18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Para defender a su hijo, mujer mató a una bestia

Después de disparar contra el monstruo descubrieron que se trataba de una bruja.

Existió una mujer que por defender a su bebé se enfrentó y venció  a un monstruo conocido como “Boob”, producto de una maldición del Ak’ab Naj. (SIPSE)
Existió una mujer que por defender a su bebé se enfrentó y venció a un monstruo conocido como “Boob”, producto de una maldición del Ak’ab Naj. (SIPSE)
Compartir en Facebook Para defender a su hijo, mujer mató a una bestiaCompartir en Twiiter Para defender a su hijo, mujer mató a una bestia

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Hoy les presentamos el caso de una valiente mujer que por defender a su hijo logró vencer a una temida bestia; es un relato interesante que nos mandó el lector Mario Alfonso Martín Cardeña de la ciudad de Mérida.

El monstruo era conocido como “Boob”, fue producto de una maldición del Ak’ab Naj; lo describen como una monumental bestia de enormes colmillos y pelos de punta que le cubre todo el cuerpo y con el hocico babeante. Este ser maldito habitó en la espesura de la selva en un tramo antiguo con dirección a Payo Obispo, conocido como Tzuk Ha’as.

El feroz animal devoraba con verdadera saña a todo aquel viajero al que para su mala suerte le entrara la noche por ese camino escabroso, por lo que conociendo lo que les esperaba apresuraban el paso bajo la enorme selva, para buscar salvar sus vidas.

Toda persona que se atreviera a cruzar por esa ruta tendría que pensarlo varias veces, de tal manera que aprovechara al máximo la luz del día para cruzar esa zona peligrosa. Cabe comentar que la horripilante bestia solo devoraba a los hombres y no a las mujeres.

La casa

Ante este persistente peligro, los temerosos pobladores prefirieron construir una enorme casa hecha de huano y palos a una altura ocho metros sobre las ramas de un árbol de zapote con enorme tablado, para que ahí pudieran descansar los viajeros.

Para subir a la choza, utilizaban una cuerda, de tal modo que cuando ya todos estaban arriba, se recogía lentamente la soga permaneciendo completamente aislados del piso. A la cabaña le llamaron “Ak’ab Naj”.

Los caminantes apresuraban el paso para tratar de llegar a tiempo a su destino antes que les cayera la noche, al pernoctar ahí se escuchaban desde lo alto los espeluznantes alaridos de la bestia, furiosa y hambrienta de carne humana. Así trascurría el tiempo en las noches de luna llena los aullidos del animal se escuchaban en toda la selva, los animales corrían aterrados para protegerse de este ser, mitad hombre, mitad animal.

Los más atrevidos cazadores desafiado el miedo se armaban de valor, pero por más que intentaron acabarlo, ningún tipo de arma le hacía daño a la bestia, los más famosos sabios del pueblo consultaron el “Ah’kín” (culto solar) y los sacerdotes coincidieron en que sólo una mujer valiente podría destruir al terrible monstruo.

La noche decisiva

Entonces, llegó una noche tétrica cuando un joven matrimonio con un hijo en brazos y enfermo, se dirigían a Payo Obispo en busca de un médico para sanarlo, sin mediar el peligro apresuraron el paso pero les gano la obscuridad en el camino, sabiendo del peligro que les acechaba decidieron que lo mejor era pasar la noche en el “Ak’ab Naj”, para ello primero subió la mujer y después el joven con el niño en brazos, ya una vez instalados en el tablado de la casa se dispusieron a descansar.

Al poco tiempo la pareja comenzó a escuchar los rugidos del animal, el niño se asustó demasiado y comenzó a llorar. El llanto del menor llamó la atención de la bestia que olfateó la carne humana y enfurecido por la altura agrandó sus aullidos mientras que el niño lloraba mas insistentemente.

Sabiendo del peligro por la enfermedad de su hijo, el joven padre, desesperado a pesar de la negativa de su mujer tomó su escopeta y decidió bajarse de la casa para hacerle frente a la Bestia, aunque sabía de antemano que no la iba a matar, pero tomó el suficiente valor y descendió de la soga.

En tierra, el joven se enfrentó en una lucha despiadada y dispareja con el animal que rabioso se le fue encima, entre ruidos, disparos y gruñidos en medio de la oscuridad, el horripilante Boob acabó con la vida del valiente joven a quien devoró con demasiadas ansias.

El enfrentamiento

Al ver lo que ocurría con su compañero, la infeliz mujer dejó asegurado al niño atado en la tarima de la casa colgante y bajó para ayudar a su esposo, tomó la ensangrentada carabina y se fue acercando lentamente, apuntó en dirección al cuerpo de la babeante bestia, apretó el gatillo del arma y ésta cayó como fulminada por un rayo.

Enseguida corrió a ver a su esposo cuyo cuerpo destrozado y ensangrentado yacía tirado entre las hojas de los árboles, lo abrazó de forma desesperada para reanimarlo, pero al ver que éste no respondía decidió tomar a su hijo y salir corriendo del lugar, dirigiéndose al poblado más cercano para pedir ayuda.

Asombrada la gente salió de sus casas para escuchar que la fiera había sido abatida por la mujer. Aún temerosos por la noticia, los pobladores resolvieron esperar a la mañana siguiente para acompañar a la mujer en busca de su esposo.

Muy temprano los hombres del pueblo fuertemente armados con sus carabinas se fueron acercando sigilosamente al “Ak’ab naj”, lo primero que vieron fue el cuerpo destrozado del hombre, en su intento de huida el animal fue dejando una línea de sangre que se adentraba en la tupida selva.

Muy decididos los hombres siguieron las huellas de la sangre y alcanzaron a llegar ante una semioculta gruta, en cuyo fondo encontraron el cadáver de una mujer en quien reconocieron el cuerpo de la curandera o bruja del pueblo que residía en los alrededores de la comunidad.

Los más viejos del pueblo aconsejaron como un escarmiento cortarle la cabeza y untarle sal. La cabeza la colocaron en el brocal de un antiguo pozo en el mismo camino y que al paso del tiempo la gente fue conociendo al lugar como “Pool Winik” (cabeza de hombre). Este pueblo, hoy existe con el nombre de Polikín cercano entre Petcacab y Noh Bec, ahora son pueblos prósperos que conservan su historia y la alegría de sus habitantes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios