11 de Diciembre de 2018

Yucatán

El amor por Yucatán la llevó al sector turístico

Rosa María Sánchez, mujer de retos y comprometida con su trabajo, encabeza desde hace 8 años la Asociación de Agencias de Promotoras de Turismo.

Rosa María admite que el amor a su trabajo es total y a pesar de haber tenido episodios difíciles en su salud. (Milenio Novedades)
Rosa María admite que el amor a su trabajo es total y a pesar de haber tenido episodios difíciles en su salud. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook El amor por Yucatán la llevó al sector turísticoCompartir en Twiiter El amor por Yucatán la llevó al sector turístico

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El amor por el territorio yucateco y sus ganas de aprender otras culturas cimentaron su vocación por el sector turístico; hoy, después de 28 años, Rosa María Sánchez es una empresaria consolidada en constante crecimiento profesional, y encabeza, desde hace ocho años, la Asociación de Agencias de Promotoras de Turismo de Yucatán, la primera mujer en el cargo desde la fundación de esta organización.

De manera paralela colabora con la Fundación Kanxoc, una agrupación que capacita a mujeres artesanas de zonas marginadas para que puedan mejorar su técnica y generar fuentes de ingresos para sus familias.

Mujer de retos y comprometida con su trabajo, encuentra en su labor no sólo la fuente de su desarrollo profesional y personal, sino de su felicidad, porque  el turismo es su mayor pasión y su proyecto de vida. 

Los pasos de su evolución

Rosa María pertenece a la tercera generación de la licenciatura en Administración y Empresas Turísticas del Tecnológico de Mérida, una carrera en su momento innovadora y que aportaba conocimientos para potenciar el capital turístico de Yucatán. 

“Desde que entré, ya sabía que ésa era mi área; en ese tiempo, hace más de 25 años, en el estado, incluso en Quintana Roo, no se había explotado el tema, pero le vi mucho futuro”, recordó sonriente y rememoró sus días como practicante en un hotel, donde sobresalió y se quedó a trabajar, pasando por diferentes áreas: comenzó en recepción y culminó como gerente general; allí obtuvo los cimientos de su carrera con 15 años de experiencia.

Con este respaldo, se cuestionó cuál eran los siguientes pasos, y por invitación de un colega español se asoció en una empresa turística.

Posteriormente al ampliar su conocimiento como promotora y agencia,  fortaleció su perfil profesional y decidió separarse de ese negocio y emprender su propio camino, con su compañía Hispano América, en la que su amor por lo yucateco y el mundo maya, le brindó la claridad del enfoque de su labor, impulsando el sureste mexicano, aunque también realiza operaciones para cualquier parte del mundo y atender a visitantes de diferentes países.

Aunado a su vocación de servicio en el sector, a invitación de una hermana, se sumó al proyecto de Fundación Kanxoc, y colabora para que las mujeres beneficiadas sigan adelante con su capacitación y trabajo de artesanas que distribuyen para aportar a los ingresos del hogar. Para este fin, compra y vincula a las mujeres para que puedan colocar sus creaciones. También organiza actividades de integración para las familias beneficiadas.

Los retos del turismo 

Desarrollarse en el ámbito que ama tiene un costo, que vale la pena pagar por la felicidad que le genera, pero que la mantiene en el reto constante para superar pruebas que no dependen de ella, como el impacto de desastres naturales,  alertas epidemiológicas, la imagen que se tiene de México en el mundo, la caída de alguna moneda y otros efectos externos con lo que sigue aprendiendo a lidiar.

Recuerda que el momento de la historia reciente que marcó a diferentes sectores, pero en especial al turismo, fue la alerta epidemiológica por la epidemia de influenza A H1N1 en 2009, de la cual apenas se está recuperando. 

“Recuerdo que estábamos concentrados en la sede del Tianguis Turístico de Acapulco de ese entonces, cuando nos enteramos de la noticia, todo fue de un momento a otro, a poco tiempo me llamaron de Mérida para decirme que se cancelaba una reservación, al rato, otra, y pronto casi todas las que estaban pactadas con turistas extranjeros, que decidieron no venir y exigían su reembolso, fue un momento muy duro”, evoca, y apunta que a pesar de la tribulación del momento, de los factores en contra, no recortó personal, no cerró ninguna operación y enfocó sus esfuerzos a los turistas nacionales, quienes la salvaron de caer en números rojos ese año.

“Hubo momento de flaqueza, hasta mi familia me decía ‘¡deja eso, dedícate a otra cosa, estás perdiendo!’, con tantas voces negativas, llegué a considerar cambiar mi rumbo, pero lo analicé y cuando vi que los mexicanos, que sabíamos exactamente la situación, seguían viajando, detecté una oportunidad y seguí adelante”, agregó.

Este episodio le dejó grandes lecciones de vida y fe, porque en medio de un episodio tan decisivo, evitó el cierre de la empresa y conservó el personal. Recordó que en esos días, pudo ver la mano de la providencia en cada paso, porque a pesar de tener el gran pendiente del pago de nómina y de la devolución de los paquetes cancelados, no faltó el recurso y casi de milagro se solventaron los gastos necesarios para seguir operando. 

Otro factor en contra que ha enfrentado es la falta de vocación de jóvenes que desean trabajar en el área turística y creen que solo se trata de viajar, cuando el éxito se basa en la excelencia de la atención al cliente, tanto nacional como internacional. 

“Todos merecen el mejor servicio y hay que ser serios en eso, lo que implica más trabajo y compromiso, por eso muchos se desencantan cuando ven que en esta carrera los viajes más que de placer son para conocer a fondo los destinos a operar. 

Líder del gremio

Por su experiencia amplia en el tema, fue invitada a formar parte de la Aaprotuy; comenzó como vocal y por su labor fue escalando hasta alcanzar la presidencia; actualmente está en el cuarto periodo de gestión, y en búsqueda de un sucesor.

En 18 años de fundación de esta agrupación, es la primera mujer en ocupar el máximo cargo y durar ocho años en el servicio. Indica que es un trabajo demandante en el que debe lidiar con los retos para el gremio y su propio negocio, pero que la ha enriquecido profesionalmente y fortalecido su carácter para representar dignamente al grupo ante las autoridades, el sector turístico y la sociedad.

“Siempre hay que confiar en uno mismo, estar orgulloso de la tierra, de lo nuestro, promoverlo, pero no hay que perder la disposición a aprender, a escuchar propuestas y a valorar otras culturas”, apuntó.

Rosa María admite que el amor a su trabajo es total y a pesar de haber tenido episodios difíciles en su salud, no se ha detenido y continuará aportando para el desarrollo turístico de la región.

Perfil y Trayectoria
  • Rosa María Sánchez nació el 23 de diciembre.
  • Es presidenta de la Asociación de Agencias de Promotoras de Turismo de Yucatán.
  • Es miembro de la Confederación Patronal de la República Mexicana.
  • Cuenta con reconocimientos de hoteles por su labor en el ramo.  

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios