14 de Noviembre de 2018

Opinión

La Plaza Grande

Justo frente a Catedral había un puesto de madera que siempre estaba lleno de gente comprando vasos de espumosa “sidra” de sabores.

Compartir en Facebook La Plaza GrandeCompartir en Twiiter La Plaza Grande

Entre los papeles, apuntes y fotografías del viejo cascarrabias que he estado revisando encontré una imagen de la Plaza Grande –cómo me insistía en llamarle así, “no zócalo”, que “es cosa de huaches y entes parecidos”- rodeada de taxis, inclusive algunos de aquellos fotingos, pero también Studebaker y Plymouth, todos bien alineados en las aceras del parque.

Ahí mismo en la Plaza, justo frente a Catedral, se ve un puesto de madera que –hasta donde recuerdo- siempre estaba lleno de gente comprando vasos de espumosa “sidra” de sabores que se hacían con jarabes y agua carbonatada. Niños el viejo y yo, a veces íbamos al puesto.

Esa imagen de la Plaza Grande –calculo que sería de los años 50, quizá a finales- me trajo innúmeros recuerdos. Era el sitio de reunión preferido de los meridanos, bajo sus frondosos árboles se tomaba el fresco a toda hora, inclusive en las madrugadas, los boleros dejaban lustrosos los zapatos de los señores y las señoras atravesaban a prisa para ir a tomar el camión después de la misa o con la compra del día en el mercado. Ahí mismo se cerraban contratos para bailes, corridas y otras festividades de los pueblos con músicos y toreros y podía uno contratar un albañil para trabajos en la casa.

En la mera Plaza había hasta cantinas: El Regalo, del tío Tacho, y El Aguila, entre otras.

¡Cómo me sacude lo memoria este viejo, hasta ya muerto!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios