21 de Noviembre de 2018

Opinión

Un gobierno que sigue sin rumbo

El mensaje presidencial se quedó corto con la expectativa que despertó y la necesidad de generar confianza y esperanza de que las cosas mejoraran sustancialmente. La falta de una necesaria autocrítica fue evidente.

Compartir en Facebook Un gobierno que sigue sin rumboCompartir en Twiiter Un gobierno que sigue sin rumbo

Ante la crisis por la que atraviesa el país, se nos anunció que habría un anuncio presidencial de reestructuración radical que modificaría lo que no funciona. Finalmente, fue otra oportunidad desaprovechada.

Y no es que se desdeñe la bondad de las propuestas e iniciativas presentadas. De hecho algunas de ellas ya habían sido presentadas con anterioridad y por falta de pericia o la mezquindad de algunos no se logró su aprobación. 

El caso es que el mensaje presidencial se quedó corto con la expectativa que despertó y la necesidad de generar confianza y esperanza de que las cosas mejoraran sustancialmente. La falta de una necesaria autocrítica fue evidente. Incluso ante la ineficacia demostrada por el equipo presidencial se perdió la oportunidad de reestructurarlo para incorporar a hombres y mujeres de probada capacidad y honradez. Faltó involucramiento de la sociedad. Todavía se está a tiempo.

Sigue ausente el liderazgo necesario para este momento trágico. No se requiere un gobernante cuidador de su imagen. Se necesita un liderazgo que motive, que dé confianza y que en esta hora tan oscura se convierta en un verdadero jefe de Estado. El “horno no está para bollos”; ya las encuestas presentan que -peligrosamente a dos años de ejercicio– una mayoría aplastante reprueba la actuación gubernamental.

Ninguna ley, por muy buena que sea, cambiará para bien las cosas si la ineficacia y la falta de transparencia del equipo presidencial o de sus cercanos siguen campeando. De hecho no son pocos los gobernadores que después de aplaudir el mensaje se retiraron a sus entidades para seguir en la más feroz falta de transparencia en el manejo del erario y en su uso electoral. La mejora del marco jurídico será insuficiente si los encargados de su aplicación siguen en la simulación. De ser así nos esperan 4 años que pasarán con más pena que gloria. Y México no se lo merece.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios