12 de Diciembre de 2017

Yucatán

Una extranjera, feliz por ser parte de la comunidad yucateca

Joanna Van der Gracht es fundadora del International Women’s Club y de la escuela Tecnología Turística total; apoya al Ejército de Salvación.

Joanna Van der Gracht de Rosado fundó un grupo de mujeres que apoyan a personas de escasos recursos, otorgan becas y realizan retiros de desarrollo humano para las mismas integrantes. (Milenio Novedades)
Joanna Van der Gracht de Rosado fundó un grupo de mujeres que apoyan a personas de escasos recursos, otorgan becas y realizan retiros de desarrollo humano para las mismas integrantes. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Una extranjera, feliz por ser parte de la comunidad yucatecaCompartir en Twiiter Una extranjera, feliz por ser parte de la comunidad yucateca

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- “La satisfacción más grande por el trabajo que realizamos es tener un lugar en la comunidad”, expresa sonriente Joanna Van der Gracht de Rosado, canadiense fundadora del International Women’s Club y la institución superior Tecnología Turística Total.

A través de sus acciones logró el reconocimiento de la sociedad, impactos positivos y a largo plazo en las asociaciones y personas que beneficia y amistades entrañables en el Estado, el país y el extranjero.

Gracias a su trabajo en el sector turístico conoció al amor de su vida y su futuro, ya que al casarse con un yucateco fincó su residencia en la capital yucateca desde hace 39 años, y desde entonces tenía claro el objetivo de ser y aportar a la comunidad.

Cambio de código postal y de proyecto de vida

Egresada de la carrera de educación y el gusto por conocer el mundo, su primer trabajo fue como maestra de inglés en Perú donde aprendió español.

Posteriormente, como parte del trabajo en una línea aérea y la agencia de viajes de la misma empresa, tuvo la responsabilidad de atender a los viajeros que visitaban Cuba, porque era la única del equipo que hablaba español, le tocó acompañar a periodistas y tour operadores, conforme la ruta fue más concurrida se agregó una escala a Mérida y Guadalajara y se formó un circuito. 

En sus viajes a la capital yucateca conoció al abogado Jorge Carlos Rosado Baeza, quien al dominar cinco idiomas le era más redituable el trabajo de guía de turistas y con esta profesión fue con la que se encontró con Joanna y se enamoraron. 

El “flechazo” fue tan profundo que dejó atrás su trabajo y residencia en el extranjero para casarse con el yucateco y residir de manera permanente en Yucatán, donde ambos comenzaron proyectos juntos en el área de la educación y el altruismo.
International WomEn’s Club, una forma de ser parte de la comunidad

En el primer año en tierra maya tuvo la dificultad propia de la adaptación al estar en tierra ajena, en ese proceso pensó que era necesaria una agrupación en la que como mujer pudiera ayudar a otras a integrarse a la vida en Mérida, en un momento en el que no era tan común la residencia de extranjeros en la ciudad.

Con este objetivo fundó hace 30 años el International Women’s Club (Club Internacional de la Mujer) en el que además de formar grupos para convivir, se activaron proyectos para apoyar a personas de escasos recursos, otorgar becas y realizar retiros de desarrollo humano para las integrantes. Con 22 mujeres, la mitad extranjeras y el otro tanto yucatecas, se inició este proyecto de vida.

"Somos un grupo muy sólido y activo que si no contamos con lo que necesitamos lo buscamos, lo prestamos y si no lo generamos"

Actualmente el grupo cuenta con más de 150 damas voluntarias que se reúnen cada mes para desayunar juntas, tomar el té, armar actividades de recaudación de fondos y participar en retiros en los que apuestan por el crecimiento personal en temas como liderazgo, trabajo en equipo y alcance de objetivos.

“Somos un grupo muy sólido y activo que si no contamos con lo que necesitamos lo buscamos, lo prestamos y si no lo generamos. No nos detenemos ante las dificultades. Todas las mujeres del club son valiosas, talentosas en diferentes áreas, y tenemos el mismo interés de ayudar a la comunidad que nos brindó un lugar”, explicó.

Destacó que todas las integrantes se sienten parte de Yucatán y en ese afán, todas en sus áreas contribuyen a la sociedad con aportaciones de todo tipo, como la Merida English Library, escuelas de nivel superior y otras iniciativas en las que involucran el crecimiento profesional de los yucatecos.

En este grupo destacan presidentas que laboran en instituciones honorables: Dulce Novelo, de Firth administradora del Centro Anticanceroso de la Cruz Roja Mexicana de Yucatán, y Michelle Byrne de Rodríguez, delegada de la misma organización.

“Tenemos tres metas: la primera servicio a la comunidad, porque nos damos cuenta cuáles son las necesidades; segundo, la amistad entre los extranjeros, mexicanos y yucatecos, y tercero, nos formamos para desarrollarnos personalmente con retiros.

Es un club del que me siento orgullosa, conozco a mucha gente valiosa y felicito a Lisa Johanson, la nueva presidenta, de Suecia, que tiene 27 años en Mérida y hace un excelente trabajo”, apuntó Joanna.

Con el club benefician al Ejército de Salvación para que mejore sus instalaciones, otorgan becas completas del nivel universitario, ofrecen clases de inglés y visitan cada semana a los niños del área de pediatría del Centro Anticanceroso para convivir con ellos y llevarles regalos útiles para sus tratamientos.

Joanna destacó que buscan nuevas integrantes, jóvenes con deseo de aportar y aprender de las integrantes, con el fin de seguir preservando esta iniciativa.

Aportar a la educación superior

Junto a su esposo, Jorge Carlos Rosado Baeza, fundó la Escuela Superior Tecnología Turística Total en 1990,  siendo de las primeras instituciones privadas en ofrecer la licenciatura en turismo.

Ambos con amplia experiencia en el tema, dieron clases de diferentes materias, fomentaron la visión internacional y la valoración por sus raíces. 

En ese afán, adecuaron el plantel, integrando por cuatro edificios coloniales en el corazón de la ciudad de Mérida, los cuales fueron adecuados para satisfacer las necesidades de los alumnos, formaron un ambiente estético y respetaron el diseño del predio, en reflejo de ese respeto que tienen por la comunidad.

Desde entonces fueron innovando con carreras acorde con  los requerimientos formativos contemporáneos y con la idea de ofrecer licenciaturas en las que sus estudiantes pudieran colocarse rápidamente en el mundo laboral.

Actualmente la pareja es asesora de la escuela y están atentos al desarrollo de la oferta educativa y de su comunidad. 

Con más tiempo para sí misma disfruta la vida en pareja, es una abuela y madre amorosa, gracias a su hijo retomó su afición por el arte pictórico y aprovecha el tiempo para escribir, prepara su cuarto libro y está en planes para que una de sus publicaciones se traduzca al español.

“Cuando das recibes más de lo que diste, cuando das amor recibes más amor, si aportas de tus bienes también se multiplican, ser voluntario, donar algo de sí mismo es hacer la diferencia”, apuntó. 

Perfil
  • Joanna Van der Gracht de Rosado nació el 9 de mayo en Vancouver, Canadá, es la mayor de ocho hijos.
  • Fundadora y presidenta emérita del International Women’s Club (Club internacional de Mujeres).
  • Ha publicado tres libros: “Tomando agua de pozo”, “Magic Made in México” (Magia hecha en México) y la novela “The Woman Who Want The Moon” (La mujer que quería la luna), este último se traducirá al español para una nueva edición.
  • Está en proceso de publicar una historia de familia sobre una tía que cumplió 100 años y durante la Segunda Guerra Mundial ayudó a judíos durante la ocupación de Amsterdam.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios