16 de Diciembre de 2017

Yucatán

Inclusión, una feliz realidad

En base a esa frase cuatro mujeres convirtieron el ¿por qué? en un ¿para qué? y en un proyecto de vida.

Leticia Romero Osorio, Liliana Valdés La Vallina Portela, Rosa María Baño García y Carmen Bujaidar Tobías crearon desde hace 18 años la organización Aprendamos Juntos A. C.. Imagen de archivo. (César González/SIPSE)
Leticia Romero Osorio, Liliana Valdés La Vallina Portela, Rosa María Baño García y Carmen Bujaidar Tobías crearon desde hace 18 años la organización Aprendamos Juntos A. C.. Imagen de archivo. (César González/SIPSE)
Compartir en Facebook Inclusión, una feliz realidadCompartir en Twiiter Inclusión, una feliz realidad

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- “La inclusión es una feliz realidad”, es el lema que resultó del cambio social aportado por la organización Aprendamos Juntos A. C., fundada hace 18 años,  pero con una causa gestada desde hace 20 años por cuatro madres, quienes convirtieron el  ¿por qué? en un ¿para qué? y en un proyecto de vida.

De esta manera, Leticia Romero Osorio, Liliana Valdés La Vallina Portela, Rosa María Baño García y Carmen Bujaidar Tobías, presidenta de la agrupación, con su labor, han ganado el respeto de la población y la asociación es considerada como pionera en la inclusión de niños, jóvenes y adultos con discapacidad intelectual en todas las áreas de la sociedad. 

Convencidas de que la mano de Dios está en la misión, se han encomendado a la generosidad y providencia para continuar la lucha en la que propicia cambios de conciencia. 

Un cambio de vida, gestó un cambio social

En entrevista Lety y Carmelita – así se llaman de cariño- contaron a nombre del equipo la historia detrás de la causa. Recordaron que el amor a sus hijas y el deseo por un trato digno e igual que cualquier otra persona las motivó a buscar los caminos, maneras y tocar las puertas necesarias para que accedieran a una educación incluyente.

“Antes los niños con discapacidad sólo tenían la opción de ser educadas en escuelas especiales, apartadas de la experiencia de estar en una comunidad educativa en la que pudieran participar y gozar de los mismos derechos. Además nos enteramos que la inclusión educativa ya era un hecho en otros países y queríamos eso, esa fue nuestra meta”, recordó Carmen.

Las cuatro madres se organizaron y fue hasta en 1997 cuando se constituyó como Asociación. En una secuencia de hechos afortunados con momentos y personas correctas, contaron con el apoyo del entonces titular de la Federación de Escuelas Particulares de  Yucatán, Jorge Aldrete, para hablar con la secretaria de Educación Leticia Mendoza “y nos recibió con la buena noticia de que tenían un programa de inclusión escolar para capacitar a las escuelas particulares”. De esta manera se hizo el primer enlace entre la agrupación, las autoridades educativas y la FEPY.

“Nunca dejamos de aprender, ellos nos han enseñado, han enseñado a sus compañeros de la escuela, en fin el aprendizaje ha sido mutuo”, comentó Carmen respecto a los beneficios de la inclusión, mientras estaba acompañada de su querida hija Myriam Abud Bujaidar, uno de los motores de la causa. 

Fue así como hace 18 años comenzaron un proceso de cambio social de las personas con discapacidad intelectual.

Transforman la forma de percibir la discapacidad

Las acciones de “Aprendamos juntos” han sido encaminadas a transformar el concepto de “proteccionismo y seres manejables” por el de “personas con autonomía y autodeterminación”, merecedoras del respeto y un trato equitativo de la sociedad.

Por eso sus acciones están encaminadas a trabajar por la dignidad, el respecto y los derechos de las personas con discapacidad intelectual.

La organización ofrece una formación integral  desde el tema de salud, artística, deportiva hasta educación formal, para desarrollar los talentos y potencialidades que logren una mejor calidad de vida y así propiciar una comunidad de integración, que promueva la inclusión, para que en la edad adulta tengan un trabajo digno y remunerado, que garantice sus derechos, de tal forma  que los jóvenes y adultos complementen sus esferas familiares y sociales desde una perspectiva de autonomía y autodeterminación

Cuentan con casos de éxito de jóvenes capacitados por ellos que hoy laboran en importantes corporativos gozando de todas las prestaciones de la ley. También grupos de jóvenes que laboran en empresas en las que han superado las expectativas de producción y siguen abriendo camino para nuevas generaciones.

Esta asociación es pionera en integrar  a niños con discapacidad intelectual a la escuela regular, impulsando la inclusión educativa en Mérida desde 1998 con apertura de 3 colegios.

La semilla ha germinado y en la actualidad más de 20 colegios particulares cuentan con el programa de inclusión educativa y las nuevas generaciones han acogido este método de aprendizaje para sus hijos.  

Frutos de aprender juntos

La organización ha colaborado en la presentación de iniciativas de ley a favor de las personas con discapacidad y en el 2014 lograron un cambio en el lenguaje del Código Civil Familiar para eliminar los adjetivos discriminativos que se encontraban en sus líneas.

En el 2000 se fundó el Centro de Apoyo, en el cual se brinda terapias de lenguaje, motricidad fina y gruesa, lecto – escritura, a niños con discapacidad intelectual para complementar sus procesos de aprendizaje. Posteriormente en el 2006, se abrió un Centro de Capacitación y Trabajo “CENIT” por la solicitud de los padres de jóvenes y adultos que no habían tenido la oportunidad de integración escolar, donde además de recibir escolarización se les capacita en talleres de actividades para la vida diaria, talleres de cocina, computación, pintura, manualidades, costura, taller de la sexualidad y autodeterminación, todo con el fin de facilitarles su inclusión a la sociedad y el área laboral.

Perfil y trayectoria
  • Leticia Romero Osorio, Liliana Valdés La Vallina Portela , Rosa María Baño García  y Carmen Bujaidar Tobías recibieron en el 2013 el reconocimiento Cedros que otorga el Club Libanés a lo más destacado de la sociedad, por su aportación al tema de inclusión de personas con discapacidad.
  • Actualmente la agrupación cuenta con 10 maestras con nivel de licenciatura
  • Ofrecen un programa especial de educación superior.
  • Para conocer más de esta causa se puede consultar el sitio www.aprendamosjuntos.org.mx
  • Así como sus espacios en redes sociales .
  • Para recaudar lo necesario para la operación de sus servicios organizan eventos de procuración de fondos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios