22 de Mayo de 2018

Opinión

Mujer de brisa y mar: Nilde Pérez de Palma

La noche del pasado jueves 22 de febrero la Biblioteca de la Casa de Cultura...

Compartir en Facebook Mujer de brisa y mar: Nilde Pérez de PalmaCompartir en Twiiter Mujer de brisa y mar: Nilde Pérez de Palma

La noche del pasado jueves 22 de febrero la Biblioteca de la Casa de Cultura del puerto de Progreso se inundó de aplausos para recibir a una mujer que por muchos años ha dedicado su pluma, su talento y su gran corazón a escribir y poetizar la vida misma. Este homenaje, más que merecido, para doña Nilde Pérez de Palma, fue una idea compartida que se materializó sólo gracias a su familia, especialmente su hija Guadalupe Palma Pérez, y los maestros Manuel Figueroa Pérez y Jorge Osorio Manzano, así como el apoyo del Ayuntamiento de Progreso y la Secretaría de Cultura de nuestro Estado.

Y es que doña Nilde es el emblema de la mujer progreseña, sencilla, humilde, sincera, de mirada tierna, pero talentosa de pies a cabeza, quien sin necesidad de ufanarse de sus méritos y logros los merece todos y cada uno de los que ha recibido. El mejor homenaje de los lectores hacia un escritor es leerlo y el del escritor hacia sus lectores es no dejar de escribir, como lo hace ella hasta hoy a sus casi noventa años de inagotable inspiración.

La poesía es para doña Nilde un oficio, una vocación, por eso escribe en todo momento, se inspira en todo y todos aquellos que le rodean, su modo de mirar el mundo es ver en el rostro y situaciones de la vida cotidiana palabras y convertirlas en imágenes poéticas que destellan y se encienden con cada uno de sus versos. Es poesía e inspiración, es poeta y musa, porque en su ser anida la esencia de un ser humano honestamente ejemplar en todos los sentidos, ella brilla y es destello, como sus versos, y en su mirada tierna de mujer poeta se reflejan los años de experiencia, de toda una vida leyendo a la vida con ojos de inspiración, con ojos de mar y cabellos de brisa, porque sin duda es la escritora que más ha evocado y amado al puerto de Progreso, su hogar, y quien mejor ha pintado, con palabras, los paisajes de este puerto yucateco: “Soy porteña, y me siento afortunada/ de poder expresar con mucho orgullo/ que las olas del mar me dan arrullo,/ y su aliento la brisa perfumada”.

Leer a doña Nilde y escuchar su canto es una invitación a todos los que como ella aman la poesía y su terruño, pues tiene la magia y la sensibilidad para conjugar en sus versos el ayer y el hoy que se encuentran, siempre irremediablemente, como la arena y el mar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios