15 de Diciembre de 2017

Yucatán

Península de Yucatán, rumbo a cero deforestación

Autoridades de los tres estados firman un convenio y buscan financiamiento para reducir impactos ambientales.

Yucatán, Quintana Roo y Campeche firmaron este jueves un convenio ambiental con el objetivo de ser la primera región en el país en llegar a la meta cero deforestación antes del año 2030. (Milenio Novedades)
Yucatán, Quintana Roo y Campeche firmaron este jueves un convenio ambiental con el objetivo de ser la primera región en el país en llegar a la meta cero deforestación antes del año 2030. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Península de Yucatán, rumbo a cero deforestaciónCompartir en Twiiter Península de Yucatán, rumbo a cero deforestación

Itzel Chan/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- A través de un convenio realizado entre Yucatán, Quintana Roo y Campeche, las autoridades involucradas en la preservación del medio ambiente, pretenden que esta sea la primera región en el país en llegar a la meta cero deforestación antes de 2030. 

Debido a que en la Península se pierden cada año hasta 80 mil hectáreas de selva para darle uso ganadero o de aprovechamiento forestal, la Comisión Nacional para el conocimiento y uso de la Biodiversidad (Conabio) dio a conocer que las entidades buscan un financiamiento para denominarlo como Fondo Climático de la Península de Yucatán.

Mediante este fondo será posible reducir los impactos de la alta tasa de deforestación que actualmente se registra en la región.
Las estrategias a implementar consisten en realizar campañas masivas de reforestación, además de crear métodos para frenar la degradación en la selva. 

Las dependencias estatales correspondientes a cada entidad prevén que la cantidad del recurso sea dada a conocer en la Convención de Diversidad Biológica de Naciones Unidas (Cop-13), que se llevará a cabo en diciembre del presente año en Cancún, Quintana Roo.

Una de las estrategias que han considerado es el pago por servicios ambientales y al mismo tiempo trabajar con empresas que vayan dirigidas al cuidado de la masa forestal.

Un ejemplo de una compañía que ya trabaja con este enfoque es Chicza, la cual labora en algunas zonas de Quintana Roo y Mérida, en donde 56 cooperativas se encargan de la producción de la materia prima para la elaboración de gomas de mascar orgánicas, que luego son distribuidas en el país y el extranjero.

Sin embargo, el plus que esta empresa ofrece es que se comprometen al manejo sustentable de la selva, de donde obtienen beneficios directos.

La preocupación del sector ambiental se genera a partir de que en esta zona del país, a causa de deforestación, se emiten hasta cinco millones de toneladas de Dióxido de Carbono (CO2), y al lograr la tasa cero de tala, entonces esta cantidad de emisión desaparecería. 

En la región hay al menos cuatro millones de hectáreas dedicadas a la ganadería y agricultura, y de acuerdo con la estimación realizada por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés, transformar una hectárea en una zona de selva y campo de cultivo, cuesta alrededor de mil 700 dólares. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios