20 de Octubre de 2018

Yucatán

'Paracaidistas' siguen invadiendo la ciénaga en Progreso

Vecinos de la comisaría de Chicxulub Puerto retomaron la intención de 'ganarle' terreno al pantano para construir viviendas.

Los 'invasores' rellenan la ciénega con escombro y arena para construir sus viviendas. (Milenio Novedades)
Los 'invasores' rellenan la ciénega con escombro y arena para construir sus viviendas. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Paracaidistas' siguen invadiendo la ciénaga en ProgresoCompartir en Twiiter 'Paracaidistas' siguen invadiendo la ciénaga en Progreso

Milenio Novedades
PROGRESO, Yucatán.- Tras poco más de tres años de haberle ganado cerca  de seis kilómetros cuadrados a la ciénega (o ciénaga: pantano o masa de agua estancada NdeR), en donde se fundara la zona conocida como “Colonia Divino Niño” en el oriente de la comisaría de Chicxulub Puerto, nuevamente “paracaidistas” vuelven a rellenar la zona salinera y a talar la vegetación para continuar expandiendo las viviendas.

Hace poco más de un mes, vecinos de esta comisaría comenzaron otra vez su intención de “ganarle” terrenos a la ciénega, rellenando partes de la misma con escombro y arena, sepultando bajo distintos tipos de vegetación y talando toda la restante. El avance registrado en esta ocasión fue de cerca de 60 metros de extensión, generándose unas 10 nuevas "propiedades". 

Como resultado de esos rellenos clandestinos, ha surgido un segundo problema porque al colocar los escombros se dejó un espacio que formó una pequeña aguada de líquido acumulado en el sitio que, anbte la falta de corriente, paulatinamente se ha convertido en zona pantanosa y criadero de moscos, que sin lugar a dudas perjudica de manera directa a los mismos vecinos del área al transformar el lugar en un foco de infección. 

Estos problemas dieron inicio hace varios años, cuando las primeras personas comenzaron a tomar terrenos de dicha área pegada a la ciénega, lo que meses después fue imitado por decenas de familias que, talando árboles en el área y rellenándola, ganaron espacios de tierra para erigir sus viviendas.

Los terrenos fueron en su momento divididos y entregados por una ex lideresa de la comunidad, consiguiendo abarcar cerca de seis kilómetros cuadrados, fundando de esta manera el área conocida como “Colonia Divino Niño”. 

Actos similares se repiten en toda la franja de humedales de Chicxulub Puerto, en donde personas sin el más mínimo sentido del impacto ambiental, deciden rellenar áreas, talar la flora del lugar y destruir ecosistemas, con el objetivo de tener un techo al cual llamar “hogar”, o en su caso adueñarse de una propiedad más para beneficio propio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios