18 de Junio de 2018

Yucatán

Ni al DIF de Progreso respetaron los ladrones

A pesar del velador, los amigos de lo ajeno sustrajeron fuerte cantidad de dinero.

A pesar las pesquisas policiales para aclarar el robo, el DIF atendió al publico como lo hace normalmente. (Manuel Pool/SIPSE)
A pesar las pesquisas policiales para aclarar el robo, el DIF atendió al publico como lo hace normalmente. (Manuel Pool/SIPSE)
Compartir en Facebook Ni al DIF de Progreso respetaron los ladronesCompartir en Twiiter Ni al DIF de Progreso respetaron los ladrones

Manuel Pool/SIPSE
PROGRESO, Yuc.- Las oficinas del DIF Municipal de Progreso fueron objeto del robo de una cantidad de dinero aún no cuantificada, según reportaron a las autoridades policiales.

En medio de un total hermetismo por parte de la Comuna porteña, que ordenó al personal guardar silencio, trascendió que fue a las ocho de la mañana cuando se detectó el ilícito (suponen que el hurto ocurrió en la madrugada), y de inmediato dieron aviso a la directora, Sandy Vázquez Tep, y a la Policía Municipal, que inició las pesquisas en el inmueble del organismo, ubicado en la avenida 31 entre 84 y 86.

Según se comentó, lo raro del asunto fue que no se encontraron cerraduras forzadas, por lo que, como sucedió en el caso de la gasolinera, se presume que la persona que perpetró el robo es alguien que conocía el movimiento y dónde se encontraba el dinero que se recauda de los cobros simbólicos que realiza la Unidad Básica de Rehabilitación, además de los asignados a diversos apoyos a la comunidad.

Este robo se suma a los perpetrados en una gasolinera y una platería del puerto, que aún no han sido esclarecidos.

El local del DIF cuenta con velador, que por la mañana permanecía en el lugar de los hechos.

A lo largo de la jornada el DIF siguió prestando servicios cotidianos, como consultas de psicología y hasta exámenes de la vista, con la posibilidad de adquirir lentes a precios especiales, por lo que los integrantes de la Policía Municipal, encabezados por su director Carlos Eduardo Flores Moo, además de la Policía Ministerial del Estado, realizaban su trabajo cruzando entre las colas formadas por la gente que esperaba ser atendida.

Y mientras esto sucedía, en las oficinas contiguas de Desarrollo Social no faltó un vivo que hizo de las suyas y aprovechando la confusión, aún con la  presencia policiaca, audazmente se apoderó de una cámara fotográfica que una funcionaria asentó en un escritorio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios