14 de Noviembre de 2018

Yucatán

Redes sociales, un asunto peligroso

El mal manejo de la información personal puede derivar en robos e incluso en pérdida del empleo.

Actualmente los reclutadores prestan más atención a las publicaciones en internet que al currículum. (SIPSE)
Actualmente los reclutadores prestan más atención a las publicaciones en internet que al currículum. (SIPSE)
Compartir en Facebook Redes sociales, un asunto peligrosoCompartir en Twiiter Redes sociales, un asunto peligroso

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Perder el empleo, problemas con la pareja, sufrir acoso y ser víctima de robos son algunas de las consecuencias derivadas de un mal manejo de la información en las Redes Sociales Virtuales (RSV), señalan integrantes del movimiento “Eres lo que publicas”, que explican cuáles son los casos más comunes y aportan consejos para tener una experiencia positiva en internet.

“Las redes sociales no son gratuitas”, advierten integrantes de la iniciativa en su libro digital, en el que plantean que el tiempo dedicado al uso de las RSV se convierte en el “costo oportunidad”, el cual es el precio que se paga por tomar una decisión determinada; es decir, en lugar de realizar otras actividades que pueden representar mayor ganancia.

En el caso de las herramientas digitales, significa lo que se deja de hacer por “navegar” en Twitter, Facebook, Google plus, o cualquier otra red social.

Aseguran que “lo que publiques hoy podría dejarte sin trabajo mañana”, en este sentido recomiendan una regla de oro: no hablar mal del centro laboral y estar consciente de que actualmente los reclutadores prestan más atención a las publicaciones en internet que al currículum. 

En datos sobre investigaciones, el libro, disponible de forma gratuita en www.eresloquepublicas.com, destaca que en un estudio en México, Argentina, Chile, Colombia y Venezuela, cerca de la mitad de los departamentos de recursos humanos indaga en redes sociales de aspirantes antes de la contratación.

Tiempo sin valor

“Si crees que las redes sociales son gratuitas es porque tu tiempo no vale nada”, indica el sitio.

“El acceso a las redes es la segunda actividad principal de los usuarios de internet en México, después del correo electrónico, y antes de la búsqueda de información”, apunta.

En cuanto a la seguridad, los integrantes de “Eres lo que publicas” aconsejan desactivar los geolocalizadores o evitar las aplicaciones de ubicación, así como expresiones en sus cuentas en las que insinúen que están solos en casa o fuera de la misma, porque esa información, en manos equivocadas, podría derivar en un robo, según datos de la Policía Cibernética de Yucatán. 

Para los menores de edad el “costo oportunidad” se refiere de las horas dedicadas a checar sus estados y no hacer los deberes escolares, según investigación de la Open University of Netherlands, que llegó a la conclusión de que los estudiantes que usaban constantemente sus redes sociales virtuales obtuvieron un promedio escolar 20 por ciento menor respecto a los que no eran usuarios activos. Esta tendencia también se presenta en el país y en el Estado.

Destacaron que la exposición a redes de corrupción de menores es mayor cuando los jóvenes no controlan la configuración de seguridad de sus cuentas, no analizan a los “amigos” o seguidores antes de aceptarlos.

Además, cuando suben fotografías en las que aparecen con poca ropa ponen en riesgo su integridad, pues las redes sociales se han convertido en una base de datos de grupos delictivos.

En menores de edad existe otro riesgo, el “cyberbullying”, que tiene muchas facetas; el problema más grave se da en adolescentes, ya que estas redes son escenario perfecto para la intimidación, la exclusión y el maltrato psicológico.

Por ello, con la reputación y la autoestima en juego, los padres deben entablar una comunicación continua para proteger a sus hijos.

Información "para siempre"

Roberto Ruz, líder del movimiento “Eres lo que publicas”, afirma que en la era digital el derecho universal al olvido se perdió, por lo que la mejor protección en las Redes Sociales Virtuales (RSV) es la prevención, el sentido común y conciencia de lo que se comparte en las cuentas. 

Actualmente, un contenido gráfico o escrito es casi imposible de borrarlo de la memoria de internet, advierte.

El especialista destacó que la privacidad en la actualidad no se encuentra en manos de una persona, porque en el “terreno virtual” todos los usuarios de internet son considerados figuras públicas.

Detalló que cualquier persona puede promover la imagen de otra sin su autorización, incluso niños menores de dos años ya cuentan con “sombra digital”, pues fotografías e información sobre ellos es difundida en alguna red social, de hecho existen cuentas de bebés en la red.

Bajo el lema “para salvarte de ti mismo en las redes sociales”, este movimiento realiza un trabajo de sensibilización sobre la importancia de la protección de los usuarios para que su experiencia  con las tecnologías de información y comunicación sea segura y enriquecedora.

El proyecto se presentó a los medios de comunicación el pasado 7 de marzo; no obstante, el trabajo con su público objetivo: estudiantes de secundaria, preparatoria y universidades está en proceso desde 2011, y desde febrero pasado comenzaron las conferencias en forma; actualmente suman 21 charlas impartidas en el mismo número de instituciones educativas, las cuales suman cerca de tres mil alumnos.

Hasta el momento tienen seis pláticas programadas para después de las vacaciones de Semana Santa, y retomar con fuerza el proyecto, pues cada vez más escuelas envían solicitudes en las que evidencian la necesidad de que los jóvenes tengan contacto con información de este tipo.

El movimiento se fundamenta en un libro digital en el que se concentran los contenidos que se comparten en las conferencias, una página de internet y cuentas en las principales redes sociales virtuales, en las que se difunden las actividades, así como datos relevantes para el uso de las RSV.

También una aplicación para medir quién ve las publicaciones en Facebook, y una sección en las que se clasifican los “malos hábitos” detectados en herramientas digitales como el Twitter, en las que incluso los usuarios se pueden descubrir dentro de algunos de los canales.

De acuerdo con Roberto Ruz, cofundador del proyecto, en esta primera etapa están enfocados en adolescentes y mayores de edad de nivel universitario, al primer grupo le dirigen contenidos sobre el valor de cuidar lo que publican por los riesgos de explotación sexual y acoso en menores derivados de un mal uso de las redes. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios