24 de Septiembre de 2018

Yucatán

Piden mujeres les den un voto de confianza

Dulce María Sauri, afirma que las mujeres ejercen más su derecho al sufragio que los hombres.

Es necesario y trascendental promover la participación de la mujer en la política. Foto: (Archivo Milenio Novedades)
Es necesario y trascendental promover la participación de la mujer en la política. Foto: (Archivo Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Piden mujeres les den un voto de confianzaCompartir en Twiiter Piden mujeres les den un voto de confianza

MÉRIDA, Yuc.-Dulce María Sauri Riancho, gobernadora interina de Yucatán en 1991, afirmó que “las mujeres ejercen más su derecho al voto que los hombres. Sin embargo, aún falta mucho camino por avanzar en la capacidad de ser electa”. Dijo que cuando mujer hace una gestión o logran un cargo, “hay otras que dicen: yo también quiero participar”.

Este año, como hemos publicado en una serie de reportajes, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado (Iepac) definió los criterios a los que se sujetarán los nueve partidos políticos en la selección de sus candidatos a presidentes municipales en las 106 alcaldías del Estado y a diputados locales en los 15 distritos electorales, con base en la paridad de género.

También te puede interesar: Profeco detecta en Mérida precios de 'vivos' para días de muertos

La autoridad electoral dijo que cada partido deberá sacar el porcentaje de mayor a menor votación que obtuvo en cada uno de los 106 ayuntamientos y en los 15 distritos electorales locales en la elección de 2015. Para el caso de presidentes municipales, cada instituto clasificará la votación en tres bloques, es decir, el de más baja, para el caso de los ayuntamientos, agrupará 36 municipios; luego los de mediana, que agrupará a 35 municipios, y por último, a los de más alta que aglutinará a 35.

En ese entorno, Sauri Riancho, primera mujer en ocupar la gubernatura de Yucatán, explicó que el sufragio tiene dos vertientes, es decir, el activo: la acción de ir a res, lo que será un “salto” enorme, ya que ahora apenas ocho de los 106 municipios yucatecos son encabezados por yucatecas. “A nivel nacional fui la tercera mujer que gobernó un Estado, la primera fue Griselda Álvarez Ponce, en 1979; la segunda fue Beatriz Paredes, en 1990, y posteriormente yo, en calidad de interina, el 14 de febrero del 91.

 Había sido previamente diputada federal y candidata al Senado, tenía elementos y experiencia política. No sentí rechazo por el ser de mujer, ya que en esa ocasión entraba Ana Rosa Payán como presidenta municipal de Mérida, además Ligia Cortés fungía como cabeza del Poder Judicial”, mencionó. Consideró que esta situación contribuyó a que se reflejara mayor participación de las mujeres en la política, las cuales, sin importar edad, pueden incursionar en este ámbito y poco a poco abrirán mayores espacios.

La ex Gobernadora resaltó la importancia de lograr el “efecto dominó” para que más yucatecas se decidan a contender por candidaturas y puestos de toma de decisiones.

Sauri Riancho agregó que durante su administración estatal la resistencia masculina se hizo presente sobre todo por los prejuicios, ya que por ser mujer era considerada incapaz de tomar decisiones y debía recurrir a un hombre que le dijera qué hacer, y el más próximo era su marido.

“Era el referente masculino, el cual todavía era muy fuerte. Ahora (se percibe) con la renuncia de Margarita Zavala al PAN, y presentarla como ‘marioneta’ de su marido, y las que no lo tenían (esposo) le buscaban el referente masculino, que podía ser el papá, el hermano o lo que fuera”, agregó. Visualizó que en los próximos años se registrará un cambio cultural, con actitud positiva para tener más mujeres en cargos de poder, ya sea en el Ayuntamiento, Congreso o en el Gobierno del Estado.

 Las urnas y depositar las boletas, y el pasivo: el ser electas a un cargo público.

“Hasta 1958 los presidentes eran elegidos únicamente por votos de los hombres. En ese año Adolfo López Mateos fue el candidato presidencial que triunfó en la elección por mayoría de sufragios de femeninos”, recordó.

Rememoró que para las votaciones de 2018 en los municipios, los partidos deberán presentar en por lo menos la mitad de sus candidaturas a regidurías a mujeres en Yucatán, uno de los estados donde tomó fuerza el feminismo en América, han ocupado cargos políticos de relevancia varias mujeres, entre ellas Ana Rosa Payán Cervera, quien fue dos veces alcaldesa de Mérida. Sobre su experiencia en el mundo de la política, Payán Cervera afirmó que no se trata de tener estudios universitarios o títulos rimbombantes, sino de las oportunidades y la calidad humana para ostentar un cargo público. A través de los años, recordó, han sido funcionarias yucatecas que han registrado una excelente formación política y humana.

 “Desde 1953 las mexicanas comenzaron a tener participación; sin embargo, siempre han ayudado tras ‘bambalinas’, apoyando y soportando desde la familia hasta los grandes líderes. Poco a poco fueron ostentando papeles directos, como diputadas federales, locales, regidoras, alcaldesas, gobernadoras y magistradas”, agregó.

Recalcó que cada día se torna más necesario y trascendente promover la participación de la mujer en la política, sobre todo ahora, con la aprobación de la paridad de género, por la cual la mujer debe ser postulada en la mitad de las candidaturas. Payán Cervera remarcó que tanto a nivel estatal como federal hace falta la presencia de las mujeres en política, situación que se nota ahora en las secretarías del Gobierno del Estado o en cargos que representan gran responsabilidad, “lo que quiere decir que los gobiernos aún son acompañar a candidatos a tomarse la foto.

“Las mujeres son las que organizan las fiestas, las comidas y todos los eventos que tienen los candidatos hombres, y a la hora que éstas quieren participar como candidatas, les pagan su participación con algunas cuotas como regidoras”, agregó.

Resaltó que actualmente en el estado el 42 por ciento de las regidurías están ocupadas por mujeres, lo cual es un avance significativo; sin embargo, de regidoras no pasan. Incluso si quieren se comisarias de sus municipios se les bloquea su participación.

 “De tal modo que a nivel nacional sólo tenemos siete por ciento de participación de mujeres como presidentas municipales, cifra vergonzosa”, mencionó.

Subrayó que aún existen hogares en la entidad donde la mujer sigue siendo víctima de violencia, incluso desde el noviazgo, lo que indica que se menosprecia su capacidad y responsabilidad. Sobre este tema, la investigadora de la Unidad de Ciencias Sociales de Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) Gina Villagómez Valdés consideró que los partidos políticos utilizan a las mujeres para promover el voto, acarrear votantes, organ

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios