15 de Diciembre de 2017

Yucatán

Progreso vive el fervor guadalupano

Decenas de peregrinos concluyen sus recorridos en la Capilla de Guadalupe ubicada en la colonia Canul Reyes del puerto.

Peregrinos de Muxupip  le cantan a la Virgen de Guadalupe en Progreso. (Manuel Pool/SIPSE)
Peregrinos de Muxupip le cantan a la Virgen de Guadalupe en Progreso. (Manuel Pool/SIPSE)
Compartir en Facebook Progreso vive el fervor guadalupanoCompartir en Twiiter Progreso vive el fervor guadalupano

Manuel Pool/SIPSE
PROGRESO, Yuc.- Procedentes de diversos puntos del estado y de la península, después de varios días de camino, ayer finalmente concluyeron su recorrido numerosos grupos de antorchistas que antes de retornar a sus casas se dieron cita a lo largo de la jornada en la Capilla de Guadalupe, ubicada al poniente de la ciudad, para agradecer a la Reina del Tepeyac haber concluido su promesa sanos y salvos.

Desde muy temprano los fieles  progreseños acudieron a escuchar misa en el recinto ubicado en la colonia Canul Reyes, cuya tranquilidad se rompía de manera continua por los gritos de algarabía de jóvenes y niños que retornaban de sus recorridos,  y que entraban al templo lo mismo lanzando porras en honor a la Virgen que entonando las clásicas mañanitas, acompañados con alguna guitarra o a capela.

Por ejemplo, el grupo infantil de antorchistas de la comunidad de San Juan Koop, municipio de Muxupip ofrecieron en coro un ramillete de melodías alusivas a la ocasión, como Reina de reinas y La Guadalupana. Al concluir empredieron el retorno a casa.

El responsable del grupo, Hermenegildo Chim Chim, dijo que desde hace 18 años organiza la “antorcha” en su localidad, y aseguró que el tiempo no ha pasado en balde y ya muchos de sus antiguos compañeros dejaron de participar,  pero para que  no se pierda la tradición ahora realizan la actividad principalmente con niños cuyas edades van desde los cinco hasta los 16 años.

“Es una manera de agradecerle a la Virgen que a lo largo del año que termina hayamos tenido trabajo y salud, y es la oportunidad para enseñarles a nuestros hijos a sentir amor por la Madre de Dios, que siempre nos cuida y protege”, explicó. 

En el grupo se cuentan los hijos del entrevistado, así como varios sobrinos y hermanos a los que paulatinamente se han unido otros niños, que con entusiasmo iniciaron el recorrido hacia su comunidad de origen a partir del mediodía.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios