11 de Diciembre de 2017

Yucatán

Niños en Yucatán crecen más hoy

Según el director de Nutrición de la SSY, se debe a que en los últimos años se consumen alimentos que antes no se ofertaban.

Los niños en Yucatán crecen más que antes, sobre todo por la llegada de ciertos alimentos y por el ejercicio. (Amílcar Rodríguez/Milenio Novedades)
Los niños en Yucatán crecen más que antes, sobre todo por la llegada de ciertos alimentos y por el ejercicio. (Amílcar Rodríguez/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Niños en Yucatán crecen más hoyCompartir en Twiiter Niños en Yucatán crecen más hoy

José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El crecimiento acelerado que se observa actualmente en los niños yucatecos desde la pre adolescencia (entre los diez y trece años) y después en el trayecto hacia la mayoría de edad se debe a que en los últimos años se consumen alimentos que antes no se ofertaban como la leche adicionada con vitaminas y minerales, carnes enriquecidas y  pescado entodas sujs variedades.

“El crecimiento de los niños depende de muchos factores: uno, es el tipo de alimentación que reciben; otro, el ejercicio que realizan, y también interviene mucho la genética. Por ejemplo, nuestros padres tal vez no eran tan altos como nosotros”, comentó el Dr. José Enrique Baqueiro Cárdenas, director de Nutrición y Enfermedades Crónicas de los Servicios de Salud de Yucatán (SSY).

El especialista agregó que otro aspecto es que los niños a cierta edad, sobre todo entrada la adolescencia, están más conscientes de su cuerpo y tienden a hacer más ejercicio.

“Como ocurre en los países de primer mundo, el tipo de alimentación hace que crezcan más, así como hay niños que tienen carencias, otros, debido a su nivel socioeconómico, tienen acceso a una mejor variedad de alimentos. Pero por supuesto, la genética interviene mucho. y el hijo, por lógica, debe superar la estatura del padre”, expresó.

El Dr. Baqueiro Cárdenas dijo que la diferencia entre talla y peso se ha visto en niños de niveles socioeconómicos medio y medio alto.

Por otra parte, el director de Nutrición puntualizó que si bien estos aspectos han cambiado el desarrollo de los niños, también el consumo desmedido de alimentos ricos en grasas, sumado a la falta de ejercicio, ha generado obesidad entre la población infantil. 

“Ha habido un incremento en el número de calorías que ingieren los infantes que se combina en algunos casos con la disminución de la actividad física. 

Entonces, hay chicos que no realizan ejercicio y sólo están sentados frente a una computadora o con el celular durante muchas horas. Los padres tienen que hacer conciencia que muchos de sus hábitos los heredan los hijos y se vuelven potencialmente obesos y candidatos a padecer enfermedades crónicas como la diabetes e hipertensión arterial”, aseveró.

El director de Nutrición y Enfermedades Crónicas de la SSY añadió que entre la población aún prevalece la creencia de que alimentarse bien cuesta, sin embargo es importante saber que los beneficios de una buena alimentación a la larga serán mayores y en el aspecto económico incluso representan un ahorro porque se previenen las enfermedades crónico degenerativas desde temprana edad en los pequeños propiciando una mejor desarrollo en talla y pesos.

Ropa de recién nacido ya no le queda a los bebés

“Es una pena el dinero que se gasta en la ropa de un niño recién nacido porque apenas y se le saca provecho, crecen tan de prisa que sólo puedes ponérselas unas cuatro o cinco veces cuando ya hay que descartarlo. Hay cosas que ni siquiera da tiempo a ponerles”, comentó Paola Solís, madre de Elian, un pequeño de un mes de nacido. 

Al ser abordada en una tienda departamental, la madre comentó que la ropa de talla cero que recibió como obsequio de sus familiares no pudo ponérsela a su bebé, ya que este midió 50 centímetros y pesó más de 3.500 kilogramos.

“Ahora los niños nacen más grandes y eso hace que la ropa de recién nacido ya no les quede, aunque los bebés nazcan muy bajos de peso, esa ropa les servirá si acaso una semana”, expresó.

Una de las encargadas de la tienda departamental, ubicada en una plaza del norte de la ciudad dijo que la ropa de bebé viene en tallas de 0 meses, 1 mes, 6 meses, 2 años, etcétera y que normalmente la ropa que compran las madres para los niños menores de un año, es la talla que indica ser para infantes de 3 años.

“Es demasiado frecuente que la misma talla de una marca no tenga nada que ver con la de otra. A veces pasa en los diferentes modelos de una misma marca”, expresó. 

Tengo un hijo que tiene dos años y medio y utiliza la talla de 3 a 4 años de una marca y en otra utiliza la de 3 años. 
Otro detalle en las tallas es que según las marcas, la ropa puede venir en la misma talla con mangas cortas o más ancha una que otra.

Explicó que la recomendación a seguir es que si la etiqueta indica de tres a seis meses, es muy probable que le quede a un bebé de tan sólo tres meses y ésta ya no la podrá utilizar cuando cumpla los cuatro. Es recomendable familiarizarse con varias marcas para facilitar la labor de elegir la talla correcta para el bebé. 

“A la larga aprendes a comprar la talla que más le acomoda a tu hijo, claro que eso lo aprender luego de hacer algunas devoluciones a tienda, siempre y cuando esta las permita”, concluyó sonriendo la entrevistada.

La leche materna es clave en el crecimiento de los niños, según la nutrióloga Danaé Moctezuma Catzín, responsable del Programa de Lactancia Materna del DIF Municipal. (Milenio Novedades)

Mejores condiciones socieconómicas favorecen adecuado desarrollo físico

Genetistas coinciden en que debido a que las nuevas generaciones tienen un mejor desempeño nutricional, esto les permite alcanzar la talla normal para sus genes. Si las familias en cada generación van mejorando su estatus económico y nutricional, los hijos tendrán un mejor desarrollo en peso y talla.

Por otra parte, está demostrado que si las personas son de escasos recursos, siguen teniendo problemas de alimentación, lo que ocasionará que no alcancen su talla máxima. En este sentido, en el crecimiento no solamente influyen los genes, sino el lugar dónde vivieron.

En Yucatán, la talla promedio de la población es baja y esto se debe a que los ancestros eran más propensos a padecer desnutrición, lo que les impedía tener un buen crecimiento.

En el Estado, la estatura promedio de la mujer es de 1.50 metros y del hombre, de 1.60 metros.

El promedio de crecimiento de los yucatecos es distinto al de los estados del centro y norte del país, por las diferencias de grupos étnicos; en esta región del país hay mayor influencia de origen africano.

Los especialistas en genética han señalado que, por ejemplo, los menonitas que vienen de Alemania y radican en Campeche mantienen la estatura de su población de origen, por su alimentación y porque se casan entre ellos, lo que les permite mantener sus genes; sin embargo, habría que comparar la talla con quienes viven en Sonora, por ejemplo, para determinar si hay diferencias, sobretodo en la alimentación. 

Por su parte, la Nutrióloga Danaé Moctezuma Catzín, responsable del Programa de Lactancia Materna del DIF Municipal, enfatizó que lo fundamental en el desarrollo es la alimentación, y que uno de los factores que comienza desde temprana edad a influir en la talla final de las personas, es la leche materna.

“Hay bebés que desde su nacimiento se les alimenta con fórmulas lácteas, esto se asocia con más enfermedades crónicas como la diabetes y otras que afectan el sistema inmunológico, lo cual puede propiciar una talla y peso bajos”, explicó. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios