20 de Septiembre de 2018

Opinión QRoo

Una experiencia en el Valle de Santa Elena

Hace unos días realizamos una labor de campo por el Valle de Santa Elena...

Compartir en Facebook Una experiencia en el Valle de Santa ElenaCompartir en Twiiter Una experiencia en el Valle de Santa Elena

Hace unos días realizamos una labor de campo por el Valle de Santa Elena, en las cercanías de Uxmal, en compañía de mi amigo Jorge A. Domínguez Dzib. Nos internamos en el monte después del mediodía, abriendo brecha machete en mano caminamos alrededor de medio kilómetro bajo el monte, quitando la maleza que había a nuestro paso. Después de un buen rato, llegamos a un montículo de regular tamaño que corresponde a una edificación de mampostería que conservaba la mitad de la bóveda en pie y que fue construida con piedras careadas bien labradas y de dimensiones menores de las que integran los edificios de Uxmal. La cara exterior del muro sobre el que se apoya la mitad de la bóveda se hizo con piedra de recubrimiento burdamente labrada dispuesta en hiladas colocadas unas en sentido vertical y otras en sentido horizontal, lo que da una clara idea de la falta de dominio en la construcción. Sin embargo, las piedras de recubrimiento en el interior del cuarto, así como las que integran la bóveda, presentan un mejor corte.

El edificio anteriormente descrito, junto con otros tres vestigios, forma un arreglo de cuadrángulo. El ubicado al norte se encuentra aún en pie, pero totalmente cubierto por un árbol de copo o álamo. El cuarto central conserva la bóveda completa, pero requiere un trabajo emergente de conservación. Este edificio, en su perímetro, lleva una moldura como una faja lisa a la altura de la entrada; tanto la faja como las piedras del recubrimiento del muro exterior son de piedras labradas de menos de veinte centímetros por lado; las piedras careadas del interior, tanto en los muros como en la bóveda, están labradas, pero sin llegar a la perfección. Sobre la moldura se encuentra el friso construido con piedras burdas totalmente diferentes a las del muro y la bóveda. Entre las piedras burdas del friso aún conserva la argamasa con cuñas que integran el rejunte para dar estabilidad al friso. Por sus características arquitectónicas, este edificio se fecha entre los años 750 y 820 dC y corresponde al estilo Puuc Temprano.

Otros rasgos importantes en este sitio son una buena cantidad de chultunes en las plazas, grandes basamentos con esquinas de ángulo redondeado y dos bóvedas en forma de escalera invertida. Este asentamiento ofrece evidencia de la arquitectura temprana enclavada en el Valle de Santa Elena.

 

                              

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios