19 de Octubre de 2018

Opinión

Verdad incómoda

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Verdad incómodaCompartir en Twiiter Verdad incómoda

El pasado jueves, en sesión ordinaria del XVII Consejo de la Universidad Autónoma de Yucatán, el consejero alumno Hiram Castillo Félix propuso un Protocolo de Atención a la Violencia, Acoso y Hostigamiento en la institución, esto ante los casos que se han presentado en su seno; sin embargo, la reacción no fue de apoyo por sus pares consejeros y directores, por el contrario, algunos se sintieron aludidos y atacados. Para explicar el contexto responderé a unas preguntas reflexivas.

¿En la Uady existe un problema respecto a violencia, acoso y hostigamiento en relación con las mujeres?

Sí, pero no es exclusivo de la universidad, sino son sucesos recurrentes en la sociedad, ya que de manera sistemática asumen muchos hombres que pueden ejercer control sobre las mujeres y que esto es normal y nadie debe meterse a opinar sobre ello.

¿Se están aplicando medidas en la Uady para reducir la violencia de género?

Sí, existe un programa institucional de género el cual se realiza mediante conferencias, talleres y materias para sensibilizar en torno a la perspectiva de género, esto para tener una sociedad universitaria más inclusiva y equitativa. En efecto, se están realizando acciones, pero es un proceso nuevo y que aún requiere mucho apoyo para que impacte más.
¿Los maestros universitarios están aportando para tener una universidad más inclusiva y equitativa, libre de violencia?

Sí, aunque, como en todo proceso de cambio, existen algunos y algunas que no consideran la perspectiva de género un tema que deba incluirse en el currículum universitario, y ha existido cierta renuencia a aceptar dichos cambios.

¿La comunidad universitaria de hoy nace con un chip de inclusión, perspectiva de género y no violencia contra la mujer?

Lamentablemente no; pensaríamos que vivimos en una sociedad moderna, sin embargo, es triste encontrarse a estudiantes que piensan que las mujeres son un objeto y que están destinadas únicamente a satisfacer las necesidades del hombre. Es erróneo pensar que por vivir en 2018 ya no existen ni el machismo, ni el sexismo; pero quienes trabajamos en cualquier universidad nos damos cuenta de que están presentes y arraigados, que el camino a la igualdad entre los géneros es aún muy largo, que los esfuerzos realizados parecen dar muy pocos frutos, pero, a su vez, eso debe ser visto como un elemento para esforzarse más.

Lo que quedó en evidencia en este Consejo Universitario es que claramente una parte del mismo se molestó por el llamamiento del consejero alumno; ante eso, vale la pena recordar la frase de Hermann Hesse: “Cuando odias a una persona, odias algo de ella que forma parte de ti mismo. Lo que no forma parte de nosotros no nos molesta”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios