23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Esta planta curó las 'manos sangrantes' de una mujer

Los médicos no pudieron aliviar la dolencia de Doña María, hasta que un campesino le dio un remedio lento, pero seguro.

El Sacnaché es una planta curativa que no es muy fácil encontrar. (Víctor Hugo Lizama/SIPSE)
El Sacnaché es una planta curativa que no es muy fácil encontrar. (Víctor Hugo Lizama/SIPSE)
Compartir en Facebook Esta planta curó las 'manos sangrantes' de una mujerCompartir en Twiiter Esta planta curó las 'manos sangrantes' de una mujer

Víctor Hugo Lizama Morales/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Visitando la Ruta Puuc, zonas arqueológicas con una arquitectura muy particular, nos detuvimos en las grutas de Loltún. Mientras los turistas ingleses que llevamos ahí hacían su recorrido por esta gruta con evidencias muy antiguas de humanos y especies prehistóricas, cruzamos la carretera para desayunar con Don Jorge Díaz Baeza, también conocido como “Tzotz”. 

Como siempre, con este señor se aprende algo nuevo y se come muy bien, pues como buen campesino tiene productos orgánicos de primera que él  mismo cosecha. Comimos huevo de patio con tomate y unas tortillas de maíz morado acompañado con frijol kool. 

Pero Don Jorge no solo se dedica al campo, también cura a las personas con los conocimientos adquiridos de sus abuelos y padres. Caminamos un poco por su patio -donde tiene varios remedios- y nos mostro un árbol que no es muy común y ni fácil de encontrar: se llama Sacnaché. 

Nos relató el caso de una señora a quien curó con la corteza de esta especie. Doña María  Dolores Tun tuvo un problema dermatológico en los dedos de sus manos, le salían unas burbujitas -como cuando tenemos un fogaje- y luego se tornaban moradas y se desquebrajaban con sangrado. Como le habían detectado diabetes, se pensaba que eso dio origen a este problema. 

Visitó a varios doctores dermatólogos y unos decían que era por el azúcar en la sangre y otros no detectaban cual era el origen de este padecimiento.  

No hallando solución, doña María recurrió a don Jorge, quien le recomendó el Sacnaché. La forma de aplicación fue usando la corteza remojada de árbol. Esta mezcla produce espuma como si se tratase de un jabón. Se lo aplicó durante 3 meses una vez en la mañana y otra en la tarde. 

Este tratamiento inició en agosto del 2015 y ya para noviembre del mismo año doña María ya estaba muchísimo mejor. Su hija nos dijo que no podía acercarse a la cocina pues el calor le empeoraba las manos. Hoy en día por precaución no toca cosas calientes de la cocina, pero ya puede planchar y no ha habido problema. 

Es verdad que algunos procedimientos herbolarios pueden ser lentos, pero también es cierto que quizá pueden resolver situaciones que medicamentos alopáticos no nos dan. 

Mi correo es: [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios