentalmente con nuestro corazón, lo más compasivos y libres de apegos que podamos; 

3) Prepararnos espiritualmente para la muerte, lo que implica el ser capaces de vivir en el momento presente, sin dejar situaciones inconclusas que sólo han de constituir un lastre que incrementará nuestro dolor y sufrimiento y el de quienes nos rodean;

4) encontrar significado a nuestra existencia, sintiéndonos seres plenos a pesar de nuestras imperfecciones.

Consideraciones

Tras entender las fases de la muerte, pánico, negación, depresión, pacto y aceptación, el moribundo debe considerar:

  • Establecer una comunicación abierta y transparente con todos los miembros de la familia.
  • Tener un rol de cuidadores para evitar cargarle la mano a uno solo.
  • El moribundo necesita buena actitud, nunca un reclamo. No debemos darles problemas.
  • Es momento de arreglar cuentas con la vida, pedir perdón.
  • Es recomendable recordarle a las personas importantes que los amamos  y no dejar ningún pendiente de tipo sentimental; se vale despedirse, llorar, enfrentar el hecho y darse a la tarea de esperar la muerte.
  • Es necesario dejar en regla nuestra situación económica.
  • Evitar las sorpresas y  divisiones entre nuestros seres queridos: repartir  nuestros bienes con tiempo entre nuestros familiares, ya que no podemos llevarnos nada.
  • Hay que hacerlo legal: agendar una visita al notario público  para hacer un testamento.
  • Es necesario platicar del sepelio para que éste no sorprenda a la familia en el momento que estarán pasando por la pérdida.
  • Poner al día las pólizas de seguro de vida.
  • Investigar los trámites que se tienen que hacer ante el Registro Civil para obtener el acta de defunción.
Para vivir en plenitud la vida, los especialistas recomiendan:
  • Viajar. Es cada vez más difícil a medida que envejeces, pero conocer otras culturas y visiones enriquecen mucho al ser humano. 
  • Resolver conflictos familiares. En caso de no tener la habilidad para externar emociones o hablar, se recomienda escribir una carta a la persona y procurar mencionar todas las cosas que le gustan y las que no le gustan, así como no perder la oportunidad de decir “te quiero”, “te extraño”, “te amo” y “lo siento”.
  • El testamento es un instrumento fundamental, pero también es necesario tener a alguien cercano que sepa todas las indicaciones de las cuestiones administrativas.
  • Terminar lo que se empieza; entrar a cursos o talleres y aprender otro idioma.
  • No dejar deudas e ir saldando pendientes económicos.

Procuran terapia para enfermos terminales

Instituciones médicas de Yucatán procuran el servicio de tanatología a pacientes terminales, logrando paz, aceptación y reconciliación entre familiares. 

“No tenemos  una formación cultural para entender la muerte como una etapa ineludible de la vida. La mayoría se siente de alguna manera inmortal y lo cierto es que todos en un momento determinado vamos a morir de alguna u otra manera,  por eso es necesario que aprendamos a  aceptar la muerte como un proceso doloroso, sin duda, pero natural”, determinó tanatóloga del Hospital Regional Mérida del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) Olivia Ríos Acosta.

Instituciones médicas en Yucatán ofrecen el servicio de tanatología en pro de la paz interna

Comentó que en el trabajo cotidiano, la formación en tanatología es básica porque hay que saber enfrentar la muerte para poder hablar y convivir con ella. El personal de salud  debe  transmitir tranquilidad y respeto.

Comentó que actualmente se ha producido un considerable avance en lo referente a la atención del paciente moribundo; “los nosocomios cuentan con terapia del dolor y los cuidados paliativos que datan desde mediados del siglo pasado. Estos cuidados no sólo buscan disminuir el sufrimiento físico del paciente, sino también optimizar su calidad  de vida a través del  control de los síntomas físicos, emocionales, mentales y sociales”, señaló la entrevistada.

“Quienes creen que disponen de mucho tiempo no se preparan para cuando llegua el momento de la muerte, entonces los desgarra el arrepentimiento”, mencionó. 

Destacó que la cultura debe cambiar con respecto a la muerte. “Al tanatólogo hay que acudir cuando se tenga la noticia de una enfermedad terminal”, concluyó.

La tanatología, un alivio antes del final

“La tanatología es necesaria en la vida del ser humano. Sin embargo, debido al miedo y a la asociación con rituales, no se le da la importancia requerida”, afirmó María de Guadalupe Nabté Escamilla, psicóloga de adultos de la coordinación del DIF Municipal, quien además indicó que esta información debería brindarse desde temprana edad, pues se trata de un proceso natural.

“Si bien a todos nos llega la hora de morir por enfermedad, por causas naturales o por un accidente, no todos nos encontramos preparados, ni de manera emocional ni administrativa”, agregó.

En este sentido, especialistas en la materia señalan que es importante llevar un orden en la vida para que el momento del deceso no tenga repercusiones en los seres queridos.

La tanatología ayuda a los enfermos a afrontar la idea de que van a fallecer

“Uno de los objetivos de esta ciencia es que el paciente terminal tenga un apoyo o una guía dentro de este proceso sin dejar de lado a la familia; siempre que hay un paciente terminal la dinámica y todas las estructuras de la familia se ven afectadas. La idea de este proceso es que tengan un alivio antes del final”, indicó Nabté Escamilla.

Destacó que el objetivo es proporcionar calidad de vida en lo que resta, con la intención de lograr una muerte digna, lo que implica que el paciente tenga conocimiento de lo que está sucediendo y comprenda cuáles son las fases por las que va a atravesar y cómo manejarlas. Como ejemplos está la negación, la ira, negociación y depresión hasta llegar a la aceptación.
“En el DIF, en la coordinación de Psicología, es mínimo el porcentaje de pacientes terminales que llega. Nos ha tocado casos de VIH o cáncer, por lo que los familiares actúan de acompañantes”, destacó la entrevistada.

En este sentido, también proporcionan algunos talleres, que dependerán de la prevalencia que haya del diagnóstico o de la situación que se presente. 

“La demanda de este servicio es baja. Depende de la institución, pero en sí la demanda es poca; sin embargo, es muy importante. Cabe recordar que fue hasta los años 50 que se empezó a tomar en cuenta como ciencia, pero hasta el momento hay cierto rezago debido a las percepciones de los ritos y creencias”, expresó la especialista.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios