15 de Octubre de 2018

Opinión QRoo

Incongruencias legislativas

Solamente se ponen de acuerdo cuando tienen que aprobar algo que los beneficie a todos.

Compartir en Facebook Incongruencias legislativasCompartir en Twiiter Incongruencias legislativas

Los diputados de la XV Legislatura del Congreso del Estado solamente se ponen de acuerdo cuando tienen que aprobar algo que los beneficie a todos, como es el caso del incremento al doble de su dieta mensual, quedando en más de 46 mil pesos. 

Esto significa que sumado a su sueldo, están ganando más de 87 mil pesos cada mes, cantidad nada despreciable para estos grises personajes, quienes han pasado sin pena ni gloria por la legislatura del cambio, que había provocado grandes expectativas después de la actuación de la lacayuna XIV Legislatura. 

En tan solo un año de ejercicio constitucional, los actuales diputados han demostrado que lo suyo no es precisamente la rendición de cuentas, ni la transparencia y mucho menos la congruencia. 

Mientras miles de quintanarroenses que votaron por ellos siguen esperando que cumplan sus promesas de campaña, los legisladores se preparan ya para saltar en busca de otra candidatura para la cual se sienten capacitados, pero los ciudadanos serán los que al final dirán la última palabra. 

Lo cierto es que la actuación de los integrantes de la actual legislatura, pasará a la historia como una de las más mediocres, echando a la basura el gran apoyo de los ciudadanos y se convirtieron en lo mismo que tantas veces criticaron del PRI y sus aliados. 

Finalmente, la sociedad se queda con un amargo sabor de boca, en particular al creer que los actuales diputados apoyarían las sentidas demandas de los quintanarroenses y no a defender sus intereses personales y partidistas. 

Al terminar su gestión en los próximos meses, muy pocos de ellos serán recordados como aliados de las causas populares que enarbolaron con tanta pasión, misma que pronto se diluyó al llegar al poder. 

La decisión de incrementarse la dieta mensual hasta en un 100 por ciento, debe entenderse como una forma de asegurarse una percepción económica que quizás no vuelvan a disfrutar y sobre todo la indiferencia ante las necesidades de las mayorías que tienen que conformarse con sueldos de hambre y miseria.

Decíamos que en las siguientes semanas, muchos de los diputados estarán en la búsqueda de una nueva oportunidad para volver a engañar a los quintanarroenses con promesas falsas, pero los ciudadanos hoy saben que no pueden confiar en ellos. 

En especial, los diputados surgidos del PAN y del PRD, con cuyas siglas el actual gobernador sacó al PRI de la máxima silla del poder político estatal, no pueden confiarse de que nuevamente tendrán el voto de la ciudadanía. 

Poco o nada han hecho para ganarse la confianza de la gente y al contrario, se convirtieron en lo mismo que tanto juzgaron en tiempos no tan remotos: que los legisladores no son más que piezas del poder y como tales, no se deben al pueblo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios