17 de Noviembre de 2018

Opinión

¡Salte de tu zona de confort!

Cuando terminamos con una relación ya sea de pareja, amistad, familiar, o incluso laboral, nos centramos...

Compartir en Facebook  ¡Salte de tu zona de confort!Compartir en Twiiter  ¡Salte de tu zona de confort!

Cuando terminamos con una relación ya sea de pareja, amistad, familiar, o incluso laboral, nos centramos en sólo pensar las cosas negativas que nos hicieron terminar.

Muchas veces nos cuesta reconocer que nosotros, en algunos casos, también contribuimos en un 50% de lo que hace que se rompa tal relación.

Una vez me puse a pensar para poder entender por qué una relación de pareja, en la que incluso ya hay hijos de por medio, después de haber decidido vivir juntos y empezar supuestamente una vida feliz, podía terminar en un divorcio y en la mayoría de los casos en muy malos términos.

Y creo que el amor más que terminar, debería crecer pues cada día hay muchas más cosas vividas juntos. Obviamente hay un día a día que hay que saber llevar, hay situaciones que hacen que la relación tambalea pero, ¿puede un gran amor llegar a un gran odio?

Creo que al pasar los días la relación va cayendo en una zona de confort que nos hace sentir que ya tenemos ganada esa relación, por eso parece que dejamos de esforzarnos por dar lo mejor de nosotros como cuando empezaba, aunque hay cosas que ya viviendo juntos cambian por obviedad, eso es lo que hace ya dejar a un lado detalles, o cambia el interés que mostrábamos, como se va cambiando, con esa relación pero no es que deje de gustarnos, sentir esas mariposas que hemos sentido todos alguna vez, es cuando se voltea a ver a alguien más, a alguien nuevo, cosa más inútil no podemos pensar porque al paso de los años, volverá a suceder, lo cual quiere decir que el cambiar de relación no era la solución, me estoy refiriendo a relaciones en las que "al principio" sí existía un gran amor.

Dando otro ejemplo, cuando buscamos un trabajo que al paso de los días al fin lo conseguimos, los primeros días somos los más eficientes pero vamos tomando la medida, vamos bajando el rendimiento, pues caemos en la zona de confort nuevamente, por lo que más que zona de confort, parece que es como ¡el triángulo de las bermudas que nos hace perder!, porque no todas las otras partes están dispuestas a conformarse a seguir así, si quieres evitar caer en esta zona en cualquier situación, tienes que tomarte la vida con más emoción, tienes que estar dispuesto a dar lo mejor de ti cada día, a hacer tu que las cosas sucedan, o no dejar de ser esa persona que hizo que se enamoraran de ti.

No debes permitir que dejen de ver en ti a la persona eficiente que hizo te contrataran en un trabajo, la vida no es difícil, ni es un reto, la vida solo se vive intensamente y con gran responsabilidad y si tómatela en serio, tú tienes el poder de que las cosas sucedan, si estas a punto de una separación, analiza las cosas que has dejado de hacer para llegar a ese punto.

Hablando de una relación creo que te ayudará mucho recordar lo que has pasado junto a esa persona, las ilusiones con las que empezaron a caminar juntos, el estar dispuesto a renunciar a todo lo que afecte que no pueda sanar, a veces puedes dar oportunidad a una segunda parte y volver a empezar, no te arrepientas de lo que has dejado de hacer cuando aún estás a tiempo de hacerlo ¡sólo hazlo!

Las cosas si pueden ser para siempre pero hay que cuidarlas, pero tal parece que ya cualquier cosa o persona podemos hacerlo desechable. Piensa bien que has dejado de hacer no solo veas lo que has hecho y entonces te darás cuenta de las muchas cosas que pueden cambiar, si es cierto que no todo depende de ti pero aun así no dejes de hacerlo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios