19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Oración, puente divino

La amistad con el Padre brinda fuerza ante cualquier dificultad, ya que nos lleva a un proceso de entendimiento y humildad.

Llaman a revalorar la importancia de hablar con Dios. (SIPSE)
Llaman a revalorar la importancia de hablar con Dios. (SIPSE)
Compartir en Facebook Oración, puente divinoCompartir en Twiiter Oración, puente divino

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- “La oración es el puente que conduce de vuelta al Padre”, manifestó la especialista en ontología Alejandra Jiménez Virgen, invitada del programa radiofónico “Salvemos Una Vida” que transmitió un mensaje a las personas para revalorar la importancia de hablar con Dios.

 “La oración es esa parte donde nosotros invocamos la puerta que resucitó a Jesús, por lo que toda oración debe comenzar en el nombre de Jesús, entendiendo que todo lo que poseemos y respiramos, es por su voluntad, amor misericordioso hacia los hombres, y debemos entrar en un proceso de reconocimiento y humildad con el mismo amor que él nos concede”, apuntó.

Las presentadoras de esta emisión que se transmite por Amor 100.1, Alis García y Esperanza Nieto, indicaron que se requiere humildad para saber reconocer que incluso, el aire para respirar que es esencia de la vida es otorgado por el Padre, y de ahí que la oración es parte de este vínculo con el Señor, para agradecer por lo que se tiene y para pedirle apoyo cuando se requiere.

Jiménez Virgen manifestó que cuando una persona está pasando por un momento de tristeza y depresión, por una fase económica difícil, piensa que por qué Dios lo trata así.

Lo mismo pasa cuando otra persona es víctima de violación, injuria, maltrato, dice por qué Dios permitió que lo tratarán así, y se enfrentan a la duda de si Dios existe, porque se puede ver que la vida de otros es mejor que la de ellos y pensar que es injusto.

“Es entonces cuando no sólo se pierde la fe, sino que no se entiende la vida, y hay un proceso muy profundo de que si usted ha perdido en Dios, si no siente que su vida tiene la bendición o la influencia de una fuerza intangible o sagrada, lo único que dice Dios es que se han olvidado de hablarle y es ahí donde entra el proceso de la oración, saber pedirle a Dios salvación, saber darle gracias, porque simplemente tuvo la oportunidad de despertar”, puntualizó.

De esta manera, dijo que las personas deben empezar a darse cuenta que todo proceso para salir avante es voluntad del Padre, incluso el tener alimento o no en la mesa.

Recalcó que la oración no es un estribillo que se deba repetir sin conciencia, es constante para que la voluntad del Padre se manifieste de manera cotidiana y levante el espíritu hacia su propio ser y su propio bienestar.

La voluntad de Dios y de las personas para la oración Bíblicamente se dice que cuando el Padre que es bueno, si el hijo le dice tengo hambre dame un pan, el padre no le va a dar una serpiente; lo que pasa es que a veces las personas son tercas, obstinados o algo más delicado: sordos, mencionó Jiménez Virgen.

Los seres humanos desde que nacen tienen dones, esos dones los da Dios cuando nos da la vida.

“Cuando tu pasas un momento difícil en la vida que puede ser desde que no tenga ninguna ilusión por cuál vivir, hasta cuestiones menores como haberse roto un dedo, está pasando por un momento de sufrimiento en mayor o menor grado, esos pequeños sufrimientos se viven para entrar en un proceso de entendimiento y humildad, de entender cuán necesario es no ser arrogante y no ser soberbio”, apuntó.

En este sentido, refirió que es necesario analizar si se está comprendiendo la voluntad del Padre y hace la voluntad del Padre o hace lo que le da su gana.
“Porque la gente, la mayoría de nosotros, como humanos actuamos en relación a la satisfacción de nuestras necesidades personales y en base a esas ganas de lo que queremos, no decimos qué quieres comer, que te nutra, te haga sentir saludable, la pregunta es de qué traes ganas, es decir cuál es tu antojo”, subrayó.

Cuando Jesús dice “aquel que me ame y me quiera seguir que inicie por obedecer los 10 mandamientos”, lo que es un tipo de oración activa.

“Entonces hagamos conciencia, realmente: ¿usted honra a su padre y a su madre?, ¿hace cuanto que les habla y les dice que los quiere, come con ellos? Porque una cosa es ir el 10 de mayo o el “Día del Padre” y otra cosa es estar al pendiente de que sus padres, para que sepan todos los días que los amas”, manifestó.

Alis García dijo que todos los seres humanos desde que nacen tienen dones, esos dones los da Dios cuando da la vida y las personas casi nunca se sientan a analizar, ni como adultos, ni como jóvenes, qué están haciendo de su vida con esos dones que Dios le puso a cada uno.

La prueba

La experta en ontología destacó que Dios es omnipotente y es el único que no nos abandona, nos salva de todo y el único que todo provee y no falla.

De esta manera invitó a las personas a hacer una prueba, que consiste en realizar tres acciones que a continuación se presentan en ocho días y después escribir o hablar y dar  testimonio de qué fue lo que pasó, en qué cambió y esto se publicará como un “Testimonio de Salvemos Una Vida”, para que todos lo puedan leer y seguir, ya sea anónimo o con el consentimiento.

Explicó que lo primero que la persona deberá hacer es levantarse y dar gracias a Dios porque amaneció con fuerzas, reconociendo en el Padre que todo proviene de él y todo se devuelve a él.

“Con una oración tan sencilla como gracias Dios por el día de hoy, toda la fuerza, toda la alegría que tú me das te la devuelvo Padre, lléname de ti, a mi hogar, a mis compañeros de trabajo, compartamos con todos”, refirió.

Una segunda cosa es que antes de que comer cualquier cosa, incluso si es la mamá que prepara los alimentos, que diga “En nombre de Dios gracias Padre por lo que hoy vamos a comer, bendice las manos que han preparado”, a esto agregar que no le falte ningún alimento a nadie, que Dios provea en su misericordia de alimento todas las mesas en todo el mundo.

Cuando una persona está pasando por un momento de tristeza o depresión, piensa que es porque Dios lo quiere así

Como tercer punto, en la noche, antes de ir a descansar, dar gracias a Dios por el día, por las cosas fáciles y las que no fueron fáciles, que lo ampare, lo ilumine, lo proteja, no sólo a su persona, también a sus padres, sus hermanos, amigos y a todos los que no lo quieran, no lo entiendan, o dicho vulgarmente a todos sus enemigos, y por último pídale a Dios lo que necesite.

“No es sólo pedir dinero, es decirle Padre ayúdame a sanar mi economía, ayúdame a comprender cómo debo de llevar mis gastos y pagar mis deudas, ayúdame a que llegue el dinero para que cubra todas las necesidades y no lo despilfarre o lo mal emplee, porque a veces el recurso llega y el problema es que somos manirrotos y no se les da prioridad a las cosas”, enfatizó.

De esta manera, dijo que lo importante es que se entienda que la oración pide algo fundamental: un corazón que tenga creencia de que las cosas buenas van a suceder y la perseverancia o constancia de solicitarle al Padre con gratitud o amor, por eso primero se debe dar gracias y después solicitar.

Contacto “Salvemos Una Vida”

Al teléfono 9453777 o al 075 para emergencias las 24 horas del día. La dirección del Centro de atención de prevención del suicidio “La Casita” se encuentra ubicada en la calle 56 entre 49 y 51. Se ofrecen  talleres toda la semana para quienes quieren vivir con calidad y felices y atención psicológica para quienes ya no quieren seguir viviendo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios