24 de Septiembre de 2018

Yucatán

Profeta del fin del mundo habla directamente con Dios

Sus seguidores consideran que el doctor Leopoldo Magaña fue 'instrumento del Señor' para dar a conocer la catástrofe.

El templo donde es 'pastor' el doctor Leopoldo Magaña Aguilar está ubicado en Dzidzantún. (SIPSE)
El templo donde es 'pastor' el doctor Leopoldo Magaña Aguilar está ubicado en Dzidzantún. (SIPSE)
Compartir en Facebook <i>Profeta</i> del fin del mundo <i>habla</i> directamente con DiosCompartir en Twiiter <i>Profeta</i> del fin del mundo <i>habla</i> directamente con Dios

SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La incertidumbre y el temor se apoderaron de personas que consultan en el Centro de Salud de Yobaín, ya que su director, Luis Leopoldo Magaña Aguilar, es el supuesto pastor que encerró a un grupo de personas en un templo cristiano, tras "profetizar" que el pasado miércoles 31 de diciembre se acabaría el mundo por el impacto de un meteorito y una ola gigante.

Personas consultadas indicaron que ahora tienen desconfianza, pues no saben si Magaña Aguilar es un desequilibrado mental, ya que se siente un "profeta" e incluso afirma que habla directamente con Dios.

Según creyentes de la congregación religiosa, el doctor Aguilar Magaña “fue el instrumento para dar la noticia acerca del fin del mundo”.

Algunas personas comentaron que en los últimos días vieron que el médico-profeta actuaba de manera extraña y su tema recurrente era el fin del mundo. Incluso pedía a la gente que se preparara porque era inminente una catástrofe que acabaría con la humanidad.

Se encerraron a esperar el fin del mundo

Como informamos en nuestra edición de ayer, Magaña Aguilar se proclama "pastor" de la congregación religiosa denominada Casa de Dios Iglesia Cristiana Eben Ezer, ubicada en Dzidzantún, donde la madrugada del miércoles 31 de diciembre encerró a un grupo de personas, porque predijo que a las 3 de la madrugada de ese día caería un meteorito en la costa de Santa Clara, lo cual ocasionaría un tsunami que arrasaría con poblaciones costeras y llegaría hasta Dzidzantún.

Como parte de la preparación para esperar el fin del mundo, pidió a sus feligreses que retiraran todo su dinero de los bancos, a fin de reunir 100 mil pesos para comprar víveres que servirían durante la sobrevivencia de la catástrofe.

El templo fue cubierto con tablas e incluso se tapiaron algunas partes para evitar que se filtrara el agua que arrojaría la ola gigante.

A final de cuentas no pasó nada y al lugar acudieron padres de familia que exigieron la salida de sus hijos menores de edad, entre ellos algunos bebés, atrapados en el citado templo.

Sin embargo, Magaña Aguilar se negó a entregarles a sus hijos, a pesar de que desde adentro se escuchaban llantos de niños, lo que más desesperó a los padres, que recurrieron a la policía.

Aborta la "profecía"

Finalmente se permitió la salida de la gente, pero antes el "profeta" amenazó a los padres y a los policías con denunciarlos por interrumpir una adoración. También dijo que al abrirse las puertas del templo ya no se cumpliría la profecía, pues Dios no expondría a los elegidos a una muerte segura.

Al respecto, conocedores de la palabra de Dios pidieron a la gente que no caiga en los engaños de personas que se autoproclaman “profetas" o "pastores”, ya que muchas veces solamente buscan intereses personales o tomar alguna decisión mayor que puede repercutir en la vida de los fieles y sus familias.

Según se averiguó, el jueves el doctor se presentó a trabajar al Centro de Salud de Yobaín como si nada hubiera ocurrido.

Vecinos que viven en casas aledañas al templo se quejan de que en dicho lugar se escuchan gritos constantes de menores de edad asi como ruidos extraños a altas horas de la noche, porque se practican exorcismos.

Magaña Aguilar pertenecía al templo cristiano Evangélica Presbiteriana, pero ante actos psicópatas y desobediencia a esa enseñanza se decidió expulsarlo. En respuesta creó su propio grupo con apoyo del templo Eben-Ezer.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios