21 de Septiembre de 2018

Yucatán

'Phubbing', una mala educación que está de 'moda' (gráfico)

Advierten de que en Yucatán se ignora, cada vez más, la interacción social por revisar algún aparato electrónico.

Muchas personas que acuden a descansar al parque hacen uso de la tecnología. (Milenio Novedades)
Muchas personas que acuden a descansar al parque hacen uso de la tecnología. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Phubbing', una mala educación que está de 'moda' (gráfico)Compartir en Twiiter 'Phubbing', una mala educación que está de 'moda' (gráfico)

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La escena de una familia en un restaurante, cuyos miembros en vez de platicar están concentrados en sus dispositivos móviles (celulares, tablets…) es una muestra del fenómeno “phubbing”, práctica de descortesía que puede derivar en problemas en las relaciones.

Ante esta situación, especialistas en el uso de las redes sociales virtuales y en terapia familiar señalan que los efectos negativos de esta práctica son cada vez más frecuentes en las personas que usan celulares inteligentes, tabletas o juegos de video portátiles, y advierten de las consecuencias de este hábito, el cual es considerado un síntoma de la adicción a las redes sociales virtuales, a través de dispositivos móviles.

“Phubbing es ignorar a una persona con la que se tiene una interacción social por revisar algún dispositivo. El término proviene de phone y snubbing, es decir, ‘teléfono’ y ‘desaire, desprecio, rechazo’. Obsesión por demostrar a los demás que el celular es más importante que ellos… En realidad, el phubbing es la afectación que un adicto a las redes sociales puede causar en los demás, desde el punto de vista de la víctima de un problema de adicción”, explica Roberto Ruz, líder del movimiento Eres lo que publicas.

El uso excesivo de teléfonos inteligentes genera que las personas sean propensas a sufrir ansiedad y trastornos de sueño

Destacó que esta práctica se deriva del abuso de la utilización de los dispositivos móviles para estar “conectados” con el mundo a través de redes sociales virtuales, como Facebook, Twitter y Whatsapp, lo que provoca incluso que las personas duerman con su celular y lo primero que hagan, al levantarse, sea checar sus notificaciones.

También existen aquellas personas que prefieren aislarse en un evento social y alejarse para seguir “en comunicación”.

Sobre el tema, la psicóloga clínica y maestra en pedagogía del Centro Renueva y la asociación Guardianes de la Paz, Leonor Cuevas Cervera, opinó que esta dependencia a la tecnología impacta en las relaciones humanas, ya sea entre parejas, padres e hijos, y de amistad, entre otros.

En este sentido, propone regular el tiempo que se dedica al uso de estas tecnologías de comunicación e información, para que la experiencia sea enriquecedora y no limitante.

15 minutos

Estudios realizados determinan que existen jóvenes que revisan cada 15 minutos, aproximadamente, su celular, sediento de notificaciones de cualquiera de sus redes sociales; lo interesante de este caso es que examinan los mensajes del celular “sobre todas las cosas”, no importa si atienden a una clase, cenan con su pareja, están en el mejor momento de la película o, por increíble que parezca, hasta en la intimidad (1 de cada 10), según el estudio Mobile Consumer Habits de Harris Interactive.

Ante este panorama, el movimiento Eres lo que Publicas considera urgente difundir entre los mexicanos una especie de “Manual de Carreño” adaptado a la era digital, a los problemas de respeto y etiqueta actuales. Esta tarea formará parte de su labor como 

Pónle un alto
  • Alex Haigh, un australiano de 23 años, preocupado por la situación, creó el movimiento “Stop Phubbing” (alto al phubbing), a través de una página de internet en la que publica información sobre el fenómeno.
  • También evidencia a estrellas de la farándula que lo practican, invita a unirse a la causa, aporta información sobre cómo detener este descortés hábito, y ubica a ciudades del mundo que ya están en la dinámica de detener esta situación.

Llamada de alerta; ven riesgo en la salud mental

Por otro lado, con la llegada de la tecnología de los teléfonos inteligentes, que comenzó en 2007, es común que las personas que acuden a un restaurante marquen su ubicación o suban fotos de los platillos que están por disfrutar, restándole atención a quienes lo acompañan en ese momento.

En Yucatán, las nuevas tecnologías y medios de comunicación, como teléfonos inteligentes, tabletas y las redes sociales son motivo de preocupación en materia de salud mental, por lo que serán incluidas en la Encuesta Estatal de Adicciones 2013, próxima a realizarse en la entidad.

Esta adicción a las nuevas tecnologías se suma a las del tabaco, alcohol y otras drogas que dañan la salud mental.

Como MILENIO NOVEDADES ha informado, las autoridades sanitarias advierten de que el uso excesivo de las nuevas tecnologías produce un efecto negativo en la salud, especialmente en niños y adolescentes, haciéndolos propensos a sufrir ansiedad, trastornos de sueño, distracciones y afectar negativamente el aprendizaje. 

Para los jóvenes, el celular forma parte de su estilo de vida y crece su obsesión por revisarlo a cada rato

Cabe señalar que el Estado, por segunda ocasión, se distinguirá en ser la única entidad que realiza una encuesta de adicciones, lo que le permite desarrollar acciones precisas para enfrentar las problemáticas en la materia; la primera se efectuó en 2005, y en esta ocasión se prevé incluir temas como la adicción al celular y a los juegos electrónicos y por internet (ludopatía).

“Muchos lo experimentamos con frecuencia: las personas prestan más atención a sus teléfonos que a  sus acompañantes, es un problema que requiere ser discutido antes de que empeore”, reconoce la Secretaría de Salud de Yucatán.

La dependencia explicó que la idea de incluir las nuevas tecnologías en la encuesta estatal de adicciones no es crear una guerra contra la tecnología, sino evaluar la forma en que las nuevas generaciones se comportan frente al otro cuando tienen un celular.

“Es mucho mejor tener una conversación en el mundo real, que disfrutar de la fría compañía de un objeto inanimado”, agrega, además de comentar que, de acuerdo con datos preliminares, nueve de cada 10 adolescentes prefieren el contacto vía texto que cara a cara, y que los restaurantes experimentan crecientes casos de “phubbing”. 

Para una buena comunicación  

El uso de la tecnología ha generado un cambio en el hábito de la gente, pero en ocasiones ha afectado las formas de comunicarse personalmente.

¿Cuándo se da el phubbing?

Cuando el smartphone es más importante que la compañía en una mesa.
Las personas no pueden estar sin marcar su ubicación o subiendo fotos.

Raíz de la palabra

Phubbing.- Acrónimo de las palabras en inglés para teléfono (phone) y snubbing (desairar), implica el acto de ignorar o desairar a otra persona por estar atento al celular.

Consejos para evitar el phubbing
  • Detener la conversación y solicitarle al ofensor que repita tus últimas palabras.
  • Los padres de familia deben diseñar incentivos que favorezcan una utilización responsable. 
  • Colocar en los restaurantes y comercios letreros con mensajes para desincentivar esta conducta.
  • En restaurantes, realizar la popular dinámica de poner los celulares en el centro de la mesa y, quien no pueda evitar tomarlo, paga la cuenta.
  • Realizar una “intervención” para hablar con el “phubber” (dependiente) y solicitarle seriamente que no utilice el celular frente a personas con las que sostiene una interacción.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios