19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Parásitos matan a escandaloso en cárcel de Temax

Había policías acusados de golpear al preso, pero una autopsia de la Fiscalía reveló que la causa de muerte fue otra; interviene Codhey.

Luego de que policías fueran acusados de golpear y causar la muerte a un preso en Temax, la autopsia reveló que su deceso fue por parásitos, sin embargo la desatención al preso no pasó desapercibida para el titular de la Codhey, José Goff (en la foto, durante una revisión en el Cereso meridano. (Foto de contexto de Milenio Novedades)
Luego de que policías fueran acusados de golpear y causar la muerte a un preso en Temax, la autopsia reveló que su deceso fue por parásitos, sin embargo la desatención al preso no pasó desapercibida para el titular de la Codhey, José Goff (en la foto, durante una revisión en el Cereso meridano. (Foto de contexto de Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Parásitos matan a escandaloso en cárcel de TemaxCompartir en Twiiter Parásitos matan a escandaloso en cárcel de Temax

Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Roberto Chan Cab, (a) “El Wilo”, de 23 años de edad, falleció este lunes en la cárcel municipal de Temax.

Su deceso no fue por la supuesta golpiza que recibió por los agentes policiacos, sino a que literalmente era comido por dentro por parásitos, informó la Fiscalía General del Estado.

La autopsia realizada por el Servicio Médico Forense determinó que la causa de la muerte fue choque séptico secundario a parasitosis.

Por ello la FGE dio por concluida la carpeta de investigación de este caso y el cuerpo de Roberto Chan Cab fue entregado a sus familiares, quienes declinaron interponer denuncia alguna.

La resolución no satisfizo a la Comisión de Derechos Humanos de Yucatán (Codhey), como se detalla más adelante en esta misma nota.

De acuerdo con las investigaciones realizadas por la FGE, la noche del sábado 21 pasado, el padre del “Wilo” solicitó a la Policía Municipal que arrestaran a su hijo, quien ebrio y drogado escandalizaba en su casa.

El sujeto fue detenido y llevado a la cárcel municipal para cumplir 35 horas de arresto, pero en la madrugada del lunes 23, el joven comenzó a sentirse mal y pidió ayuda a los policías, quienes no le hicieron mucho caso porque estaba ebrio y drogado, por lo que solo le dieron agua.

Uno de los agentes que llegó de su rondín de vigilancia se acercó a la celda y se percató que Roberto Chan Cab se encontraba tirado en el piso, por lo que informó el suceso a sus demás compañeros, quienes abrieron la celda y se dieron cuenta que el detenido no se movía.

Ante esta situación pidieron apoyo a paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública, quienes llegaron en cuestión de minutos.

Los paramédicos de la SSP, que arribaron en la ambulancia 21-H, al mando del TUM Edgar Sosa Ventura, que solo pudo confirmar que el detenido había muerto.

Personal del Ministerio Público, Policía Ministerial y Servicios Periciales de la Fiscalía General del Estado se presentó a realizar el levantamiento del cadáver y demás diligencias legales.

La autopsia determinó que la causa de la muerte de Roberto Chan Cab fue choque séptico secundario por parasitosis.

Interviene la Codhey

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán lamenta y condena los hechos que propiciaron el fallecimiento de una persona detenida en la cárcel pública del municipio de Temax.

El presidente de la CODHEY, José Enrique Goff Ailloud, informó que se inició una queja de oficio para investigar estos hechos y determinar si la autoridad incurrió en alguna acción u omisión que pudiera causar la muerte del joven detenido.

Goff Ailloud hizo un llamado urgente a los alcaldes de los 106 municipios a atender las deficiencias en las cárceles municipales que, de manera reiterada, la Comisión ha señalado en sus informes.

Recordó que en repetidas ocasiones se han dado a conocer diversas deficiencias que imperan en las cárceles públicas como: la falta de dictámenes y atención médica oportuna, de supervisión permanente a las personas detenidas, lejanía de las celdas desde las comandancias, falta de iluminación, ventilación, de registro de ingresos y egresos, por mencionar algunas.

Así como la mala práctica de dejar desvestidos a los detenidos, atentando así contra la dignidad humana.

El Ombudsman indicó que, de acuerdo al último informe de supervisión se constató que el 68% de las cárceles no cumplen con las reglas mínimas de operación ni cuentan con Bandos de Policía y Buen Gobierno, dejando en estado de indefensión a los detenidos.

Por lo que urgió a tomar medidas inmediatas que garanticen la no repetición de estos hechos y recordó que toda persona detenida se encuentra bajo la responsabilidad de la autoridad y su dignidad, integridad física, personal y la vida deben de ser respetadas y garantizadas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios