23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Todo un riesgo acudir a casas de empeño patito

Negocios no regulados cobran intereses de hasta el 7% semanal, lo que ocasiona que muchos pignorantes no recuperen sus prendas.

En Yucatán operan con registro unas 200 casas de empeño,  señala la Profeco. (Juan Albornoz/SIPSE)
En Yucatán operan con registro unas 200 casas de empeño, señala la Profeco. (Juan Albornoz/SIPSE)
Compartir en Facebook Todo un riesgo acudir a casas de empeño <i>patito</i>Compartir en Twiiter Todo un riesgo acudir a casas de empeño <i>patito</i>

Alicia Carrasco/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Si requiere empeñar sus pertenencias debe tener cuidado porque, para recuperarlas, puede pagar hasta cinco veces su valor de lo empeñado si utiliza negocios sin regulación de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Y es que la mayoría de negocios no regulados que se dedican al empeño cobran un interés de hasta el siete por ciento semanal sobre el total prestado, lo que ocasiona que en la mayoría de los casos las personas no recuperen sus pertenencias, reveló una investigación periodística realizada en esta ciudad.

En contraste, establecimientos bajo control oficial cobran un interés del 3% sobre el valor de prenda y establecen plazos de pago de tres a cinco meses.

La Profeco cuenta con un registro de 200 casas de empeño funcionando en el Estado y estima que otras 400 operan en la informalidad.

“Hay establecimientos de esta índole que en diversas temporadas abren sus puertas, no son fijos, cuando por norma deben tener un contrato de adhesión previamente registrado en Profeco, que marca una serie de requisitos, señalados en la NOM 179”, señaló José Antonio Nevárez Cervera, delegado de la Profeco en Yucatán.

Agregó que cuando realizan verificaciones a casas de empeño, ya sea por un programa, de un operativo o de una denuncia ciudadana, constantan que el contrato esté apegado a esta norma o si lo tienen registrado con la Profeco y el comportamiento comercial no cumple los requisitos, se suspende el sitio hasta que se regule.

El principal problema que se presenta con los negocios informales es que en ocasiones no regresan las prendas a las personas o las venden y no hay un contrato que proteja al pignorante, pues se firman documentos sin validez oficial, y en ocasiones la Profeco no puede proceder por una queja o denuncia porque el negocio dejó de existir.

“En Yucatán alertamos al consumidor a que tenga mucho cuidado y que antes de acudir a empeñar se asesore para escoger la mejor opción, inclusive en la página www.consumidor.gob.mx hay información y registro de las casas de empeño”, destacó el delegado. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios