21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Policía fue 'maldecido' por la 'Santa Muerte'

Por insultar una imagen de color dorado, un agente de la SSP se vio afectado en un negocio familiar.

Una Santa Muerte parecida a esta fue la que 'maldijo' al policía en un parque. (Jorge Moreno/SIPSE)
Una Santa Muerte parecida a esta fue la que 'maldijo' al policía en un parque. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Policía fue 'maldecido' por la 'Santa Muerte'Compartir en Twiiter Policía fue 'maldecido' por la 'Santa Muerte'

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hoy presento unos casos que me dio a conocer un policía de la Secretaría de Seguridad Pública, que es oriundo de la ciudad de Kanasín y ha vivido varias experiencias paranormales relacionadas con la Santa Muerte.

El uniformado, a quien entrevisté hace un par de semanas, me explicó que hubo un tiempo (hace como cinco o seis años) que eran frecuentes lo reportes de apariciones de reliquias de la “Santa muerte” en puertas de determinadas casas y los dueños, asustados, llamaban a la central para reportarlo:

“Eran tan seguidos que incluso dejamos de ir, pues en realidad no había ningún delito, o un motivo real, nosotros, en lo personal, no creíamos en eso pues somos católicos y no le dábamos importancia, hasta que un día, cuando acudimos a la colonia Vicente Solís, en Mérida, pasó algo en verdad extraño y sorprendente.

“Acudimos porque reportaron que en el parque habían colocado un pequeño altar y unas veladoras, y como cerca de ahí había hierba y maleza, los vecinos pensaban que podría ocurrir un incendio. Cuando llegamos, yo me bajé y de mal humor me dispuse a retirar las dos imágenes y lo que había en ese altar, que eran unas flores y dos velas y proferí uno que otro insulto a esa imagen.

“En eso un chavo todo tatuado se me acercó y retador me dijo que no debía llevarme eso, que debía respetar a la Santísima, pero ni caso le hice.

“Ante su insistencia le pregunté si era de él, y me dijo que no, pero que por quitar el altar me iba a empezar a ir mal económicamente, porque era una Santa muerte de color dorado y está relacionada con el dinero, la fortuna y el poder económico, así como el éxito en los negocios.

“Pues no lo van a creer, pero yo tenía un pequeño negocio de comida en mi natal Kanasín y a partir de ese día mis ventas se desplomaron casi a cero, de un día para otro, normalmente vendía bien, mi suegra lo atendía y al día vendíamos mínimo 30 raciones de comida, pero a partir de ese día no vendíamos ni tres, fue increíble el bajón sin una causa aparente, un mes estuve así y estaba tan mal el negocio que mejor lo cerramos.

“Cualquiera pudiera pensar que una mala racha la tiene cualquiera, pero lo de nosotros fue raro, pues no abrió nigún otro negocio de cocina cerca que nos quitara clientes, ni bajamos la calidad de nuestros productos, etc. lo que en verdad me intrigó es que, cuando cerramos, unos antiguos clientes me dijeron que dejaron de comprarnos porque cuando se acercaban al local veían la silueta de una señora vestida de color dorado que les tapaba el paso y les daba tanto miedo que mejor se iban.

“Un compañero que tenemos, que es adorador de la Santa Muerte, me dijo que esto me pasó porque maldije e insulté a esa imagen, y que como era la de color dorado fue en mi negocio donde me vino a perjudicar, ya que, si la imagen hubiera sido azul, el problema lo hubiera tenido en mi trabajo en la policía, ya que la de este color está relacionada con el plano profesional.

Casualidad o no, no deja de ser interesante la situación que vivió este policía. De hecho, en Yucatán se cuentan por decenas los adeptos a la Santa Muerte. En el pasaje Emilio Seijo del centro de Mérida había un negocio que tenía a la venta una de estas imágenes en la puerta y no faltaba quien le dejara dinero o cigarros, a manera de ofrenda.

En el mercado Lucas de Gálvez también están a la venta estas imágenes, así como en uno que otro centro comercial.

“Tire aquí su Santa Muerte”

Por cierto, como dato curioso, en Umán, cuando estuvo de moda la adoración a la Santa Muerte, hace unos años, fue tal la frecuencia de gente arrepentida que llevaba sus imágenes a la iglesia que en una ocasión un sacristán puso un pequeño cartel con un bote en la entrada. El letrero decía “Tire aquí su Santa Muerte”.

Eso se debió a que era común que la gente entrara con esas imágenes y las dejara en cualquier rincón, detrás de los floreros, junto a los santos e incluso en el interior del confesionario, para ahorrarse la pena de ser vistos o reprendidos por el sacerdote (las llevaban a la iglesia porque se dice que para dejar de adorarla la debes llevar a un lugar santo, pues de lo contrario, si simplemente la tiras a la basura, puede ocurrir una desgracia).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios