22 de Julio de 2018

Yucatán

No hay que ir a la Iglesia para poder alabar a Dios: Arzobispo

Mons. Gustavo Rodríguez Vega afirmó que cada acción de la vida diaria es una ofrenda a la gloria del Señor.

El Prelado dirigió un mensaje a los estudiantes con motivo del inicio del ciclo escolar de la 'Escuela Preparatoria Yucatán, Mons. Luis Miguel Cantón Marín'. (Jorge Acosta/Milenio Novedades)
El Prelado dirigió un mensaje a los estudiantes con motivo del inicio del ciclo escolar de la 'Escuela Preparatoria Yucatán, Mons. Luis Miguel Cantón Marín'. (Jorge Acosta/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook No hay que ir a la Iglesia para poder alabar a Dios: ArzobispoCompartir en Twiiter No hay que ir a la Iglesia para poder alabar a Dios: Arzobispo

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- El Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega subrayó que para alabar a Dios no es necesario hacerlo exclusivamente en el templo, sino también en cada acción de la vida diaria, como es desde la escuela ofreciendo cada tarea, trabajo u esfuerzo para la gloria de Jesucristo.

Ante una repleta capilla del Seminario Menor, San Felipe de Jesús, de estudiantes con motivo del inicio del ciclo escolar de la “Escuela Preparatoria Yucatán, Mons. Luis Miguel Cantón Marín”, el prelado pidió poner en manos del Señor todos los trabajos, esfuerzos personales y comunitarios para que esta escuela cumpla con sus objetivos en lo colectivo e individual, a fin de que los  alumnos alcancen sus metas.

“Piensen que cada tarea, trabajo y esfuerzo es para la gloria de Dios y no lo vean como algo sólo para pasar una materia. Invoquen al Espíritu Santo para que les guie y derrame en ustedes sus sagrados dones”, agregó.

“Cuántas situaciones están viviendo, cuáles son sus preocupaciones.  Todo esto hay que ofrecérselo al Señor para que les ayude a salir adelante y continúen con todas las exigencias que supone la preparación de la escuela”, indicó.

El Arzobispo Rodríguez Vega mencionó que cada ciclo escolar es diferente, sólo Dios sabe cómo será por lo que es necesario estar atentos y dispuestos a todo lo que se pueda presentar, ya que con la gracia de Dios se puedan asumir y superar las metas.

El Arzobispo subrayó que es importante demostrar que somos hijos de Dios con pensamientos, palabras y obras

También destacó la importancia de invocar al Espíritu Santo, fuente de la sabiduría, para que esté sobre esta preparatoria, alumnos, personal docente y todos aquellos que estén relacionados de alguna manera con el plantel.

El Prelado manifestó que el Espíritu Santo es como el agua que riega los campos, donde cada planta se manifiesta de distinta manera con frutos muy diversos, aunque el agua sea la misma.

“El Espíritu Santo al regar a nuestra humanidad va produciendo frutos distintos”, señaló.

“Ya sabemos entre los ministros de la iglesia el poder dar el perdón que Dios ofrece a los arrepentidos. Toda la obra sacerdotal es gracias al Espíritu Santo y no a los méritos personales de los sacerdotes, pero cualquier obra buena que  la gente realice siempre será gracias al  Espíritu Santo. Dice San Pablo en la segunda lectura, los que se dejan guiar por el Espírito son hijos de Dios. Todos los demás igual lo son, aunque no se comportan como tal”, agregó.

El Arzobispo subrayó que es importante demostrar que somos hijos de Dios con pensamientos, palabras y obras.

“El Espíritu obra todas las cosas buenas. Los dones nos ayudan a entender cómo el Espíritu Santo debe ser invocado, particularmente los estudiantes, que requieren para estudiar el don de sabiduría, de ciencia, de consejo, pero también de fortaleza, porque a veces no tenemos muchas ganas de convivir con los compañeros, de levantarse para ir a clase”, añadió.

En un momento de la ceremonia eucarística, el Arzobispo bendijo y repartió nuevos testamentos entre los estudiantes, a quienes invitó a que lean el evangelio de San Lucas, los Hechos de los Apóstoles  y después los demás libros en el orden que aparece.

Jubileo de la Misericordia

El Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega tendrá una agenda de mucha actividad internacional con su participación en Ecuador y Colombia, donde se realizarán eventos correspondientes al Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam).

El Arzobispo estará presente hoy en Quito, Ecuador, para clausurar el  “Programa de Jóvenes Líderes Gestores de una Nueva Sociedad”,  organizado por el Departamento de Justicia y Solidaridad (Dejusol) del Celam, del cual es presidente.

En esa reunión, el Prelado Rodríguez Vega mencionó que reúne a jóvenes de diversos países de Latinoamérica, y durante el mes se abordaron variados temas, mediante los cuales se busca promover las buenas causas sociales, donde quieran que este.

“Se pretende tener jóvenes impulsores de una sociedad nueva, más justa, en la que se busque mayores oportunidades para todos con la finalidad de hay menos pobreza”, manifestó.

Posteriormente, el Arzobispo de Yucatán viajará a Bogotá, este lunes, donde se efectuará una asamblea del Celam con todos los obispos que presiden los distintos departamentos que lo conforman. Ahí, una de las actividades principales a efectuarse será el Jubileo de la Misericordia.

“Vamos a vivir como Celam un Jubileo de la Misericordia”, mencionó.

“En Bogotá se unirán participaran todos los obispos presidente de conferencias de los episcopados de Latinoamérica. La asamblea se realizará durante toda la semana y primero Dios el 30 de agosto ya estaremos de regreso”, añadió.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios