24 de Septiembre de 2018

Opinión

Frases, gasolinazos y desesperanza

En casi todo el país, han surgido manifestaciones, plantones y, desgraciadamente, violencia disfrazada de malestar social...

Compartir en Facebook Frases, gasolinazos y desesperanzaCompartir en Twiiter Frases, gasolinazos y desesperanza

A raíz del llamado gasolinazo, el primer día de este nuevo año, los diversos sectores de la sociedad, por supuesto, entre ellos, la clase gobernante, se han manifestado de diversas formas, algunas con intentos de convencimiento y, lo más, con rotundos fracasos.

En casi todo el país, han surgido manifestaciones, plantones y, desgraciadamente, violencia disfrazada de malestar social. O sea, con pretextos idiotas, una bola de inadaptados con más morcilla que neuronas en el cerebro, se dedicaron a robar comercios, desvalijarlos y lapidarlos. Desgraciadamente, también hubo saldos rojos con varios caídos al enfrentarse con las fuerzas policiacas. Vaya desdicha.

Y es que, con justa razón, nadie está de acuerdo con el incremento en el precio de los combustibles, con sus raras excepciones como el mismo presidente Enrique Peña Nieto y su séquito de incompetentes que disponen y dispondrán de toda la gasolina que deseen por toda su vida. Con seguridad habrá algún arreglito por allá para que, además de “jubilaciones anticipadas”, obtengan vales de gasolina gratis por tiempo indefinido.

El titular de Hacienda, José Antonio Meade, un gran saltimbanqui de la política, ya que ha servido a dos amos como, anteriormente Acción Nacional, y actualmente al partido tricolor, simplemente se lava las manos y asegura que era imposible mantener el subsidio ficticio a las gasolinas, además de compartir, según él, su inmensa pena por la afectación de la economía familiar. ¡Chuch, tan bueno el niño!

Otros expertos afirman que, en realidad, el precio anterior del combustible era inferior al que se debía cobrar. Y que desde hace años se debía haber aplicado el mecanismo de ajuste pero los anteriores gobiernos se aguantaron porque, tan sencillo, se acercaban tiempos electorales. De todas maneras, nadie se atrevió y ahora que don Quique Peña lo ejecuta, pues todos se espantan. Algo es seguro: el Presidente que era –o es todavía- considerado el más guapetón por el sector femenino, pasará a la historia como uno más, fracasado y mediocre. Nadie sabe, a ciencia cierta, qué sucederá con la economía social de millones de familias vulnerables, pero pueden ir a la tienda de su preferencia y tratar de comprar lo que sea y que hace una semana valía poco menos. Se trata de sentido común, señor Presidente. Pero, como casi siempre, es el menos común de los sentidos y, claro, usted no tiene un gramo.

Por de pronto, los lectores pueden echar un vistazo a algunas de las frases de Peña Nieto relacionadas con el combustible y verán que, al final, todo fue una mentira. Era más creíble, al menos más populachera, la frase de José López Portillo: “defenderé el peso como un perro”. Tampoco lo hizo pero se llevó a la entonces gran cuerona, Sasha Montenegro.

1.- “La Reforma (Energética) generará energía más barata para todos los mexicanos”. (12 de agosto de 2013, en su mensaje a la Nación por el envío de la iniciativa de Reforma Energética).

2.- “Ya no habrá gasolinazos”. (5 de enero de 2015. Mensaje de Año Nuevo).

3.- “En 2016, incluso, hay reducciones en el costo de los energéticos, como la gasolina o la electricidad”. (9 de marzo de 2016. En evento con socios de las Cámaras de Comercio nacionales. Hablaba de las reformas, políticas públicas y su plan de infraestructura).

4.- “… permítanme referir que en materia del ámbito hacendario, en 2015 esta reforma permitió que a partir de 2015 se acabaran los incrementos mensuales a los precios de otros insumos energéticos clave, como la gasolina, el diésel y el Gas LP. La eliminación de los famosos gasolinazos, no sólo ayuda a la economía de las familias, también mejora los costos de operación de las empresas”. (11 de marzo de 2016. Encuentro con industriales).

5.- “Ha habido distorsiones a lo que realmente yo comprometí, en 2015, a inicios de año, justamente dije que se habían acabado los gasolinazos, estos incrementos que mensualmente se daban mes a mes, y no hubo ningún incremento durante el año 2015, no hubo gasolinazos. Pero también debo decir, nunca comprometí el que no fuera a incrementarse la gasolina”. (1 de septiembre de 2016. Diálogo –bien arreglado- con jóvenes con motivo de su IV Informe de Gobierno).

Un sexenio más de desastre social en México. Bien dicen que cada pueblo tiene el gobierno que se merece. El despertar social es una alternativa, pero no bajo pretextos de saqueos y vandalismo. Y a todo esto: ¿Dónde están los partidos políticos mayoritarios como el PAN, PRD y Morena de López Obrador? Del PRI, pues ni modo que escupa para arriba, pero de los otros ni siquiera un ligero mitin. Quizá sea el calor, el frío, el fútbol… Nadie para confiar y, para colmo de males, el día 20 de este mes, el tal Donald Trump asume el poder en los “yunaites”.

Oh, y ahora, ¿quién podrá defendernos? Será un largo y complicado 2017. Tomen las cosas con la mejor calma posible; si les alcanza el dinero compren frutas y verduras; si hay oferta de cervezas, aprovechen; hagan ejercicio y caminen hacia su chamba por lo menos una o dos veces por semana y, principalmente, hagan “prau prau” cuando puedan porque quizá, el día de mañana, de tanta crisis existencial y económica, ya no “paraguas” y eso sí que sería mortal.

Amiguitas y amiguitos, ya saben: sugerencias para que se construyan más ciclovías en Mérida y así ahorrar algo de gas y plata, enviarlas a [email protected] y/o [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios