23 de Septiembre de 2018

Opinión

Polvo en el aire

Con el dolor y la tristeza nacional que se vive en estos días desempolvamos textos...

Compartir en Facebook Polvo en el aireCompartir en Twiiter Polvo en el aire

Con el dolor y la tristeza nacional que se vive en estos días desempolvamos textos que se vuelven vigentes nuevamente tras ser escritos después del terremoto de 1985. Uno de los más emblemáticos tal vez sea el poema “Las ruinas de México” que se encuentra en el libro de 1987, “Miro la tierra”, de José Emilio Pacheco. Un poema que sin duda retrata la desolación y el derrumbe, pero también la esperanza y la solidaridad que hermanan, todo lo que se está reviviendo nuevamente, como si los años no hubieran pasado y el tiempo se hubiera detenido exactamente treinta y dos años; de él extraje algunos fragmentos: “El día se vuelve noche,/ polvo es el sol,/el estruendo lo llena todo”.

Difícil es hablar de algo que vivimos a miles de kilómetros de distancia, sin embargo, la solidaridad también de los yucatecos es ejemplar, nos ha dolido igual enterarnos por la televisión y las redes sociales de la muerte de más de doscientas personas, de los niños que cubrió la obscuridad en su salón de clases, de las familias sin hogar y con el alma derrumbada, lo sentimos y nos unimos también para enviarles todo nuestro cariño y fortaleza materializados en alimentos y productos que hoy más necesitan y que tal vez, nunca se sabe, mañana podamos nosotros necesitarlos de vuelta.

Así precisamente Carlos Monsiváis lo relató en episodios de aquel sismo del 85 y con su profunda crítica dijo: “El dolor personal y social, la tristeza ante los muertos y las tragedias, la indignación ante la corrupción de siglos y el saqueo cotidiano, se despliegan en medio de un paisaje insólito, el de la ayuda desinteresada”.

El dolor no cabe en las palabras, aunque algunos dicen que en la literatura cabe todo; sin duda es una de las grandes virtudes de este arte, poetizar hasta las tragedias y convertirlas en sintonías para el alma: “Muere el día de septiembre/ entre la asfixia y los gritos/…Solo el polvo es indestructible/” (J.E Pacheco).

Una de las últimas noticias fue el rescate sin vida de la escritora Lorna Martínez Skossowska, autora de “Hojas sueltas de mi álbum”; sepultadas fueron las últimas hojas de su vida y más de dos mil libros de su biblioteca que estaba en proceso de donarle a un vecino y que ahora tendrán un hogar en la Casa Refugio Citlaltépetl.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios