11 de Diciembre de 2017

Yucatán

Reinstalan a empleados del Centro de Salud de Progreso

Además de los sueldos caídos que les pagarán, los trabajadores 'corridos' por una supuesta 'orgía' en la clínica piden limpiar su nombre.

Tras larga lucha jurídica, tres empleados del Centro de Salud de Progreso (foto) serán reinstalados en sus puestos, pues no se comprobaron las irregularidades que les atribuyó la Secretaría de Salud de Yucatán sobre supuesta 'orgía'. (SIPSE)
Tras larga lucha jurídica, tres empleados del Centro de Salud de Progreso (foto) serán reinstalados en sus puestos, pues no se comprobaron las irregularidades que les atribuyó la Secretaría de Salud de Yucatán sobre supuesta 'orgía'. (SIPSE)
Compartir en Facebook Reinstalan a empleados del Centro de Salud de ProgresoCompartir en Twiiter Reinstalan a empleados del Centro de Salud de Progreso

Óscar Pérez/SIPSE
PROGRESO, Yuc.- Tres de los ocho trabajadores que fueron despedidos del Centro de Salud de Progreso tras el supuesto escándalo en el interior del Consultorio número 5, pidieron limpiar sus nombres ante la sociedad y aseguran que tras larga lucha jurídica, ganaron un juicio laboral al Gobierno del Estado, por lo que serán reinstalados en sus trabajos y se les pagarán los salarios caídos.

Los enfermeros Édgar Rigoberto Estrella Esquivel, Deyberth Geovanni Bojórquez Arango y Julia Geovana López Ventura, de 35, 28 y 23 años de edad, respectivamente, dijeron que “rompen el silencio” para aclarar el polémico caso y limpiar sus nombres legalmente, pues ganaron el caso.

Los profesionistas señalaron que tras dos años de lucha jurídica, la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Estado dictó sentencia y ordenó a la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) reinstalarlos en sus empleos y pagarles los salarios caídos desde 2013.

Comprueban despido injustificado

Indicaron que se comprobó que el despido fue injustificado, ya que -según ellos-, no existe el vídeo en el que presuntamente consumían alcohol y realizaban actos reñidos con la moral en el consultorio número cinco del Centro de Salud.
 
Fuentes de la misma Secretaría afirmaron esta misma semana que el vídeo sí existe y se encuentra en poder del Secretario de Salud de Yucatán, Jorge Eduardo Mendoza Mézquita, aunque al parecer nunca lo presentaron como prueba del despido de los ocho involucrados.

En ese entonces, el doctor Mendoza Mézquita confirmó que los vídeos grabados durante la supuesta “orgía” en el Centro de Salud de Progreso contenían actos reñidos con la moral e incluso dio a conocer que los trabajadores del Centro de Salud aparecen ingiriendo bebidas alcohólicas e insultando durante las grabaciones.

En esa ocasión el funcionario dijo que vio los vídeos y afirmó que en las grabaciones no se consuman actos sexuales, al menos en los vídeos no aparecen, pero sí indicó que "están ingiriendo bebidas embriagantes, (hay) intercambio de palabras y señas obscenas, (además de) ciertos actos reñidos con la moral”.

Detalles del proceso legal

  • La SSY los acusó de abandono de trabajo, cuando en realidad les quitaron sus tarjetas para checar las entradas al hospital.
  • La sentencia ya está dada, pero la SSY no acata el veredicto.
  • El jueves 28 de mayo ellos y otros despedidos, acompañados de un actuario de la Junta de Conciliación y Arbitraje, acudieron al Centro de Salud para hacer una notificación pero la clínica estaba cerrada.
  • El 20 de abril pasado, el actuario de la Junta Especial Número Cuatro se presentó en el Centro de Salud para cumplir con la sentencia de reinstalación de Julia Giovana López Ventura, Rosy Piña Zaldívar, Deyberth Giovanny Bojórquez Arango, Edgar Rigoberto Estrella Esquivel, José de Jesús Osorio Montalvo y el doctor Ángel Emmanuel Pérez Espadas, pero el apoderado del SSY, Alberto José Ek Canché, no aceptó la reinstalación, pues dijo que la SSY se amparó ante la resolución.
  • Las otras empleadas despedidas, Rebeca Urcelay Solís y Xhirley Cabrera Ojeda, no figuran en la lista de reinstalación.

¿Cómo ocurrieron los hechos?

  • Aseguran que no existe el vídeo en el que supuestamente se les ve bebiendo alcohol. 
  • En noviembre de 2012 entre las 4 y 5 de la tarde acudimos a una pescadería donde compramos ceviche y ahí nos tomamos fotos. Luego viajamos a Umán, donde tiene su consultorio el doctor Ángel Pérez, donde convivimos. 
  • La pasante de enfermería Rebeca Urcelay fue quien tomó las fotos. Después de la comida nos retiramos y al día siguiente fuimos a trabajar. El supuesto vídeo y las fotos corresponden a ese consultorio particular, y no a uno del Centro de Salud como se ha indicado.
  • El 8 de mayo de 2013, seis meses después, los trabajadores fueron citados y llevados a las oficinas de la SSY, donde, afirman, en el área jurídica les hablaron de un vídeo y las fotos. Ahí les pidieron que firmen su renuncia, a pesar de que no les enseñaron las supuestas fotos y el vídeo, de modo que no aceptaron el trato, pero les quitaron los gafetes de identificación.
  • Tras lo sucedido decidimos ir a trabajar, pero no nos entregaron las tarjetas para checar, además de que nos impidieron entrar a la clínica.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios