21 de Septiembre de 2018

Opinión

Yo ya me acostumbré... ¡a ser feliz!

A todo se acostumbra uno, y no hablo sólo del ser humano, la naturaleza en general, se acostumbra y se adapta de tal manera que si...

Compartir en Facebook Yo ya me acostumbré... ¡a ser feliz!Compartir en Twiiter Yo ya me acostumbré... ¡a ser feliz!

A todo se acostumbra uno, y no hablo sólo del ser humano, la naturaleza en general, se acostumbra y se adapta de tal manera que si hay que hacer un cambio o mutar, se hace, pero hablando de nosotros los seres humanos, aunque puede ser muy conveniente en algunos casos y en otros no, y lo que es más, no permitamos acostumbrarnos al maltrato, humillaciones, y cualquier cosa que nos obligue a vivir de una manera que no queremos.

No es nuevo ver a parejas que ya están acostumbradas a llevar una mala relación y ya no hacen nada por cambiarla, hay niños acostumbrados a los malos tratos y gritos de sus padres, hay asistentes laborales que ya ven "normal", que su jefe los humille por su diferente jerarquía laboral, en fin, no terminaría de enlistar a todo lo mal que podemos acostumbrarnos, y físicamente también tendemos a acostumbrarnos a no respirar bien, a tener un dolor constante, a ver siempre por los demás y olvidarnos de nosotros, acostumbrarnos a ser felices, a sonreír, es el mejor hábito que debemos procurar, el vivir bien no tiene nada que ver con tener dinero y vivir con lujos, si nos acostumbramos a sonreír.

Se hará un hábito pero una sonrisa no es sólo un gesto en la cara el sonreír, tiene que venir con una buena actitud. Estamos acostumbrados a trabajar, pero debemos buscar un trabajo que nos guste hacer, que en cada momento que desempeñemos nuestra labor nos haga sentir satisfacción, si amamos lo que hacemos el estímulo monetario que recibamos será un plus, el trabajo no debe ser una rutina que nos consuma por "tener" que hacerlo.

Cuando tenemos hijos no debemos educarlos por obligación, si no que seremos una guía que haremos con amor y con gusto, lo que busca nuestra naturaleza es sobrevivir a causa de las adversidades que se nos presenten, a eso sí debemos acostumbrarnos a que debemos buscar nuestro bienestar.

Cuando perdemos el interés y empezamos a decir "así tiene que ser", "esto fue lo que me tocó vivir", dejamos que la vida nos controle sin hacer nosotros que las cosas sucedan, no es lo que nos toque vivir eso, sólo es el nulo esfuerzo por agarrar esa bocanada de aire que tenemos que agarrar de nuevo, sacudirnos y seguir esforzándonos por llevar nosotros las riendas de nuestra vida, de la excelencia a la que debemos mantener nuestro nivel de bienestar, ya sacúdete y pregúntate a que te estas acostumbrando, que más bien sería, ¿tú con que te estás conformando?.

La vida es tuya y tú decides hacia dónde vas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios