17 de Julio de 2018

Yucatán

Para los niños el amor es importante desde la gestación

La psiquiatra Mónica Sánchez Pérez habla sobre la importancia del afecto para el desarrollo de los menores.

Esperanza Nieto y Jorge Barrera, conductores de Salvemos una vida, que se transmite por Amor 101.1 de Grupo SIPSE, acompañados de la psiquiatra Mónica Sánchez Pérez. (D. Sandoval/ Milenio Novedades)
Esperanza Nieto y Jorge Barrera, conductores de Salvemos una vida, que se transmite por Amor 101.1 de Grupo SIPSE, acompañados de la psiquiatra Mónica Sánchez Pérez. (D. Sandoval/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Para los niños el amor es importante desde la gestaciónCompartir en Twiiter Para los niños el amor es importante desde la gestación

José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- “Para hablar sobre la importancia del amor y afecto que deben recibir los niños y adolescentes por parte de sus padres, el programa 'Salvemos una vida' que se transmite por Amor 100.1 FM de Grupo SIPSE, contó este viernes con la presencia de la psiquiatra Mónica Sánchez Pérez, especialista de Clínica de Atención Integral y Rehabilitación de Personas con Problemas de Salud Emocional y Adicciones (Cayrad) y del Hospital de la Amistad Corea México.

“Desde la gestación, es muy importante el afecto. Diversos estudios señalan que si la madre acepta al niño y lo quiere desde ese momento, su desarrollo va a ser mejor.  Estas investigaciones también revelaron que los niños que vivían en casas hogar, donde los cuidadores cambian constantemente, presentaban alteraciones en el desarrollo, bajo peso y estatura, además que se enfermaban con mas frecuencia”, explicó la psiquiatra especializada en niños y adolescentes.

Añadió que el afecto que se tiene hacia los niños y el contacto físico, promueven un desarrollo pleno en los menores y que a raíz de los referidos estudios, se logró que los cuidadores en casas hogar permanecieran por más tiempo, sin rotarlos y también se consiguió que las madres tuvieran acceso a los hospitales.

“Los niños conforme crecen van teniendo un imagen fija de quien los cuida, los atiende y los quiere. El primer cuidado lo tiene la madre y conforme se van estableciendo los cuidados con cariño y afecto, se crea un vínculo. Es el primer enlace afectivo que hace la persona y de alguna forma, esto va a ir marcando su forma de vincularse con otras personas”, apuntó Mónica Sánchez.

La conductora Esperanza Nieto comentó que el niño siempre necesitaba saber que lo quieren y sobre todo escucharlo de los labios de sus padres y familiares.

“No es lo mismo decir un “te quiero” a dos metros de distancia, que abrazar al niño, incluso con esto sobran las palabras. Cuando durante el embarazo le hablan al bebé como muestra de cariño y afecto, el bebé al nacer reconoce la voz de sus padres”, agregó la invitada.

Etapa escolar

Por su parte, Jorge Barrera, también conductor de la emisión, preguntó a la psicoterapeuta sobre los cuidados y cariño que se le debe proporcionar a los niños una vez que inician su vida escolar.

La doctora Sánchez Pérez dijo que el contacto físico que se da en el día con día, promueve el desarrollo del niño favoreciendo que sea el adecuado de acuerdo a su edad, ya que una vez que inician la etapa escolar pasan la mitad del día en la escuela y ahí, las palabras y la forma en que son tratados por los profesores, no siempre son las correctas.

“Ahora en nuestro lenguaje coordinado se usan tantas groserías, que es importante tener cuidado en cómo se les habla, sobre todo a los adolescentes. La vibra de las palabras altisonantes no es buena aunque se usen cotidianamente, no es nada agradable que se expresen de esa forma. Las señoritas sobre todo se dicen cada cosa que uno se pregunta ¿Qué amistad puede haber entre ellas si se dicen de una manera tan fea?”, aseveró.

La especialista del Cayrad respondió que en esta época globalizada en la que tenemos la información en la palma de la mano, han ido cambiando las costumbres y hay conductas que en otras épocas no se veían bien, como las malas palabras, que actualmente se han ido normalizando. Por ello indicó, es labor de los padres establecer límites desde pequeños.

“Algo muy importante es el momento cuando nace el bebe y tiene el primer contacto con la familia. En estas épocas pasa que queremos dar mucho amor pero poca disciplina y no ponemos limites. Entonces, el amor sin disciplina no sirve. El primer lugar donde se les enseña lo que está bien y lo que esta mal así como los valores de la familia, es en la casa con los padres. Durante los primeros años sentamos estas bases para que cuando lleguen a la etapa escolar, al recibir otra información que no va acorde a la educación recibida en casa, puedan discernir y tener confianza de contarle a sus padres y sobre todo, aclarar sus dudas”, detalló Mónica Sánchez.

Por otro lado, dijo que la relación con los maestros también es de suma importancia, sin embargo comentó, que ha sabido de casos en que los niños y adolescentes son humillados por estos.

  • En el Cayrad se trabaja en la terapia de niños y adolescentes así como para los padres. El teléfono de la clínica es 920-16-38.

Jorge Barrera señaló que el comportamiento de los profesores influye mucho en el ánimo y la conducta de los niños porque si son humillados, a partir de ahí es cuando comienzan a perderle el respeto a sus maestros.

La psiquiatra del Hospital de la Amistad Corea México dijo que los niños y los adolescentes son “una esponja” y aprenden con el ejemplo. No se le puede pedir a un hijo que no insulte, si los padres lo hacen o que demuestre respeto si entre ellos no se respetan. 

Sobre el tema de los amigos y su influencia sobre todo en los adolescentes, Sánchez Pérez dijo que los jóvenes pueden tener amigos fuera de su casa, sin embargo padres solo los tendrán en la casa. 

“Los padres están para enseñarle a los jóvenes lo que esta bien, de acuerdo con sus creencias y valores. Ha habido jóvenes que me han dicho que  sus padres tratan de comportarse como si fueran sus amigos, pero lo que en realidad desean ellos es que les digan que es lo que esta bien o mal y con esta actitud de “padres buena onda”, no están poniendo límites

Esperanza Nieto dijo que muchos niños piensan que no les importan a sus padres porque nunca los corrigen, no reciben regaños ni comentario alguno ante sus acciones y contrario a esto, se comportan como si fueran su amigos, al mismo nivel. Entonces esa imagen de fuerza, respeto y seguridad que deben proyectar los padres, se van perdiendo.

Mónica Sánchez abundó en este tema comentando que los padres tienen la más alta jerarquía en la casa  ya que son quieren dan o niegan los permisos, establecen las reglas, horarios, etcétera y si se comportan como un amigo más de sus hijos, se están poniendo a su mismo nivel, entonces por eso ellos terminarán por desobedecerlos. 

Esperanza Nieto también comentó que en ocasiones los padres se van a los extremos en la educación de los hijos, o son muy permisivos o demasiado controladores. Entonces sucede que los hijos les tienen miedo si son represivos o no les hacen caso porque les permiten hacer “lo que les dé la gana”.

La psiquiatra dijo que además de esta situación, hay otro aspecto que se da en la crianza de los hijos que es el ser inconstante. En algunas ocasiones les dicen a los hijos que hacer y como comportarse y en otras, los dejan hacer las cosas sin decirles nada. 

“Esto crea incertidumbre y ansiedad, que llevan a otro tipo de problemas más adelante. Como decíamos el ejemplo es muy importante: si los niños ven que en su casa los papas se hablan con respecto, piden la cosas con un “por favor”, se dan tiempo para hablar, existe dialogo y tiempos de convivencia, tendrán una idea firme de como se debe tratar a las personas”, puntualizó.

Enfatizó la importancia de lo anterior, ya que cuando los niños salgan del ambiente familiar para acudir a la escuela, actividades deportivas y de convivencia con sus amigos, y conozcan la forma de comportarse de las demás personas, tendrán un antecedente de como realmente deben comportarse, según lo aprendido en el hogar. 

La tecnología 

“Ante la tecnología que ahora es muy importante en el día a día, no solo en la comunicación si no para las tareas de investigación, van cambiando las costumbres. La convivencia física de persona a persona siempre sera la mejor por el contacto físico y visual que se  hoy se ha ido perdiendo ante el crecimiento de las redes sociales. Un mensaje o una video llamada, son ahora el medio de contacto.

Jorge Barrera señaló que los jóvenes deben tener conciencia que la persona con la que estén “chateando” en cierto momento puede comportarse en lo virtual muy diferente a como es en la vida real.

La especialista en terapia de niños y adolescentes dijo que hoy, muchas personas utilizan Internet porque es mas fácil comunicarse y “convivir” pero que con ello se están privando de la convivencia real y no están satisfaciendo ciertas necesidades como personas.

“Esto influye de manera negativa en los jóvenes porque altera el desarrollo, incluso de repente vemos niños de 3 años o menos con el celular o la tableta. Por la etapa de desarrollo en que están, no es necesario que tengan esos objetos, ellos requieren estar explorando, caminando y tocando diferentes texturas, porque es información que servirá para el desarrollo de los sentidos y el sistema nervioso. De alguna forma, con el uso de estos dispositivos, se está alterando el desarrollo del niño”, advirtió.

Agregó que el niño que es tranquilizado de algún berrinche, dándole un dispositivo electrónico para que juegue, no aprenderá a controlar sus emociones e impulsos ya que  no desarrollará tolerancia a la frustración y esto le va a traer a los padres más problemas en el futuro porque al entrar en la etapa de la adolescencia, estos jóvenes no sabrán como canalizar su enojo y frustración pudiendo caer en conductas inadaptadas como los gritos, insultos y la violencia física.

Finalmente, comentó que es hora de que las familias tomen en cuenta esto y procuren entre las ocupaciones cotidianas hacer un espacio de tiempo de calidad para los hijos.

“Estén pendientes de sus hijos, obsérvenlos, tengan contacto con ellos para poder detectar cualquier problema y en dado caso, soliciten ayuda profesional”.

Salvemos una vida
  • [“La Casita”, de Salvemos una vida se encuentra ubicada en la calle 56 No. 435 entre 49 y 51 del centro histórico, cerca del Remate de Paseo Montejo, ahí se ofrece de manera gratuita ayuda psicológica. Los teléfonos son 945-37- 77 y 075, los cuales funcionan las 24 horas del día, los 365 días del año.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios