20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Profepa decomisa animales 'prohibidos'

El delito de tráfico animal sigue latente en Yucatán debido a que las personas aún adquieren ejemplares, sin importar el trato que les den.

Imagen de uno de los felinos decomisados en Baca por la Profepa de Yucatán. (Milenio Novedades)
Imagen de uno de los felinos decomisados en Baca por la Profepa de Yucatán. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Profepa decomisa animales 'prohibidos'Compartir en Twiiter Profepa decomisa animales 'prohibidos'

Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Delegación Yucatán,  aseguró el día de ayer 12 ejemplares de vida silvestre, entre los que se encuentran dos felinos y una boa constrictor, por maltrato y no acreditación legal de algunos ejemplares.

En visita de inspección de la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) a un domicilio del municipio de Baca se detectó la falta de alimento y atención médica, así como daño locomotor en algunos animales, por lo que se procedió al aseguramiento precautorio de un ejemplar de mico de noche (Potos flavus), un jaguar (Panthera onca), un ocelote (Leoparduspardalis) y un coatí (Nasunarica).

También se identificó falta de documentación que avalara la legal procedencia de una boa (Boa constrictor) y siete tortugas mojinas (Rhinoclemmysareolata).

Cabe señalar que 11 de los ejemplares asegurados se encuentran protegidos por la NOM-059-SEMARNAT-2010: el jaguar y el ocelote en  la categoría de Peligro de extinción (P); la boa y las tortugas mojinas  en el estatus de  Amenazada (A);  mientras que el mico de noche está sujeto a protección especial (Pr).

Todos los ejemplares quedaron temporalmente bajo la custodia del Responsable Técnico de la citada UMA.

Aseguran a 200 ejemplares

Asimismo y en contexto, de acuerdo con los reportes que emitió la delegación de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en lo que va del año en Yucatán ya se aseguraron, además de armas de fuego y vehículos para la cacería furtiva, más de 200 ejemplares entre reptiles, mamíferos y aves.

Los infractores reciben multas de hasta 50 mil salarios mínimos, según lo que marca la Ley General de Vida Silvestre. 

Cabe destacar que los ejemplares que más se decomisan son: venados, tigrillos, pecaris, iguanas, boas, cocodrilos, aves canora y de ornato como cardenales, dominicos, azulejos y chinchimbacales. 

También se confiscaron, aunque en menor número, especies como el oso negro, pavo ocelado, mico de noche, jaguar, pitón, gecko y erizo, así como palmeras, orquídeas y bromelias. 

Algunos de estos animales y plantas se intentaron sacar e introducir al Estado por vía aérea.

Sociedad, clave para frenar tráfico animal

Por otro lado, el tráfico ilegal de especies es un delito que sigue latente en Yucatán, debido a que la propia sociedad sigue adquiriendo ejemplares (animales y plantas) en el mercado negro, así como también se puede presumir que existen grupos dedicados a esta actividad ilícita.

Estos hechos están marcados en el artículo 420 del Código Penal Federal, el cual establece penas de uno a nueve años de cárcel y de 300 a tres mil salarios mínimos de multa, aunque también contempla una pena adicional de tres años de prisión y mil salarios de multa agregados, cuando se procede con fines de lucro.

De acuerdo con información proporcionada por la Procuraduría General de la República (PGR), el Ministerio Público Federal recibió en este año unas 10 denuncias relacionadas con el tráfico de animales de vida silvestre y aprovechamiento de ejemplares sin autorización.

Señaló que muchos de los ejemplares que se comercializan ilegalmente en la entidad están protegidos por la Norma 059 de la Semarnat e incluso algunos se encuentran en peligro de extinción. 

En Yucatán se trafican ejemplares de mono araña, pavo ocelado; una gran variedad de quelonios y reptiles, así como tigrillos y jaguares.

Sin embargo, el mono araña cuenta con un alto índice de comercialización. Cabe señalar que este primate se encuentra especialmente en el sur y oriente del Estado.

Los operativos de la Profepa para detectar el tráfico de especies se desarrollan principalmente en el Aeropuerto Internacional de Mérida “Manuel Crescencio Rejón” y en el Puerto de Altura de Progreso, aunque las acciones de vigilancia llegan a todo el territorio yucateco. 

Cabe destacar que en el mercado Lucas de Gálvez se encuentran todo tipo de animales, incluso de especies protegidas, que además de permanecer encerrados en pequeñas jaulas, carecen de agua y alimento.

UMAs
  • En Yucatán hay 326 Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMAs), de las cuales 211 están dedicadas al cuidado y conservación de especies animales.

Otros decomisos

Mientras tanto, la Delegación  Federal de la Profepa en Sinaloa informó que rescató un cocodrilo hembra de la especie Crocodylusacutus, en un canal del municipio de Navolato, Sinaloa. El reptil se encuentra en etapa juvenil, con 2.10 metros de longitud  y 80 kilogramos de peso.

La misma dependencia en Jalisco informó que auxilió a un lobo marino (Arctocephalustownsendii) herido detectado por personal de la Dirección de Ecología y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Puerto Vallarta, en la playa Mismaloya.

Actualmente el ejemplar se encuentra resguardado en las instalaciones de un prestador de servicios turísticos para su rehabilitación y una vez que  se encuentre en condiciones favorables, será liberado.

Asimismo, la misma delegación federal en Tabasco, rescató  un pecarí de collar que se encontraba en un domicilio particular del municipio de Nacajuca.

El pecarí de collar (Pecaritajacu), fue trasladado a la UMA Parque Museo de la Venta para su valoración y de este modo poder determinar el destino final del mismo.

(Con información de Ana Hernández y Luis Fuente)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios