20 de Agosto de 2018

Yucatán

La Coronela: el caso de la familia 'maldita' de Ticul

La historia de una familia española del siglo pasado es una de las leyendas que aún 'viven' en el cementerio de esta ciudad.

La historia de 'La Coronela' es una de las más famosas del municipio de Ticul. (Jorge Moreno)
La historia de 'La Coronela' es una de las más famosas del municipio de Ticul. (Jorge Moreno)
Compartir en Facebook  La Coronela: el caso de la familia 'maldita' de TiculCompartir en Twiiter  La Coronela: el caso de la familia 'maldita' de Ticul

Jorge Moreno/ SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- La semana pasada se relató en este espacio varios casos que se han presentado en el cementerio de Ticul. Uno de ellos es el de una joven del siglo pasado, a quien apodaban “La Coronela”, y que fue enterrada en este panteón. 

Al día siguiente de publicar este relato una persona de este municipio me contactó para darme más datos sobre esta historia.

Se cuenta que hace casi un siglo estuvo viviendo en esa ciudad un adinerado comerciante de origen español. Su vida era normal hasta que un día su hija de 14 años, a la que apodaban "La Coronela", falleció al ser mordida por una serpiente, dejando un gran dolor a su familia, en especial para su padre. 

Dicen que el señor enloqueció a tal grado que profanó la tumba de su hija, pues en sueños ella le había dicho que no estaba muerta y que sólo estaba durmiendo.

Al abrir la cripta se escuchó un fuerte estruendo, como una especie de rayo que cayó sobre el cementerio. Al día siguiente, el señor fue encontrado junto al cadáver de su hija, había muerto de un infarto y dicen testigos que la expresión de su rostro era de miedo.

Don Alfredo Escobedo, oriundo de Ticul y que actualmente tiene 76 años de edad relata que cuando era joven su papá le contó esa misma historia, pues la vivió de cerca:

“Cuando ocurrió esa tragedia él era un niño (el papá de don Alfredo) y entonces su papá era empleado del español, de nombre Roberto Aguilar; este señor era bueno con su peones, y siempre contaba sus vivencias de su natal Galicia, pero cuando murió su hija se volvió loco.

“En el 'ochavario' de La Coronela fue que acudió al cementerio, pero durante todos esos días dijo que veía al espíritu de su hija, que le decía que no estaba tranquila. A mi abuelo le tocó escucharlo de viva voz.

“Cuando el señor murió y lo velaron en su casa, su viuda dijo algo que intrigó a todos, pues afirmó que una noche antes de su muerte le dijo que dos espíritus y el de su hija habían venido para decirle que la desenterraran de ese cementerio y que la llevaran a Galicia, España, pero que nunca pensó que él quisiera cumplir eso tan pronto.

“Lo que sí fue todo un misterio es la forma en que murió en el panteón, pues se afirmó que su rostro era como de terror y que algo sin duda habrá visto para que se fuera; tras perder a sus dos seres queridos, en el transcurso de un mes, la señora vendió todo y se regresó a su tierra. Sus sirvientes dicen que ella también enloqueció y también quería ir a desenterrarlos, pero un familiar se lo impidió y se la llevaron. A partir de ahí ya nunca más se supo de ella”, finalizó el relato don Alfredo. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios