19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Gobierno exige frenar sacrificio de patos en ritual

Profepa, quien denunció el llamado 'Kots Kaal Pato' ante la Fiscalía, exigió acabar con la tradición.

En el Kots Kaal Pato, decenas de aves van directamente al matadero, como parte de una 'tradición', en Citilcum, Izamal, Yucatán. (Hugo Borges/vice)
En el Kots Kaal Pato, decenas de aves van directamente al matadero, como parte de una 'tradición', en Citilcum, Izamal, Yucatán. (Hugo Borges/vice)
Compartir en Facebook Gobierno exige frenar sacrificio de patos en ritualCompartir en Twiiter Gobierno exige frenar sacrificio de patos en ritual

SIPSE.com
MÉRIDA, Yuc.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) emitió una recomendación a la Presidencia Municipal de Izamal, Yucatán, para que instrumente opere y evalué la política pública que de atención inmediata al sacrificio de animales domésticos con motivo de festividades tradicionales en la comunidad de Citilcum, Yuctán.

En un comunicado oficial, señala que la acción tiene como como objetivo lograr el trato digno de la fauna, y erradicar festejos de cualquier acto que lastime, torture y maltrate a a los patos.

También se le solicita realizar foros, talleres o cualquier tipo de reuniones para promover el trato humanitario hacia la fauna, su preservación y cuidado, entre las distintas comunidades que se integran en el Municipio.

Además, la Profepa giró instrucciones al edil de Izamal para que se realice las acciones dirigidas a la aplicación y cumplimiento de las leyes referentes al trato digno y respetuoso de los animales.

Cabe recordar que la Profepa denunció ante la Fiscalía General y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente del Estado de Yucatán, por actos de crueldad animal, durante la realización del ritual  en Citilcum, Comisaría del municipio de Izamal.

Dicha actuación derivó de una denuncia ciudadana presentada ante la delegación federal en la entidad (a través de redes sociales y  correo electrónico) en la que se alertaba del maltrato a ejemplares domésticos con motivo de un ritual denominado “Kots Kaal Pato”.

Esta recomendación se lleva a cabo de acuerdo a lo señalado en el artículo 5° fracción XVIII y 195 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, 45 fracciones IV y VI del Reglamento Interior de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El ritual

Durante el ritual denominado “Kots Kaal Pato” se utilizan principalmente patos; los amarran de las extremidades a una estructura, hecha de madera, y donde un concursante debe arrancar con sus manos la cabeza del ejemplar vivo.

La dependencia justificó su intervención porque los actos de crueldad en animales domésticos no son de su competencia; dijo que el ritual es contrario a la Ley para la Protección de la Fauna de esta entidad federativa y demás ordenamientos aplicables en la materia.

El "festejo" inicia cuando las familias de Citilcum se reunen en el centro del poblado, en donde unos días antes se instala una especie de patíbulo, donde se cuelgan piñatas que en lugar de tener fruta o dulces contiene animales vivos que ellos llaman alimañas y que fueron capturados una noche antes por los niños de la localidad.

La mayoría de los animales atrapados son iguanas de distintos tipos y tamaños, pero los más preciada son las zarigüeyas, marsupial amenazado y que incluso es protegido en otros países.

Tras colgar la piñata es golpeada con los animales adentro, algunos de los animales mueren debido a los palazos, pero los que logran salir de ella son atrapados nuevamente y lanzado de un lado a otro de la multitud hasta que queda inerte en el suelo o es aplastado a pisotones.

Cuando termina el festejo de las piñatas y las zarigüeyas han muerto, hacen su aparición los patos, animal que da origen al nombre de esta celebración y donde les dan muerte.

Una vez que logran agarrarle la cabeza, el "afortunado" debe de arrancarla con sus manos, ya que quien lo logre se llevará el cuerpo del pato a su casa.

El pato muere en el momento en que se le rompe el pescuezo, pero pueden pasar más de tres minutos antes de que la cabeza del pato se desprenda del cuerpo.

El ritual es observado por familias enteras que aplauden y ríen. Es un momento que les da una identidad comunitaria, pero nadie sabe explicar el por qué de la celebración y ni siquiera los más ancianos conocen sus orígenes y razones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios