15 de Noviembre de 2018

Opinión

El comercio entre los mayas

El comercio es una serie de transacciones e intercambios de productos entre...

Compartir en Facebook El comercio entre los mayasCompartir en Twiiter El comercio entre los mayas

El comercio es una serie de transacciones e intercambios de productos entre regiones y personas y así lo entendían las poblaciones mayas. Los mayas practicaron este intercambio desde el Periodo Preclásico con Teotihucan y Tikal y otros sitios de la región.  En el sureste, los mayas de esta región tuvieron un fuerte intercambio de bienes durante el Periodo Clásico sobre todo con los Tuxtlas, Tula Hidalgo, Colima AltaVista y otras regiones de Mesoamérica. Los primeros habitantes de la Península de Yucatán realizaron un intenso comercio con los vecinos propiciando el desarrollo a partir del control y la redistribución de los bienes.

Hoy con la modernidad todo es fácil, pero durante la época prehispánica los mayas fueron expertos marinos con capacidad para navegar por todo el Golfo de Mexico desde Veracruz, pasando por el norte de la Península, el Caribe y el Golfo de Honduras, lo cual implicaba una grande y riesgosa travesía.

Otras rutas comerciales con más riesgo todavía daban acceso a diversas regiones y a otros materiales. Ejercían el intercambio a lo largo del Río Usumacinta y el Río de la Pasión, que se iniciaba en  Potonchán y llegaba hasta el Golfo de Honduras. En esa región había productos forestales a la altura de Bonanpak y Piedras Negras, cerámica de Palenque, tintes y cacao de Tabasco y plumas hasta arribar al Golfo de México.

En la ruta de Río Grijalva, desde Tabasco pasando por Guatemala y hasta salir al Golfo de Honduras, había productos como sal, metates, jade, obsidiana y cacao, entre otros.

Tierra adentro existió una amplia red de rutas comerciales que comunicaban con regiones y ciudades importantes. Y qué decir de los sacbeoob intersitios, como el de Ake-Izamal, Uxmal-Kabah, Yaxuná-Cobá, entre otros.

Durante el Preclásico el comercio se daba con el Petén Guatemalteco, el Salvador, Honduras y Teotihuacan. En el Clásico, el intercambio desde la Península de Yucatán llega al Altiplano, el Golfo de Guatemala y Chiapas, con productos como cerámica anaranjada, cerámica delgada, jade, perita, obsidiana, concha, cerámica polícroma, cacao, algodón, pieles, plumas de quetzal, turquesa, cerámica plumbate, etc.

La producción en serie por una clase comerciante, unidades de cambio y objetos de lujo caracterizaron esta época. En el Posclásico, al intensificarse la relación comercial, los comerciantes forman una clase económica con un patrono, Ekchua, y sus viajes terrestres y marinos se hacían con cargadores y escolta. El comercio permitió la divulgación de ideas y conocimientos desde y con regiones alejadas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios