27 de Mayo de 2018

Yucatán

 / Navidad

El pavo, un lujo ausente en la Navidad de muchos

Las familias yucatecas hacen un 'sacrificio' para comprar el ave, cuyos precios han aumentado considerablemente.

Un pavo de unos cinco kilogramos, ya preparado y con sus guarniciones, puede significar una cena con costo de hasta 750 pesos. (Notimex)
Un pavo de unos cinco kilogramos, ya preparado y con sus guarniciones, puede significar una cena con costo de hasta 750 pesos. (Notimex)
Compartir en Facebook El pavo, un lujo ausente en la Navidad de muchosCompartir en Twiiter El pavo, un lujo ausente en la Navidad de muchos

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- Numeroso es el menú, como lo son las posibilidades económicas de las familias al momento de elaborar la cena de Nochebuena, un privilegio que p consistir en pavo, pierna claveteada, ensalada rusa y postre.

Para los yucatecos, esta celebración es el mejor motivo para la reunión familiar, principalmente en casa de la matriarca, quien suele ser quien cocine el platillo principal, en tanto el resto de las familia se encargará del postre, los refrescos, la sidra para brindar y las botanas.

Sin embargo, un cambio en los esquemas tradicionales de vida debido a la alta migración de personas que viven en Yucatán, también influyen en el menú, ya que para muchas parejas jóvenes, la Nochebuena es el momento para disfrutar solos, informa Notimex.

Con nueve años en el comercio de pollo y pavo, doña Addy María Sosa de Corona, destaca que para los yucatecos el platillo principal de la Nochebuena es el pavo, por lo que muchas familias hacen un “sacrificio para adquirirlo”.

“Este año nuestras ventas han estado muy lentas, sÍ se vende pero muy lento. Incluso hemos tenido que reducir su costo de 50 pesos a 47 pesos el kilogramo en fresco, con tal de que se venda y también podamos cumplir nuestros compromisos con los proveedores”, comentó.

Va de menos

Las familias, subrayó, hacen un sacrificio muy grande para comprar el pavo, pero eso es lo tradicional; “los que te llevaban un pavo ahora llevan medio y los que llevaban medio te piden ahora un cuarto de pavo”, aseguró.

Sin embargo, reconoció que muchas familias han tenido que cambiar esta ave por el pollo, ya que el precio del segundo es más bajo, ya que oscila entre los 28 y 35 pesos.

El guiso tradicional de la familia determinará qué tan costosa será la cena, por ejemplo, una familia modesta prefiere asar el pavo para elaborar sándwiches y complementar con sopa aguada de macarrones o “coditos”, por lo que un pavo de cinco kilogramos ya terminado para la cena tendrá un costo aproximado de entre 650 a 750 pesos.

Pero si el guiso es demasiado sofisticado, como un pavo “caprichoso” o relleno, este costo puede triplicarse por el empleo de productos como vino de jerez o blanco, nuez de la India, manzana, mantequilla, entre otros ingredientes.

Para Addy Georgina Tuz Sosa, ex comerciante del mercado Lucas de Gálvez, e hija de la entrevistada, la cena de su familia puede superar los tres mil pesos, ya que los miembros de la misma son numerosos.

Un dilema

A su vez, para don Roque Cetina Yah, la cena de Navidad representa un dilema, entre seguir la costumbre que tenía en el pueblo o ponderar la economía de la familia.

“A nosotros nos gusta el pavo fresco, que nosotros mismos lo matemos, pero está muy caro porque un pavito de cuando mucho cuatro kilos cuesta 350 pesos –ya que me lo rebajaron de 400- y luego de que terminemos de beneficiarlo no le queda nada”, dijo.

Para don Roque y doña Alba Lara Centurión, la solución a sus dificultades económicas está en cocinar algo menos ostentoso, aquello que un jubilado o pensionado tenga acceso a ello, como son tortas o sándwiches de jamón y queso, acompañados de una ensalada rusa.

En tanto, para Sandra, una joven profesionista, la cena de Nochebuena es menos complicada y onerosa, tendrá un costo aproximado de unos 500 pesos, ya que sólo cocinará para ella y su esposo, brindarán y luego tal vez vayan a visitar a la familia de una amiga.

“Vamos a comer lasaña, no he ido a comprarla por el trabajo, pero mañana voy a ir por ella. Ahora solo pasé por un poco de fruta al mercado, no me gusta la del súper, y mañana temprano voy por la pasta, la carne y una botella de vino. Extraño a mi familia, es el primer año que estamos lejos de ella, pero creo la vamos a pasar bien”, comentó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios