18 de Diciembre de 2018

Opinión

¡Y ahora a soportar tres años!

Han terminado las mediocres y fastidiosas campañas de los candidatos a integrar Ayuntamientos y diputados locales...

Compartir en Facebook ¡Y ahora a soportar tres años!Compartir en Twiiter ¡Y ahora a soportar tres años!

Han terminado las mediocres y fastidiosas campañas de los candidatos a integrar Ayuntamientos y diputados locales, no así el suplicio para los electores que, ahora, después de elegirlos este domingo 7, tendrán que seguirlos manteniendo con sus impuestos por tres largos años. Este es el drama de los electores: que con sus impuestos tienen que costear no solo sus campañas a toda esa caterva de sujetos sino que después les tienen que seguir pagando sus sueldos. 

Y esto es siempre. Cada trienio o cada sexenio. Y no solo a nivel estatal sino nacional pues cuando hay que elegir diputados federales y senadores o presidente de la República la historia se repite.

Pero aquí los únicos que ganan son los candidatos y sus familiares y amigos porque ellos (los electores) siempre están en las mismas e incluso peores. Ahí tenemos que cuando ganaron la Presidencia los panistas Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa se esperaba que las cosas mejoraran, pero fue todo lo contrario. Y ahora que el PRI retomó el poder no se ve que esté ocurriendo ninguna mejoría. Y es que lo dicho, los que buscan llegar a esos cargos no lo hacen para beneficiar a los demás sino para beneficiarse.

Volviendo a los candidatos que este próximo domingo fueron electos: no ofrecieron nada de gran trascendencia porque no tienen nada que ofrecer. Los que resulten ganadores tendrán que sujetarse a lo que ya está establecido y a las pautas que ordene el gobernador que es quien manda a los Ayuntamientos. Los diputados locales menos podrán hacer nada pues el mote de “levanta dedos” no se lo han podido quitar. Y no se le quitaran jamás.

Como siempre ocurre y ha ocurrido cada trienio o sexenio, esta vez surgieron por doquier perfectos desconocidos o políticos que han brincado de un cargo a otro exaltando sus propias virtudes para hacerles creer a los electores que son la solución a sus problemas. Pero todos sabemos que lo único que buscan es acomodarse en los puestos para ya después olvidarse de quienes les dieron sus votos.

Caras y nombres que nunca se habían visto o escuchado  y que quizás hasta ni en sus casas los conocían surgieron de repente en mantas y periódicos ostentándose como los salvadores de la humanidad y los solucionadores de los problemas de la gente cuando de todos es sabido que ni sus propios problemas pueden resolver. Y es  que esto de la política se ha vuelto para esos individuos un “modus vivendi” del que obtienen jugosos recursos con nuestros impuestos.

Muchos de los que participaron en estos procesos electorales sabían que no ganarían, pero a ellos no les importa pues aunque sean como regidores que queden ya tendrán un sueldo y prebendas seguros.

Que amorosos se vieron esos candidatos con la ciudadanía al salir en las fotografías de los periódicos, pero todos sabemos que una vez que estén en los puestos que quieren nunca más los volverán a ver los electores.

De todas maneras, y como esto no va a cambiar a menos que se deshicieran las leyes que les dan todas esas prerrogativas y privilegios, este domingo los electores votaron por esos candidatos para integrar los diez Ayuntamientos y 25 diputados locales.

Mucha gente no es dueña de lo que tiene

Esta es una gran verdad. Mucha gente no es dueña de lo que tiene. Especialmente de lo que compra a crédito. Por ejemplo esos que compran una casa y la van a pagar en 10, 15, 20 o hasta más años. O los que compran un carro y que lo tienen que pagar en 2, 3 o hasta 4 años.

En realidad los dueños de esos inmuebles o vehículos siguen siendo los que los venden porque si el comprador no paga los recogen y el comprador pierde hasta lo que había dado de enganche o pagado.

Pero lo curioso es que a pesar de esto, la inmensa mayoría sigue comprando así  y hay quienes hasta lo que comen diariamente lo compran a crédito con las famosas tarjetas de crédito que ahorita tanto abundan.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios