17 de Noviembre de 2018

Yucatán

'Paccelli' deja huella en el paisaje urbano de Yucatán

El escultor Reynaldo Bolio enseña su técnica a un equipo de trabajo para preservar su estilo para las siguientes generaciones.

Desde los cuatro años, el talento de Reynaldo Bolio 'Paccelli'
hacia las artes plásticas, comenzó a manifestarse. Imagen del escultor con una de sus obras.(Jorge Acosta/SIPSE)
Desde los cuatro años, el talento de Reynaldo Bolio 'Paccelli' hacia las artes plásticas, comenzó a manifestarse. Imagen del escultor con una de sus obras.(Jorge Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook 'Paccelli' deja huella en el paisaje urbano de YucatánCompartir en Twiiter 'Paccelli' deja huella en el paisaje urbano de Yucatán

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Desde su nacimiento el arraigo con su cultura estaba predestinado. Reynaldo Bolio “Paccelli” abrió los ojos al mundo el 6 de enero, fecha de la fundación de Mérida, y desde los cuatro años el talento hacia las artes plásticas comenzó a manifestarse.

Con más de tres décadas de carrera artística, la huella de sus creaciones forma parte del paisaje urbano del Estado,  pero también imprimió su sello en el equipo de trabajo que forma para que aprendan su técnica y preserven el estilo de trabajo para las siguientes generaciones. 

Actualmente está en preparación de las figuras marinas que formarán parte del Parque Acuático del Paseo Verde, con el objetivo de aportar la experiencia del encuentro con especies que de otra manera no podrían tener contacto. 

Desde la semana pasada 20 de sus esculturas inspiradas en la cultura maya, la ecología y la sociedad yucateca forman parte de la exposición “Seres y dioses del Mayab eterno”. Estas obras están montadas en el corredor exterior del Aeropuerto Internacional de Mérida, donde se aprecian figuras que evocan a Kukulcán, los hijos del maíz, la tierra del faisán y del venado y la arquitectura maya.

De la mano de su esposa y musa, Rosa Espínola García, están abiertos a vincularse con las instituciones de gobierno, prevención al delito y la Escuela Superior de Artes para formarlos en el trabajo escultórico con el acompañamiento y conocimiento de Paccelli, a fin de compartirles una labor artística que puede enriquecer su espíritu y ser una actividad factible. 

Adelantó que en 2016 presentará sus más recientes esculturas, las cuales rinden honor a los artistas Fernando Castro Pacheco y Rolando Amábilis Arjona, ambos fueron directores de la Escuela Nacional de Pintura y Grabado “La Esmeralda”, donde Reynaldo estudió la carrera de Artes Plásticas. Ambas piezas se prevén se monten en el Centro Estatal de Bellas Artes, ya que ambos artistas fallecidos fueron maestros de esa institución. 

En días pasados inauguró una muestra en honor a Sara García con una escultura de la “abuelita de México” en la galería del antiguo edificio del Congreso del Estado. 

Del lápiz al modelado y la reproducción fiel 

“Creo que desde niño traía la intención, cuando era niño no estaba consciente de los impulsos infantiles que tenía al rellenar los figurines de moda de mi mamá, con dibujos del gato Félix”, recordó.

Fue una forma de descubrir la habilidad, cada año seguía mejorando su técnica de manera autodidacta, mientras ganaba premios en concursos, siempre vinculado con la naturaleza. En su adolescencia con su afición a la música comenzó a dibujar posters de grupos de rock y cuando su padre se va a Europa y regresó con material que influyó su interés por desarrollarse aún más en el dibujo, primero mediante revistas de ese continente. 

Con ese objetivo entró al Centro de Educación Artística (Cedart) en el nivel bachillerato y en el tercer año comenzó un dilema.
“Pensé: ¿qué voy a estudiar? A mí sólo me gusta dibujar y estaba orientado hacia la escultura. Luego pensé que me quedaba corto mi estado y tomé la decisión de salir. En ese tiempo llegó un campamento de estudiantes de la Escuela Nacional de Pintura y Grabado la Esmeralda, me entusiasmo y posteriormente participo, porque me inspira su trabajo libre y elegí irme a la Ciudad de México para estudiar en esa escuela”, abundó.

En esa etapa en la capital del país, Reynaldo trabajó en el Departamento de Preservación y Reproducción de Arte Prehispánico del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en el Departamento de Retratos Escultóricos del Museo de Cera de la Ciudad de México, entre otros.  

“Trabajamos con el arqueólogo Eduardo Matos (Moctezuma) cuando se registraron los hallazgos del proyecto del Templo Mayor, también en el proyecto de restauración y alineación de la Catedral Metropolitana y ahí es donde me empiezo a especializar, porque comienzo  a trabajar con materiales y moldes específicos, y ser reproductor, que aunque está lejos de una propuesta creativa o vanguardista, es una especialidad a la cual llega en la excelencia en el dibujo y puedes penetrar a este tipo de trabajos de preservación y dar la oportunidad alumnos de arte que se integren a una labor profesional”, explicó. 

En este contexto, comentó que está en la misma disposición para enseñar su técnica, ofrecer una vinculación a estudiantes e incluso darle clases a jovencitos de comunidades para que aprendan un oficio artístico

Profeta en su tierra

Entre sus obras se encuentran las esculturas del Papa Juan Pablo II en el atrio del Convento de Izamal, de  los “Montejo” en el remate de Paseo de Montejo, y el Monumento Arca del Bicentenario.

También los bustos de Felipe Carrillo Puerto de la Uady, de Sergio Esquivel en el parque de Santa Lucía, y de Armando Manzanero en el teatro que lleva su nombre.

Sus obras también se han colocado fuera del país: el de Felipe Carrillo Puerto en una comunidad yucateca en Estados Unidos, el de Silvio Zavala Vallado y Ignacio Rubio Mañé  ambos en el Archivo de Indias de España.

Entre los premios que ha ganado se encuentra el segundo lugar en la II y VI Bienal de Artes Plásticas de Mérida en 1987 y 1995, respectivamente. Ha realizado exposiciones individuales y colectivas en la Galería del teatro “José Peón Contreras”, la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), el Instituto Tecnológico de Campeche y en los Museos de la Cultura Maya en Chetumal y el Isla Mujeres, en el estado de Quintana Roo, entre otros. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios