15 de Diciembre de 2017

Yucatán

Piden a nuevo sacerdote cuidar de las ovejas

El Arzobispo de Yucatán preside la misa de ordenación de Aarón Esteban Sánchez Bobadilla; le pide mantenerse siempre fiel.

Imagen del momento de imposición de manos. (José Acosta/SIPSE)
Imagen del momento de imposición de manos. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Piden a nuevo sacerdote <i>cuidar de las ovejas</i>Compartir en Twiiter Piden a nuevo sacerdote <i>cuidar de las ovejas</i>

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En el marco de la misa de ordenación sacerdotal, el Arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, emitió un mensaje que dedicó a la solemnidad de San Juan Bautista.

“La liturgia nos presenta la figura emblemática del precursor de Jesucristo, el Seminario nos presenta a este hermano nuestro Aarón Esteban Sánchez Bobadilla para ordenarlo presbítero", declaró.

"Oremos siempre por él, para que el Señor le ayude a mantenerse siempre fiel a este don hermoso de su amor que, inmerecidamente, Él le comunica a través del Sacramento del Orden Sacerdotal”, indicó.

También señaló lo siguiente: “Nos hará bien reflexionar un poco a qué ministerio es elevado en la Iglesia este hermano diácono. Como ustedes saben, el Señor Jesús es el único Sumo Sacerdote del Nuevo Testamento, pero en Él también todo el pueblo santo de Dios ha sido constituido pueblo sacerdotal .

¡Todos nosotros! Sin embargo, entre todos sus discípulos, el Señor Jesús quiere elegir a algunos en particular, para que, ejercitando públicamente en la Iglesia y en su nombre el oficio sacerdotal a favor de todos los hombres, continúen su misión personal de maestro, sacerdote y pastor.

“Pero, ¿qué significa para un sacerdote y para una persona consagrada, servir al rebaño de Dios? Pienso que significa realizar la pastoral de la esperanza, cuidando las ovejas que están en el redil, pero también yendo, saliendo en la búsqueda de cuantos esperan la Buena Noticia y no saben hallar o reencontrar solos el camino que conduce a Jesús.

Encontrar a la gente allí donde vive, incluso aquella parte del rebaño que está fuera del redil, lejos, en ocasiones sin conocer aún a Jesucristo. Animar los fieles laicos a ser protagonistas de la misión evangelizadora de la Iglesia.

“El sacerdote, el consagrado está llamado a vivir las inquietudes y las esperanzas de su gente; a actuar en los contextos concretos de su tiempo, con frecuencia caracterizado por tensión, discordia, desconfianza, precariedad y pobreza".

"Ante las situaciones más dolorosas, pidamos a Dios un corazón que sepa conmoverse; no hay mejor testimonio que estar cerca de las necesidades materiales y espirituales de los demás.

"Es nuestra tarea como sacerdotes hacer sentir a las personas la cercanía de Dios, su mano que conforta y sana; acercarse a las heridas y a las lágrimas de nuestro pueblo; no nos cansemos de abrir el corazón y de tender la mano a cuantos nos piden ayuda y a cuantos, quizás por pudor, no la piden, pero tienen gran necesidad.

“En efecto, así como Dios Padre envió a Jesús para esto, así Él, a su vez, envió al mundo primero a los apóstoles y luego a los obispos y a sus sucesores, a quienes por último les dieron como colaboradores a los presbíteros, que, al estar unidos en el ministerio sacerdotal, están llamados al servicio del pueblo de Dios.

“Este hermano nuestro será en efecto configurado con Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, o sea, será consagrado como auténtico sacerdote del Nuevo Testamento , y con este título, que le une en el sacerdocio a su obispo, será predicador del Evangelio, pastor del pueblo de Dios, y presidirá los actos de culto, especialmente en la celebración del sacrificio del Señor.

“Por eso, Aarón, que vas a ser promovido al orden del presbiterado, considera que al ejercer el ministerio de la sagrada doctrina participarás de la misión de Cristo, único Maestro. Dispensa a todos la Palabra de Dios, que tú mismo has recibido con alegría. Lee y medita asiduamente la Palabra del Señor para creer lo que has leído, enseñar lo que has aprendido en la fe y vivir lo que has enseñado. Y que eso sea el alimento del pueblo de Dios".

"Que tus homilías estén llenas de vida; que tus homilías lleguen precisamente al corazón de la gente porque brotan de tu corazón, porque lo que tú les dices es lo que tienes en tu corazón. Así se da la Palabra de Dios y así tu doctrina será alegría y sostén para los fieles de Cristo; el perfume de tu vida será el testimonio, porque el ejemplo edifica.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios