20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Análizan las dinámicas humanas

El especialista Gabriel Rodríguez-Parets habla sobre las constelaciones familiares, técnica que va más allá de lo mundano.

Gabriel Rodríguez-Parets,  Esperanza Nieto y Jorge Barrera durante la transmisión del programa. (Milenio Novedades)
Gabriel Rodríguez-Parets, Esperanza Nieto y Jorge Barrera durante la transmisión del programa. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Análizan las dinámicas humanasCompartir en Twiiter Análizan las dinámicas humanas

MÉRIDA Yuc.- Para explicar el concepto de “constelaciones familiares” y para qué sirve esta técnica, Esperanza Nieto y Jorge Barrera invitaron ayer al programa “Salvemos una vida”, que se transmite por AMOR 100.1 FM de Grupo SIPSE, al especialista en el tema, Gabriel Rodríguez-Parets del Río, egresado del Instituto de Estudios Transgeneracionales de la Ciudad de México.

Gabriel comentó que el origen de esta técnica surge con Bert Hellinger, sacerdote católico y psicoterapeuta, quien sale de Alemania para irse a misionar a África con las tribus zulúes. “Estudiando cómo funcionan todas las dinámicas inconscientes detrás de la tribu, de la familia y las jerarquías, desarrolla las constelaciones familiares, que es algo totalmente diferente a lo que se había visto. Regresa a Alemania para ayudar a las personas después de la Segunda Guerra Mundial”, recordó.

Esperanza Nieto comentó que de las últimas personas que aprendió sobre las constelaciones familiares se encuentra Gabriel Rodríguez-Parets, quien se encuentra en Mérida y a quien pidió explicar en qué consiste esta técnica.

“La forma de trabajar con las personas es abriendo una puerta para ver más allá de los problemas físicos, familiares o de pareja, yendo más allá de lo mundano, vamos a ver esa parte oscura, esa parte inconsciente que no podemos ver a simple vista. Todo lo que vivieron sus ancestros, la persona, la herida, más que nada las heridas y esos momentos de soledad en donde emocionalmente no pudieron transmitir su dolor a alguien para que los escuche.
Todo eso se transmite a las siguientes generaciones para que alguien lo observe y diga por ejemplo: Abuela, hoy veo tu dolor y a pesar de todo estoy con vida y la vida sigue”, detalló.
Jorge Barrera preguntó al invitado hasta cuántas generaciones se transfiere lo antes mencionado.

“En el Instituto nos enseñaron que son hasta siete generaciones. Incluso en la Biblia lo dice Jesús: ‘Pagarán justos por pecadores hasta la séptima generación’. Sin embargo, he observado que se da mucho más atrás porque si logramos abrir y ver más allá del círculo familiar hay otro círculo que es la esfera colectiva que influye en nosotros. Ahí se encuentran todas las historias de dolor del colectivo, por ejemplo, aquí en Mérida tenemos la guerra de castas y eso influye en las personas hasta hoy día, he tenido muchas personas con ese problema, desde ese tiempo”, afirmó.

Esperanza Nieto preguntó a Gabriel Rodríguez la relación de las constelaciones familiares con la religión, con Dios. “Todos nosotros estamos viviendo en el campo de la energía divina; por ejemplo, vemos que las estrellas se mueven sin que nosotros pensemos nada. Venimos a la vida con este cuerpo que nosotros no pedimos. Absolutamente todo tiene una función, un movimiento y una información y hay algo más inteligente que nosotros o digamos, algo esencial que sustenta todo esto”, expresó el psicólogo transgeneracional.

Agregó que las constelaciones familiares representan para el terapeuta una gran oportunidad ya que cuando atiende a una persona, también “está viendo” a sus padres, a sus abuelos y sus demás antepasados y dijo que “si se mueve un engrane, se mueve todo lo demás”.

Jorge Barrera preguntó a Gabriel si existen algunos signos que indiquen la necesidad de una persona para tomar la terapia de constelaciones familiares y si se han dado casos en donde el haya visto personas con las que no tiene caso trabajar esta técnica.

“Siempre que llega la persona conmigo le pregunto cuál es su motivo de consulta, porque a veces no saben y sólo van por curiosidad, como si fuera un oráculo, por ejemplo me han dicho: ‘quiero saber si mi novio me está engañando’ y les digo precisamente eso, que las constelaciones familiares no tienen nada que ver con eso. Un motivo de consulta puede ser el simple hecho de no estar en paz aquí en el presente, ya sea por enfermedad, una cuestión económica o de conflictos familiares”, indicó.

“En algunos casos el consultante viene con un papel de víctima que le ayuda a obtener ciertos beneficios de los que están con él o ella y cuando les hago ver que si no toman una responsabilidad no van a salir de esta situación, no quieren asumirlo y ahí no hay nada que hacer”, apuntó.

Jorge Barrera comentó que ha tenido oportunidad de tratar con diferentes psicoterapeutas y en todos los casos, ha notado beneficios en las personas que acuden a consulta porque se alinean muchas cosas de su familia y sus creencias y que el sistema de constelaciones familiares es muy impactante porque aun como auxiliar el individuo se conecta.

“En una conferencia que impartí recientemente, frente a los asistentes desarrollé dos constelaciones familiares, así como puede durar 20 minutos, puede durar una hora, ya si es más de una hora no es una buena constelación porque ya estas metiendo mucho rollo, con que se haga un movimiento fuerte y tome conciencia el consultante es suficiente. En este caso, pasó algo curioso porque la consultante decía que tenía un problema de comunicación con su padre, le hice la entrevista y pasaron dos personas entre los asistentes para representar a su padre y a su abuelo. Su padre estaba muy lejos de ella y su abuelo estaba en el lugar de su padre. Entonces le pregunte si la crió su abuelo, los representantes se rieron y deduje que había un secreto. Sin embargo, ella no quiso abrirse más. Al término de la conferencia se me acercó y me dijo que siempre creyó que su abuelo era realmente su padre porque siempre sus tías le comentaron que ‘algo sucedió entre él y su madre’. En la constelación salió que su abuelo era realmente su padre, porque su padre estaba ahí como figura pero no era realmente su padre”, narró el experto en constelaciones familiares.

Jorge Barrera preguntó a Rodríguez-Parets si después de una constelación familiar cambia de alguna forma el sistema familiar, en cuanto a la comunicación y el trato entre sus integrantes.
Gabriel comentó que “todo se asienta y se asimila” luego de un tiempo y es cuando las cosas se ven con “otros ojos”, las demás personas lo sienten.

Esperanza Nieto destacó que muchas veces las personas no se dan cuenta de las energías que se heredan de los antepasados por emociones y experiencia que llegan a afectarles en la vida actual. “Por ejemplo: yo siento que por el lado de mi papá hay algo que no me tiene a gusto y detecto que es por el lado de la familia paterna, voy contigo y ¿me puedes ayudar con eso?”, preguntó.

El psicoterapeuta transgeneracional dijo que al momento de la consulta se descubre realmente donde se encuentra el problema de la persona, es decir, “el dolor de quien está hablando a través de él o ella o de una enfermedad”.

“También se trata de lealtades. Si nos vamos de regreso a las tribus, el sentido de pertenencia crea lealtades, porque cuando alguien no pertenecía a la tribu era expulsado. Entonces para pertenecer seguimos las mismas creencias y costumbres, esas cosas nos bloquean aquí en el presente, le llamamos lealtades invisibles”, concluyó.

La casita

  • “La Casita”, de Salvemos una Vida, está en la calle 56 No. 435 entre 49 y 51 del centro, ofrece ayuda psicológica gratuita. Teléfonos 945-37-77 y 075, funcionan las 24 horas del día los 365 días del año.
  • El teléfono de Gabriel Rodriguez-Parets es 99-93-15-48-63 y también se puede consultar su página en Facebook: Gabriel Parets.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios