18 de Diciembre de 2018

Yucatán

Paraderos de Mérida, entre cantinas y vendedores

Además de ambulantes, los usuarios del transporte público deben soportar a clientes y meseras de los bares mientras esperan su camión.

En la calle 67 entre 60 y 62 del centro se ubican cinco cantinas y bares; en esa zona toda la calle funciona como paradero. (Milenio Novedades)
En la calle 67 entre 60 y 62 del centro se ubican cinco cantinas y bares; en esa zona toda la calle funciona como paradero. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Paraderos de Mérida, entre cantinas y vendedores Compartir en Twiiter Paraderos de Mérida, entre cantinas y vendedores

Martha Chan/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Miles de usuarios del transporte público tienen que sortear casi todos los días a los clientes y meseras de las cantinas del Centro Histórico, ya que la mayoría de los paraderos se encuentran a escasos metros de las entradas de bares.

Además de las cantinas, los espacios destinados para que los ciudadanos esperen sus camiones son ocupados por vendedores ambulantes, lo que expone aún más a los usuarios al momento de ascenso y descenso de la unidad.

La ubicación de los paraderos es propuesta de la Dirección de Transporte del Estado de Yucatán (DTEY), pero con aprobación de la Policía Municipal de Mérida (PMM), ya que se toma en cuenta la factibilidad de la vialidad.

Se informó que en el centro de Mérida hay 63 cantinas, cuyos permisos son de antaño, ya que actualmente en la Ley de Salud no existe el rubro de cantina.

En ocasiones las personas que se encuentran en los paraderos presencian altercados entre personas ebrias

De acuerdo con los usuarios, en ocasiones presencian altercados entre personas ebrias, además de insultos u ofensas, principalmente los fines de semana, pues la seguridad disminuye considerablemente, y cuando se suscita un pleito, la policía tarda varios minutos en llegar.

Algunos de esos problemas ocurren en paraderos de rutas del norte, como en la calle 57 entre 58 y 56, en donde se ubica “Mi lindo Michoacán”; en la 56 entre 59 y 61 está “El ancla”; sobre la 63 entre 56, 54 y 52, el “Imperial” y “PP López”; la mayoría de esas rutas viajan al oriente.

En los alrededores de los mercados hay diversas cantinas, las rutas de los camiones viajan a colonias del sur y Kanasín; en la calle 62 entre 67 y 69-A se ubican al menos cuatro, en esa zona aparcan las unidades con rutas para el poniente.

Al respecto, el director municipal de Desarrollo Urbano, Federico Sauri Molina, comentó que actualmente no hay licencias para la apertura de cantinas, debido a la última actualización de la ley de Salud, que negó apertura de esos sitios.

“Las cantinas que existen tienen permisos antiguos, que en su momento otorgó el uso de suelo y la Secretaría de Salud autorizó su apertura; hoy lo único que otorga la Dirección de Desarrollo Urbano es el uso de suelo de construcción, es decir, las existentes pueden ampliar el negocio o remozar sus interiores, pero para ello es necesario el aval del INAH”, explicó.

Por su parte, el titular del DTEY, Humberto Hevia Jiménez, recordó que hace un par de años hubo reubicación de paraderos por la remodelación del Centro Histórico, por lo que cambiar el circuito de ascenso tiene diversos factores.

Esos factores implican los accesos de vialidad, que es lo principal para que no signifique severos problemas de congestionamientos en zonas estratégicas.

Paraderos

El director de la  DTEY, Humberto Hevia Jiménez, manifestó que con el Programa de Modernización del Transporte Público de Mérida, ya no habría paraderos en el Centro Histórico y sólo serían zonas de ascenso y descenso.

Explicó que se prevé un nuevo formato para agilizar el transporte público y evitar problemas y molestias al peatón, como el que pudieran sufrir por parte de personas en estado inconveniente.

Además, señaló que los paraderos también son “invadidos” por vendedores ambulantes, por lo que los usuarios se ven obligados a bajarse de las aceras con el riesgo de ser atropellados.

Se informó que los usuarios pueden reportar cualquier situación que consideran grave a los inspectores del Transporte ubicados en los paraderos.

“Toda asignación de paraderos requiere del visto bueno de la Policía Municipal de Mérida, aunque a veces tienen contrapropuestas, porque involucra cuestiones de vialidad; antes hay una solicitud del concesionario, el cual es valorado en el área de Proyectos y Técnicas de la Dirección de Transporte del Estado de Yucatán (DTEY)”, explicó.

Recalcó que el programa de modernización busca la seguridad de los usuarios, lo que implica que algunos paraderos desaparezcan paulatinamente.

El nuevo esquema de transporte busca la reingeniería de las rutas, que sea un proyecto de servicio troncal, de alimentadoras y circuitos que permitan a los ciudadanos acortar tiempo en sus traslados.

Ese plan involucra a las 206 rutas, que serían reestructuradas y algunas desaparecerían o unificarían y unas más se crearán, de manera que sólo habría ascenso y descenso de pasaje, eliminando  paraderos.

Se prevé que el Centro Histórico deje de ser un gran estacionamiento de camiones y combis, pues se establecería un sistema de semaforización que agilice la vialidad en lugares conflictivos y los ascensos y descensos estarían ubicados entre 200 y 300 metros.

Ambulantes

La Policía Municipal de Mérida (PMM) tiene que reforzar su vigilancia en los paraderos del transporte público del Centro Histórico para evitar que haya ofensas a las mujeres o disturbios, además se necesita una “limpieza” de los ambulantes que obstruyen las aceras, manifestó el regidor de la Comisión de Seguridad, Jorge Dogre Oramas.

Explicó que el problema se presenta más en las noches, cuando las mujeres salen de su trabajo o de la escuela y tienen que esperar su camión casi a las puertas de las cantinas, de manera que el riesgo de que se les falte el respeto es mayor.

“Es urgente que la PMM refuerce su presencia en los paraderos para que los pasajeros tengan mayor seguridad, pues muchas veces los camiones, sobre todo de la zona de los mercados, tardan en llegar y los usuarios están desprotegidos”, subrayó.

La gente no sólo tiene que soportar los estragos de los clientes de las cantinas sino “convivir” con ellos, pues a pesar de que no se permite que viajen personas ebrias en el transporte público, diversos operadores les permiten el acceso.

Asimismo, consideró importante “limpiar” los paraderos de los vendedores ambulantes, ya que ocupan las aceras y los pasajeros quedan expuestos a sufrir un accidente.

“Como comisión hemos presionado para que retiren a los ambulantes que causan molestia para que los pasajeros tengan la comodidad de subir y bajar de los camiones, pero no hemos tenido respuesta de las autoridades municipales, a pesar que el año pasado el alcalde Renán Barrera prometió que desalojaría a los vendedores informales de todas las aceras”, dijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios