18 de Diciembre de 2017

Yucatán

Quema del 'año viejo', costumbre que se arraiga en Yucatán

Piezas artesanales únicas, parte de un explosivo rito que busca erradicar todo lo negativo arrastrado durante el 'año viejo' y dar la bienvenida al año nuevo.

El precio de los 'viejos' oscila entre 800 y mil pesos, debido a que se rellenan con explosivos, aunque también se ofrecen piñatas como la de la foto. (Notimex)
El precio de los 'viejos' oscila entre 800 y mil pesos, debido a que se rellenan con explosivos, aunque también se ofrecen piñatas como la de la foto. (Notimex)
Compartir en Facebook Quema del 'año viejo', costumbre que se arraiga en YucatánCompartir en Twiiter Quema del 'año viejo', costumbre que se arraiga en Yucatán

Agencias
MÉRIDA, Yuc.- La quema del "año viejo", a partir de la representación de un muñeco de tela con pirotecnia adentro, se ha convertido en una de las tradiciones más arraigadas en Yucatán, y en especial en la capital, para recibir la llegada del año nuevo.

Según Notimex, cada 31 de diciembre a las 12 de la noche, en esta ciudad, se festeja la quema de muñecos de distintos tamaños que tienen el aspecto de una persona de la tercera edad.

Estos son elaborados con harapos y rellenados con juegos pirotécnicos, práctica que ya era ancestral en otros países del continente como el caso de Perú y el Ecuador y que se ha arraigado en esta región.

Cada muñeco se vuelve una pieza única, producto de la imaginación de quienes participan en su elaboración, la mayoría familiares y vecinos que se reúnen cada año para "quemar" a su "viejo" en la calle que comparten, o bien, quienes están en posibilidades compran uno ya hecho.

"Viejos" favoritos

Otros van más allá y, con ingenio y creatividad, sus creaciones hacen alusiones a personajes principalmente de la vida política y algunas celebridades que "reventarán" con un letrero o marca que indica el año que termina el 31 de diciembre.

Entre los personajes favoritos destacan los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox Quesada, y ahora también el expresidente Felipe Calderón, además del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador, entre otros.

También se recurre a figuras como la de la exgobernadora Ivonne Ortega Pacheco, la hoy senadora Angélica Araujo Lara, y de la cantante Paquita la del Barrio, en alusión a personajes femeninos de la política y la farándula.

Algunas personas que se dedican a la elaboración de muñecos, aseguran que la "quema del viejo" simboliza la destrucción de todo lo pasado para dar paso a lo nuevo.

Esta tradición forma parte de un rito simbólico de erradicar de nuestras vidas aspectos negativos, por ello a algunos viejos les ponen cartulinas con leyendas alusivas al año que se va y los deseos y añoranzas por el que viene.

Freddy Canul Rodríguez, quien desde hace muchos años se dedica a la confección y venta de este tipo de muñecos, señaló que tienen un valor de entre los 800 y los mil pesos, debido a que se rellenan con explosivos.

En promedio, señaló Canul Rodríguez, la elaboración de un "viejo" lleva un día, pues requiere de diversos materiales como la ropa alusiva, algodón y la colocación de los cohetes.

Los explosivos usados suelen ser más de impacto que de vista, o sea, que exploten lo más fuerte posible aunque no iluminen y para ello se emplean diversos artefactos como las llamadas "metralletas" y/o petardos, cuya venta se triplica en el día previo a la quema.

Pedro Chim Pech, un vendedor que obtuvo permiso para la venta de juegos pirotécnicos en el Centro Histórico de Mérida, precisó que si el día 24 se venden mil pesos en petardos, en promedio, el 31 llegan a los tres mil o hasta cuatro mil pesos.

"Es el favorito y mientras más grande sea mejor, hay petardos que valen hasta 150 pesos, son muy peligrosos, pero la gente quiere que el viejo truene con mucha fuerza", apuntó.

Precauciones y recomendaciones

Al respecto, la Dirección de Protección Civil de esta entidad recomendó a la población ser muy precavida con la quema de los llamados "viejos" en la víspera del año nuevo.

Mencionó que la compra y encendido de la "mal llamada juguetería pirotécnica", debe hacerla un adulto responsable, que no esté bajo la influencia de alcohol o drogas.

Indicó que los espectadores deben estar a un mínimo de 12 metros de distancia para minimizar posibles daños a la integridad física.

Señaló que si no se cuenta con extintores, se debe tener cubetas de agua o arena para poder apagarlos, por si algo se sale de control.
 

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios