17 de Diciembre de 2017

Yucatán

Perforan y recolectan las primeras rocas de cráter de Chicxulub

Uno de los objetivos es profundizar en la posibilidad de que los impactos de asteroides pudiesen ser benéficos para ciertas formas de vida.

En esta plataforma inició este jueves la primera fase de la Expedición Internacional en el Cráter de Impacto de Chicxulub. (Fotos: cortesía)
En esta plataforma inició este jueves la primera fase de la Expedición Internacional en el Cráter de Impacto de Chicxulub. (Fotos: cortesía)
Compartir en Facebook Perforan y recolectan las primeras rocas de cráter de ChicxulubCompartir en Twiiter Perforan y recolectan las primeras rocas de cráter de Chicxulub

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- Un equipo internacional de científicos inició ayer la “Expedición 364 Cráter de Chicxulub K-Pg”, localizada a 30 km de la costa de la Península de Yucatán. 

A lo largo de las ocho semanas que durará la expedición a bordo del buque/plataforma Myrtle, el equipo recolectará núcleos de rocas del Cráter de Impacto de Chicxulub, el mayor y mejor conservado en la Tierra, y el único con el anillo topográfico central perpetuado: un anillo de elevaciones del fondo plano del cráter.

La estructura de impacto se formó hace 66 millones de años, cuando un gran asteroide impactó a la Tierra. Este hecho se ha relacionado con la extinción masiva del final del Cretácico, ampliamente reconocida por su asociación con la extinción de los dinosaurios.

Los jefes científicos de la expedición son Sean Gulick, de la Universidad de Texas en Austin, en Estados Unidos, y Joanna Morgan, del Imperial College en Londres, Reino Unido, y la coordinación científica internacional está a cargo de Jaime Urrutia Fucugauchi, del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Equipo de trabajo de la primera fase de la Misión 364.

El equipo recobrará núcleos de un solo sitio, con un tirante de agua de 17 metros. El plan es recuperar los núcleos hasta una profundidad de 1500 metros por debajo del fondo marino, para obtener rocas que cubren el cráter, así como muestras del propio cráter de impacto.

“El anillo central es una característica común en los grandes cráteres de impacto”, señala el geocientífico marino Sean Gulick, “sin embargo, no hay consenso acerca de su formación”. Esta expedición ayudará a entender cómo el impacto de un meteorito cambia temporalmente el comportamiento de las rocas, permitiendo que estas fluyan grandes distancias y formen estructuras tales como la elevación.

Impactos 'benéficos'

“También estudiaremos la posibilidad de que los impactos de asteroides pudiesen ser benéficos para algunas formas de vida, como propone una hipótesis de que los impactos pudieran haber sostenido biosferas en las etapas tempranas de la Tierra”, afirma la geocientífica Joanna Morgan. “También estamos interesados en los cambios que ocurrieron antes y después del impacto y cómo la vida se recuperó en el océano”.

Los científicos también están interesados en los cambios que ocurrieron a través del llamado “Máximo Termal Paleoceno-Eoceno”, el cual ocurrió 10 millones de años después del impacto”, señala la Dra. Ligia Pérez-Cruz, de la UNAM.

Aseguran perforación

El Consorcio Europeo de Perforación Científica (Ecord, por sus siglas en Inglés), tiene una amplia trayectoria en misiones específicas de perforación con fines científicos. A la fecha, ha completado seis de estas operaciones que incluyen una en el Ártico y otra en la Gran Barrera de Coral en Australia realizada para estimar cambios medioambientales. Todas estas exploraciones se han hecho bajo estrecha vigilancia de no afectar el medio ambiente.

Esta expedición también cuenta con el apoyo del Programa Internacional de Perforación Científica Continental (ICDP, por sus siglas en Inglés) y no hubiese sido posible sin el apoyo y la asistencia del Gobierno del Estado de Yucatán, a través de la Secretaría  las Agencias Federales Mexicanas y los colegas científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro de Investigación Científica de Yucatán, A.C. (CICY).

De manera general los objetivos de este estudio son:

  • Las rocas que forman el anillo central: Por ejemplo, las rocas del anillo central ¿provienen de la parte media superior o de la corteza baja?
  • Habitabilidad: ¿Había una intensa actividad hidrotermal en las rocas que forman el anillo central? y, de haber sido así, ¿cuánto tiempo duró?, ¿qué tipo de vida microbiana colonizó el anillo central?, ¿era diversa y/o exótica? y ¿fue moldeado por el sistema hidrotermal postimpacto?
  • Recuperación de la vida: Después del impacto, ¿cuánto tiempo transcurrió para que el océano recuperara sus condiciones normales?, ¿la diversidad se recuperó gradualmente o toda la comunidad retornó simultáneamente una vez que el medioambiente se estabilizó?, ¿cuál es la relación entre los sobrevivientes al evento de impacto y las formas de vida que evolucionaron?

La expedición es conducida por el Consorcio Europeo de Perforación Científica (Ecord, por sus siglas en Inglés) como parte del Programa Internacional de Investigación del Océano (IODP, por sus siglas en Inglés).

Los avances de la expedición sobre el lecho marino se pueden consultar en el sitio www.mision364.com y en las cuentas de Facebook y Twitter del Consorcio Europeo de Perforación para la Investigación Oceánica (Ecord, por sus siglas en inglés).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios